Pi­la­tos, Pi­la­tos…

Ultima Hora - Vida - - Zapping -

…Si no me traés un no­vio no te desato, es uno de los tan­tos jue­gos, y no tan­to, crea­dos por las mu­je­res usan­do al po­lé­mi­co go­ber­na­dor ro­mano de la an­ti­gua Ju­dea, Pon­cio Pi­la­tos (o Pi­la­to, como di­fie­ren al­gu­nos es­cri­tos de la épo­ca). Pi­la­tos pa­só a la pos­te­ri­dad como el cul­pa­ble úni­co de la con­de­na a muer­te de Jesús. Al­gu­nos lo po­nen in­clu­so como ejem­plo ne­ga­ti­vo del pi­co de vi­le­za a que un juez pue­de lle­gar en el ejer­ci­cio de sus fun­cio­nes.

Y no es así. Pri­me­ro, Pi­la­tos no fue juez, sino go­ber­na­dor, y su fun­ción de juz­gar era una pre­rro­ga­ti­va de su car­go, pe­ro no su fun­ción úni­ca y prin­ci­pal. Pues­to en el tran­ce de juz­gar a Cris­to, y pues­to su­cin­ta­men­te al tan­to de to­dos los car­gos que pe­sa­ban so­bre el Me­sías, re­cu­rrió a la famosa pa­lan­ga­na con agua, y las pa­la­bras que lan­zó mien­tras se la­va­ba las ma­nos eran una cla­ra me­tá­fo­ra de que pa­ra él, Jesús era inocen­te, pe­ro que si el gen­tío ca­na­lles­co (como ca­si to­do gen­tío) creía opor­tuno con­de­nar­lo, así se ha­ría, pe­ro sin su acuer­do pleno. To­da­vía hi­zo un in­ten­to de can­jear la con­de­na de Jesús por la del fa­mo­so la­drón Ba­rra­bás, in­ten­ción que fue re­cha­za­da por la mu­che­dum­bre. Al pun­to, Ba­rra­bás fue li­be­ra­do y Jesús fue con­de­na­do a la in­fa­me muer­te en la cruz, pre­via tor­tu­ra. Hay que re­cor­dar que la muer­te en la cruz era una de las más de­gra­dan­tes, ade­más de do­lo­ro­sa y lar­ga.

La cul­pa del go­ber­na­dor ro­mano es bas­tan­te di­fu­sa, a la vis­ta del con­vul­sio­na­do es­ce­na­rio en que trans­cu­rría el dra­ma. El sa­ne­drín en pleno cin­cha­ba a fa­vor de la muer­te de Cris­to. Y ese ór­gano má­xi­mo de la re­li­gión he­brea era li­de­ra­do por los sa­du­ceos y no por los fa­ri­seos, se­gún in- ves­ti­ga­cio­nes se­rias y pro­fun­das. Ha­bía un in­te­rés po­lí­ti­co tras la con­de­na de Jesús, fo­ca­li­za­do en la con­di­ción de gue­rri­lle­ro de la sec­ta de los ze­lo­tes, que era el Me­sías, siem­pre se­gún los in­ves­ti­ga­do­res. Con to­dos esos ele­men­tos en jue­go, ¿có­mo juz­gar­lo a Pi­la­tos como un juez ve­nal e irres­pon­sa­ble? Al po­de­ro­so Im­pe­rio Ro­mano no le con­ve­nía que las aguas se agi­ta­ran por de­más en la siem­pre in­quie­ta pro­vin­cia ju­día. Por eso de­ja­ba al ar­bi­trio de los na­tu­ra­les de la re­gión las cues­tio­nes que caían en la ca­li­fi­ca­ción de pro­ble­mas bu­ro­crá­ti­cos de ín­do­le in­ter­na.

Por to­das esas con­si­de­ra­cio­nes, ha­bría que re­ver el pa­pel que ju­gó Pon­cio Pi­la­tos. A su mo­do, fue com­pa­si­vo, y ac­tuó más cohe­ren­te­men­te que los após­to­les del Me­sías, quie­nes se re­ple­ga­ron pru­den­te­men­te, por no de­cir “se es­con­die­ron”, pe­se a que pre­sun­ta­men­te te­nían prue­bas de a cien­tos de su con­di­ción di­vi­na. De to­da la gen­te cer­ca­na, só­lo su ma­dre, Ma­ría; su dis­cí­pu­la y ami­ga del al­ma, Ma­ría Mag­da­le­na, y fi­nal­men­te Jo­sé de Ari­ma­tea, el ri­co co­mer­cian­te cris­tiano, se atre­vie­ron a es­tar cer­ca del Me­sías cuan­do lo ba­ja­ron ya muer­to de la cruz. Jo­sé de Ari­ma­tea pro­ve­yó el su­da­rio con que lo se­pul­ta­ron. Ha­bría que vol­ver a re­par­tir al­gu­nas cul­pas y aplau­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.