La vi­da en un ter­mo

Ca­da ma­ña­na, des­de ha­ce más de 40 años, Juan Men­cia se le­van­ta a pre­pa­rar ca­fé y cocido pa­ra sa­lir a ven­der sus pro­duc­tos, con los que no so­la­men­te se ga­na la vi­da, sino que tam­bién le per­mi­tie­ron te­ner su ca­sa pro­pia y criar a cua­tro hi­jas, to­das con car

Ultima Hora - Vida - - En Pocas Palabras -

M oreno, de ba­ja es­ta­tu­ra, pe­ro ro­bus­to y con un bi­go­te que con el tiem­po se vol­vió blan­co y ca­da vez más gran­de. Al­guien lo en­con­tró pa­re­ci­do a Ca­ye­tano Ré y le pu­so el apo­do Ca­yé. A par­tir de en­ton­ces fue co­no­ci­do con ese nom­bre, apó­co­pe de Ca­ye­tano, que no le per­te­ne­cía, pe­ro que po­co a po­co fue el úni­co que lo iden­ti­fi­ca­ba en­tre sus clien­tes.

Po­cos, se­gu­ra­men­te, co­no­cían su ver­da­de­ro nom­bre y so­lo al­gu­nos lo lla­ma­ban “don Men­cia”, así co­mo tam­bién po­cos sa­bían que es­te lu­cha­dor era oriun­do de Ro­que González, don­de ha­bía na­ci­do el 12 de ju­nio de 1950. Huér­fano de pa­dre a los 13 años, las cir­cuns­tan­cias lo obli­ga­ron a “ba­jar” a la ca­pi­tal del país pa­ra se­guir sus es­tu­dios.

En Asun­ción ter­mi­nó el ba­chi­lle­ra- to ace­le­ra­do en el co­le­gio San­ta Ro­sa de Li­ma y des­pués ya tu­vo que cum­plir con el ser­vi­cio mi­li­tar obli­ga­to­rio. La ba­ja lo en­con­tró des­em­plea­do y acep­tó un pues­to en una fá­bri­ca de ga­seo­sas mul­ti­na­cio­nal. So­lo que era un em­pleo tem­po­ral y ca­da in­vierno el per­so­nal con­tra­ta­do que­da­ba ce­san­te.

Así em­pe­zó a ven­der ca­fé a ins­tan­cias de un her­mano su­yo, du­ran­te la tem­po­ra­da en la que el frío ha­cía que mu­cha gen­te op­ta­ra por be­bi­das más ca­lien­tes. En la ca­lle y en las can­chas, Men­cia se ga­na­ba el pan y al­go más, y así em­pe­zó a vis­lum­brar un me­jor fu­tu­ro pa­ra él y pa­ra esa fa­mi­lia que ha­bía co­men­za­do con Fá­ti­ma Vi­llal­ba, su com­pa­ñe­ra has­ta hoy.

Con su es­po­sa tam­bién crea­ron una pe­que­ña em­pre­sa: Ser­vi­cio de Al­muer­zos Fá­ti­ma, pa­ra au­men­tar los in­gre­sos fa­mi­lia­res y po­der brin­dar­les a sus hi­jas una for­ma­ción que les die­ra la opor­tu­ni­dad de un me­jor ni­vel de vi­da.

To­das cul­mi­na­ron sus es­tu­dios en el co­le­gio Johan­nes Gu­ten­berg. Diana (37) es tra­ba­ja­do­ra so­cial gra­dua­da en el An­drés Bar­be­ro y tra­ba­ja en su ex­co­le­gio des­de ha­ce 16 años; Li­da Gi­se­lle (24) es­tá en ter­cer año de In­ge­nie­ría In­dus­trial; Mil­ka Maricel (20) es­tu­dia Ad­mi­nis­tra­ción Agro­pe­cua­ria, y San­dra Abi­gail (18), quien aca­ba ter­mi­nar el co­le­gio, pien­sa en ser mo­dis­ta de al­ta costura.

“Cuan­do al­guien tie­ne de­seos de su­pe­rar­se, siem­pre lle­ga a la me­ta. Se sa­le ade­lan­te cuan­do uno se pro­po­ne ob­je­ti­vos y lu­cha por ellos”, re­fle­xio­na don Men­cia. Su ejem­plo de vi­da le da la ra­zón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.