A

Ultima Hora - Vida - - En Pocas Palabras -

To­dos en al­gún mo­men­to fui­mos aban­do­na­dos

por nues­tro des­odo­ran­te. Es al­go in­có­mo­do y, por so­bre to­do, olo­ro­so.

Có­mo ele­gir el alia­do co­rrec­to. sí co­mo errar es hu­mano, su­dar tam­bién lo es. Y en es­ta épo­ca del año es mu­cho más co­rrien­te, de­bi­do a las al­tas tem­pe­ra­tu­ras. Los prin­ci­pa­les fo­cos de trans­pi­ra­ción son la pal­ma de las ma­nos, la plan­ta de los pies y, por su­pues­to, no po­dían fal­tar las axi­las.

La ca­tin­ga abun­da en ve­rano, y la úni­ca for­ma de di­si­mu­lar­la cuan­do hue­le es man­te­ner los bra­zos bien pe­ga­dos al cuer­po. Es­te he­dor tam­po­co es una mal­di­ción, es tam­bién par­te de la na­tu­ra­le­za hu­ma­na. Sin em­bar­go, la obsesión por di­si­mu­lar to­dos los olo­res cor­po­ra­les nos lle­va a bus­car una fór­mu­la pa­ra eli­mi­nar­los. Na­die en su sano jui­cio so­por­ta ese pe­ne­tran­te olor a ce­bo­lla y Dios sa­be qué más. Lo cierto es que su pre­sen­cia ofen­de al sen­ti­do del ol­fa­to y te­ner­lo es co­mo lle­var un es­tig­ma.

PRIN­CI­PIOS

Usar des­odo­ran­te dia­ria­men­te es un ri­tual pa­ra la ma­yo­ría de las per­so­nas, así que es ca­si im­pen­sa­ble sa­lir de ca­sa o an­dar por el mun­do olien­do a chi­vo. No obs­tan­te, es­te há­bi­to tan arrai­ga­do es re­la­ti­va­men­te re­cien­te, te­nien­do en cuen­ta que el pri­mer des­odo­ran­te se in­ven­tó a fi­na­les del si­glo XIX y es­ta­ba he­cho a ba­se de zinc. La po­pu­la­ri­dad de su uso arran­có des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

Vi­vir du­ran­te la Edad Me­dia ha­brá si­do di­fí­cil, por­que se per­dió el afec­to por la hi­gie­ne. Es­to se de­be a que las per­so­nas creían que los ba­ños los ex­po­nían a su­frir en­fer­me­da­des. Aun­que no to­do en la an­ti­güe­dad era he­dion­do, pues los egip­cios se preo­cu­pa­ron por los olo­res cor­po­ra­les. Por ello, los que po­dían se da­ban el lu­jo de dar­se ba­ños aro­má­ti­cos con acei­tes de li­món y ca­ne­la. Más tar­de, di­cen que los ro­ma­nos uti­li­za­ban al­moha­di­llas aro­má­ti­cas ba­jo el bra­zo.

Mien­tras, aquí los remedios ca­se­ros tam­bién se apli­ca­ban ba­jo el bra­zo, co­mo por ejem­plo ce­ni­zas o li­món pa­ra es­pan­tar los olo­res, so­bre to­do en los ca­sos en que no ha­bía po­si­bi­li­dad de ad­qui­rir un pol­vo o una cre­ma an­ti­su­do­ral.

LA RA­ZÓN DE SER

Lo úni­co que eli­mi­na com­ple­ta­men­te la trans­pi­ra­ción en las axi­las es la in­yec­ción de la to­xi­na bo­tu­lí­ni­ca, me­jor co­no­ci­da co­mo bo­tox, el cual se apli­ca en la zo­na y su­pri­me la pro­duc­ción de su­dor por cierto pe­rio­do. Pe­ro no ha­ce fal­ta ser tan drás­ti­co, des­pués de to­do trans­pi­rar es ne­ce­sa­rio.

“La trans­pi­ra­ción se pro­du­ce co­mo un me­ca­nis­mo esen­cial que ayu­da al cuer­po a re­gu­lar la tem­pe­ra­tu­ra de for­ma na­tu­ral, eli­mi­nar to­xi­nas y man­te­ner el equi­li­brio en­tre sa­les y agua. Ade­más, per­mi­te man­te­ner la hu­me­dad de la piel pa­ra ase­gu­rar la per­cep­ción de es­tí­mu­los tác­ti­les fi­nos y la fle­xi­bi­li­dad de las pal­mas de las ma­nos y plan­tas de los pies”, ex­pli­ca la der­ma­tó­lo­ga Lour­des González.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.