La gen­te pre­fie­re mi­mos

Los nú­me­ros, ple­nos de ges­tos y mo­vi­mien­tos, con­tras­tan con el bu­lli­cio in­fan­til que inun­da el cum­plea­ños. Los mi­mos, an­tes una ra­re­za, aho­ra son re­que­ri­dos pa­ra to­do ti­po de acon­te­ci­mien­tos, des­de aniver­sa­rios in­fan­ti­les has­ta en­cuen­tros em­pre­sa­ria­les.

Ultima Hora - Vida - - En Pocas Palabras -

L os alum­nos de la ca­rre­ra de Tea­tro de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca es­ta­ban com­ple­tan­do una encuesta que les ase­gu­ra­ron iba a ser anó­ni­ma. Pe­ro una de las pre­gun­tas era: “¿A qué se de­di­ca?”. Cuan­do lle­gó a ella, uno de los en­cues­ta­dos ex­cla­mó: “Aho­ra to­dos van a sa­ber quién soy”. El que lo di­jo era Luis Mar­tí­nez, más co­no­ci­do co­mo Mi­mo­lu­cho, el úni­co ar­tis­ta de sus ca­rac­te­rís­ti­cas en Pa­ra­guay en ese en­ton­ces.

El ca­so es ve­rí­di­co y tu­vo co­mo es­ce­na­rio el tea­tro Lez­cano de la UC, du­ran­te un re­creo, en 1989. Lu­cho era el úni­co mi­mo pa­ra­gua­yo co­no­ci­do por esa épo­ca. Pe­ro des­pués de 25 años, la si­tua­ción es di­fe­ren­te. Los ar­tis­tas de las mí­mi­cas se es­tán vol­vien­do po­pu­la­res y sus ac­tua­cio­nes son de­man­da­das por un pú­bli­co cre­cien­te y de cual­quier edad.

De la ma­yor can­ti­dad de pe­di­dos de mi­mos, y tam­bién de ma­gos, ma­la­ba­ris­tas, zan­quis­tas (que en el in­te­rior to­da­vía son co­no­ci­dos co­mo tonys), da fe Ga­brie­la Ca­ñe­te, pro­duc­to­ra de Pa­nam­bí Es­pec­tácu­los, una em­pre­sa com­pues­ta por ar­tis­tas pro­fe­sio­na­les, de­di­ca­da a pre­sen­tar nú- me­ros en reunio­nes de to­do ti­po, in­clui­dos cum­plea­ños in­fan­ti­les. “Nos lla­man de to­das par­tes”, afir­ma.

El gru­po que in­te­gra es una con­jun­ción de ac­to­res, mú­si­cos y ma­la­ba­ris­tas que tu­vo su ori­gen en Lam­ba­ré, con Che Bu­rri­to, un elen­co di­ri­gi­do por Moncho Azua­ga. El lu­gar tam­bién les sir­vió de es­cue­la en di­fe­ren­tes téc­ni­cas ac­to­ra­les, en­tre ellas la pan­to­mi­ma. Pe­ro la for­ma­ción re­ci­bi­da in­cor­po­ra­ba tam­bién lec­cio­nes de ma­la­ba­ris­mo, zan­quis­mo, dan­za y mú­si­ca, en­tre otros.

EN UN PRIN­CI­PIO

Un día, ha­ce nue­ve años, los ar­tis­tas tu­vie­ron la idea de lle­var más allá sus ac­tua­cio­nes y for­mar una em­pre­sa que ofre­cie­ra sus nú­me­ros a quie­nes qui­sie­ran con­tra­tar­los pa­ra ani­mar reunio­nes pri­va­das. “Con Al­ci­des Sil­va (com­pa­ñe­ro e in­te­gran­te del gru­po) nos pre­gun­ta­mos por qué no ha­cer­lo co­mo una em­pre­sa, que lle­va ser­vi­cios y ani­ma­ción a even­tos”, re­cuer­da Le­ti­cia.

Así na­ció Pa­nam­bí Es­pec­tácu­los, una ini­cia­ti­va que ya te­nía an­te­ce­den­tes en la com­pa­ñía for­ma­da por Blas Alcaraz, un pio­ne­ro en las ac­tua­cio­nes pri­va­das. Otro ade­lan­ta­do, y tam­bién for­ma­dor, fue el ya ci­ta­do Mi­mo­lu­cho, fuen­te de ins­pi­ra­ción pa­ra es­tos jó­ve­nes que que­rían am­pliar su ho­ri­zon­te ar­tís­ti­co.

Pe­ro la ex­pe­rien­cia de los in­te­gran­tes del gru­po se for­jó en el tea­tro callejero, en don­de la in­ter­ac­ción con el pú­bli­co, la cer­ca­nía con los es­pec­ta­do­res y el en­torno del es­ce­na­rio y el per­so­na­je les die­ron las he­rra­mien­tas que fal­ta­ban.

‘“Al prin­ci­pio ac­tuá­ba­mos en la ca­lle, en es­pa­cios pú­bli­cos, y des­pués les en­tre­gá­ba­mos nues­tras tar­je­tas a la gen­te pa­ra que nos co­noz­ca”, cuen­ta Le­ti­cia So­sa Lu­rag­hi, coor­di­na­do­ra del elen­co. En el car­ton­ci­to de pre­sen­ta­ción se con­sig­na­ban el nom­bre del gru­po y la ofer­ta pa­ra ac­tuar en acon­te­ci­mien­tos.

Es­ta for­ma de dar­se a co­no­cer tu­vo éxi­to, y gra­cias al tea­tro te­nían los con­tac­tos ne­ce­sa­rios. Pro­ba­ron co­mo mi­mos y las lla­ma­das em­pe­za­ron a lle­gar. “De­cía­mos que que­ría­mos ha­cer al­go di­fe­ren­te, y al pre­gun­tar qué nos pro­po­nían, la gen­te pe­día se­gún sus gus­tos. Cre­ci­mos con pa­ya­sos, zan­cos, bai­la­ri­nes, mú­si­cos y ar­tis­tas de cir­co”, re­la­ta Le­ti.

PÚ­BLI­CO DI­FÍ­CIL

La pan­to­mi­ma no es po­pu­lar en Pa­ra­guay y es ca­si des­co­no­ci­da co­mo ma­ni­fes­ta­ción ar­tís­ti­ca. En­ton­ces, ¿có­mo lo­gra­ron es­tos ar­tis­tas que la gen­te los acep­ta­ra? El que res­pon­de es Ro­dri­go So­sa Lu­rag­hi, her­mano de Le­ti­cia y miem­bro de Pa­nam­bí Es­pec­tácu­los, quien con­fie­sa que in­cor­po­ra­ron a sus es­pec­tácu­los

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.