T

Ultima Hora - Vida - - Zapping -

¡Qué tiem­pos aque­llos! en­go pa­ra mí que los úl­tia­zo­ra­dos que es­ta­ban co­mu­ni­cán­do­se en­tre mos años des­com­pli­ca­dos ellos, a me­nos de un me­tro de dis­tan­cia. de es­te país y de la hu­maSi es­to no re­sul­ta es­tú­pi­do, no sé qué más ni­dad to­da trans­cu­rrie­ron pue­de re­sul­tar­lo. ya ha­ce mu­cho, allá por Al­gu­na fuer­za bon­da­do­sa en ex­tre­mo, el 90, 91 y 92 a.C. (1990su­pon­go, in­ter­ce­de o ac­túa di­rec­ta­men­te 1991- 1992 an­tes del Ce­pa­ra que mi­les de jo­ven­ci­tos y jo­ven­ci­tas lu­lar). Lue­go, to­do vino pu­drién­do­se rá­pino pe­rez­can aplas­ta­dos por to­da cla­se de da y vi­go­ro­sa­men­te. Ni los crea­do­res del vehícu­los mien­tras ca­mi­nan ab­sor­tos, pu­len­gen­dro ni sus mi­llo­nes de co­mer­cian­tes ga­rean­do a to­do dar su ce­lu­lar, aje­nos a ha­brán pen­sa­do que el éxi­to lle­ga­ría tan cual­quier otra co­sa que no sean las ton­te­ro­tun­da­men­te, y se­ría de tal por­te que ni rías (su­pon­go otra vez) que es­cri­ben y re­las ver­sio­nes de los apa­ra­tos, me­jo­ra­das o ci­ben en res­pues­ta. más mo­der­ni­za­das se­ma­nal­men­te, iban a Lo más ma­lo en to­do es­to es la enaje­na­dar abas­to a los re­cla­mos de una ma­sa con­ción de la que son víc­ti­mas los usua­rios. su­mi­do­ra abier­ta­men­te ena­je­na­da. Pe­ro lo peor de lo peor es que, co­mo sa­len al

Un jo­ven­ci­to o una jo­ven­ci­ta que no dis­mer­ca­do no me­nos de 14 nue­vas ver­sio­nes pon­gan del mo­de­lo de mo­da en­tre sus pa­de lo mis­mo por año, los hi­jos e hi­jas exi­gen res se sien­ten po­co me­nos que des­nu­dos que se les com­pre al me­nos dos uni­da­des y en ex­po­si­ción pú­bli­ca. Y no hay ma­ne­ra anual­men­te. ¿Vio lo da­ñi­nos que son los de con­ven­cer­los de que la fun­ción ori­gi­nal ce­lu­la­res y to­da su pa­ren­te­la? del ce­lu­lar, co­mu­ni­car por te­lé­fono por­tá­til a dos o más per­so­nas, pa­só a ter­cer plano, por de­trás de las fun­cio­nes más re­que­ri­das: fo­to­gra­fiar, men­sa­jear, gra­bar en vi­deo, cual­quier co­sa, en su­ma, con tal de que los de­más per­ci­ban que el ña­to o la ña­ta po­seen lo úl­ti­mo en ma­te­ria de im­be­ci… de co­mu­ni­ca­ción di­gi­tal.

Ul­ti­ma­men­te na­die es­tá a sal­vo de ser gra­ba­do, con so­ni­do y to­do, o al me­nos, fo­to­gra­fia­do en si­tua­cio­nes in­có­mo­das, por de­cir lo me­nos. Y es tan inocen­te que al­guien apun­te un apa­ra­to ce­lu­lar ha­cia uno, has­ta que ya tar­día­men­te se per­ca­ta de que la in­ten­ción era re­gis­trar­lo y en­viar la ima­gen (po­co de­co­ro­sa, siem­pre) a per­so­nas ta­les co­mo el je­fe, la es­po­sa, la no­via, la pren­sa (en los ca­sos de gen­te no­ta­ble) y así por el es­ti­lo.

To­do es­to ac­tuó y ac­túa en de­tri­men­to de la vi­da so­cial nor­mal, tal co­mo la en­ten­día­mos ha­ce años. Las char­las fue­ron re­em­pla­za­das por men­sa­jes en­tre­cor­ta­dos ca­pri­cho­sa­men­te y con 0,1 de con­te­ni­do apro­ve­cha­ble. Me to­có ver va­rias ve­ces có­mo dos jo­ven­ci­tos, fren­te a fren­te, le da­ban du­ro a los pul­ga­res, men­sa­jean­do a más no po­der, pa­ra ter­mi­nar com­pro­ban­do me­dio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.