Jueg

La épo­ca de Re­yes trae la re­no­va­da ale­gría de los ni­ños ma­te­ria­li­za­da en juguetes. Qué tan im­por­tan­tes son en la vi­da de los chi­cos y cuá­les son los ele­gi­dos.

Ultima Hora - Vida - - En Pocas Palabras -

Las re­glas del Q ué re­pre­sen­ta un ju­gue­te? Na­die nun­ca se pre­gun­tó es­to de pe­que­ño al to­mar un ca­mion­ci­to, una pe­lo­ta o un sol­da­di­to. Tam­po­co se in­da­gó mu­cho años des­pués, cuan­do por cues­tio­nes de edad (¿quién de­ter­mi­na cuán­do hay que de­jar de ju­gar?), los juguetes que­da­ron ol­vi­da­dos o pa­sa­ron a otras ma­nos. So­lo im­por­ta­ba ju­gar y na­da más.

Pe­ro ya que es­ta­mos en el jue­go, ha­ble­mos de ello. Se­gún des­cri­be la psi­có­lo­ga y di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de Ser­vi­cios Si­co­ló­gi­cos de Apo­yo a la Fa­mi­lia y la Es­cue­la (Ssa­fe) Diana Les­me, un ju­gue­te es un ob­je­to de cual­quier ti­po que cum­ple la fun­ción de dis­po­si­ti­vo pa­ra trans­mi­tir lo que el ni­ño sien­te y pien­sa. A tra­vés de él me­dia­ti­za la reali­dad, con su co­rres­pon­dien­te do­sis de ima­gi­na­ción.

“Los juguetes po­si­bi­li­tan el jue­go, el me­dio de ex­pre­sión na­tu­ral del ni­ño. A tra­vés de es­te ob­je­to, van ad­qui­rien­do una po­si­ción en su mun­do y la ma­ne­ra de vin­cu­lar­se con los de­más, es­pe­cial­men­te con las per­so­nas sig­ni­fi­ca­ti­vas pa­ra él o ella. El jue­go fo­men­ta la au­to­es­ti­ma y po­ten­cia la ima­gi­na­ción. Tam­bién ayu­da a con­tras­tar la fan­ta­sía con la reali­dad, per­mi­tien­do a los pe­que­ños to­le­rar la frus­tra­ción e ir in­cor­po­ran­do los có­di­gos de la so­cia­li­za­ción, po­si­bi­li­tan­do ade- más que va­yan for­ta­le­cien­do su Yo”, de­ta­lla Les­me.

¿QUÉ RE­GA­LAR?

Los pa­dres de­ben co­no­cer bien a su hi­jo/a pa­ra sa­ber qué ju­gue­te le ob­se­quia­rán, su­gie­re la psi­có­lo­ga. Otro fac­tor a con­si­de­rar es la edad y las ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias de ca­da eta­pa. La elec­ción tie­ne mu­cho que ver con los va­lo­res so­cio­cul­tu­ra­les y fa­mi­lia­res, sus reali­da­des y los re­cur­sos que exis­tan. “Re­cor­de­mos que cual­quier ob­je­to o ac­ti­vi­dad pue­de ser un ju­gue­te, no ha­ce fal­ta que sea ca­ro ni com­ple­jo. Ca­mi­nar, co­rrer o deam­bu­lar son ac­ti­vi­da­des lú­di­cas que no re­quie­ren de juguetes con­cre­tos. Un es­pa­cio am­plio y sin po­ten­cia­les riesgos es su­fi­cien­te pa­ra ju­gar”.

Ge­ne­ral­men­te, los juguetes que se com­pran en los co­mer­cios tie­nen im­pre­so en al­gu­na par­te pa­ra qué edad son re­co­men­da­dos. En su li­bro Cre­cien­do con tu be­bé. Del na­ci­mien­to a los 36 me­ses, es­cri­to por Diana Les­me en coau­to­ría con Mó­ni­ca Ba­sual­do, se men­cio­na que el pri­mer ju­gue­te del ni­ño es su pro­pio cuer­po, sus ma­nos, pies y lue­go el cuer­po de su ma­dre o su cui­da­dor pri­ma­rio. Agre­ga que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.