Ta­len­to fa­mi­liar

Ultima Hora - Vida - - En Pocas Palabras -

aman­te de la per­cu­sión. La rei­na del lu­gar es una ba­te­ría de colección que res­plan­de­ce en el cen­tro de la ha­bi­ta­ción.

“La idea es con­ser­var es­te le­ga­do y di­vul­gar­lo”, ex­pli­ca el pro­fe­sor de ba­te­ría Ber­nar­do Martínez, he­re­de­ro de las en­se­ñan­zas de Emil, y quien se hi­zo car­go de la aca­de­mia lue­go de la muer­te de Ne­ne Ba­rre­to y de su her­mano, Pa­pi, otro re­co­no­ci­do mú­si­co.

Martínez acon­di­cio­nó una ha­bi­ta­ción que for­ma par­te de la ca­sa del ba­te­ris­ta (con el vis­to bueno de la viu­da de Pa­pi, quien vi­ve allí) pa­ra con­ver­tir­la en un lu­gar don­de se pue­de te­ner con­tac­to con to­do lo que ayu­dó al maes­tro a cre­cer pro­fe­sio­nal­men­te. “Yo no quie­ro que to­do es­to se pier­da. Me gus­ta­ría que se con­vier­ta en un pa­tri­mo­nio cul­tu­ral de la mú­si­ca y de la ba­te­ría. Pe­ro es un tra­ba­jo de hor­mi­ga, por­que sin re­cur­sos hay que re­co­rrer mu­chos lu­ga­res, to­car mu­chas puer­tas”, ex­pli­ca.

HO­RA DE DI­VUL­GAR

Por lo pron­to, el mu­seo es sim­ple­men­te una ha­bi­ta­ción don­de es­tán aco­mo­da­das las co­sas que per­te­ne­cie­ron a Ba­rre­to. Pe­ro Martínez tie­ne va­rias ideas en men­te: “Quie­ro Ne­ne Ba­rre­to se ini­ció a los 13 años con el bon­go, las ma­ra­cas y el pan­dei­ro, pa­san­do in­clu­si­ve por el ban­do­neón y el sa­xo, aun­que fi­nal­men­te se cen­tró en lo que más le apa­sio­na­ba: la ba­te­ría. Como ba­te­ris­ta, re­co­rrió los me­jo­res es­ce­na­rios del con­ti­nen­te. Con su her­mano Wla­di­mir, co­no­ci­do como Pa­pi, for­mó la or­ques­ta Los Pussy­cats, que se man­tu­vo por más de 10 años. A la muer­te de Ne­ne, en 1996, su her­mano se hi­zo car­go de la aca­de­mia. Pa­pi, trom­pe­tis­ta, arre­gla­dor y di­rec­tor de or­ques­ta, tam­bién fue muy ta­len­to­so como mú­si­co. For­mó la or­ques­ta Hab­ba­na Jazz y fue in­te­gran­te de Las Es­tre­llas Pa­ra­gua­yas del Jazz. Fun­dó el Jazz Club Pa­ra­gua­yo en 1963 y ejer­ció la do­cen­cia como pro­fe­sor de trom­pe­ta del Con­ser­va­to­rio Na­cio­nal de Mú­si­ca. Fa­lle­ció en el año 2005. ha­cer un in­ven­ta­rio de to­do lo que hay y crear una pá­gi­na web. Me gus­ta­ría po­der vi­si­tar los co­le­gios pa­ra in­vi­tar a los pro­fe­so­res de mú­si­ca a que trai­gan a sus alum­nos a co­no­cer to­do es­to y sa­car­le pro­ve­cho. Quie­ro pre­sen­tar un pro­yec­to al Mi­nis­te­rio de Educación”, ade­lan­ta.

Mien­tras tan­to, la aca­de­mia si­gue fun­cio­nan­do en el mis­mo lu­gar (el só­tano de la ca­sa de su fun­da­dor) y re­ci­bien­do a jó­ve­nes y adul­tos ávi­dos de apren­der el ar­te de to­car coor­di­na­da­men­te el bom­bo, los pla­ti­llos y los to­mes.

“A ve­ces, la ba­te­ría no se va­lo­ra como se de­be. Mu­chos pien­san que es ve­nir y gol­pear a lo lo­co y ya es­tá. Pe­ro no es así. Hay que es­tu­diar las téc­ni­cas, apren­der a leer mú­si­ca y prac­ti­car mu­cho, como cual­quier otro ins­tru­men­to, pa­ra for­mar­se pro­fe­sio­nal­men­te”, acla­ra el pro­fe­sor Ber­nar­do.

Afor­tu­na­da­men­te, nu­me­ro­sos alum­nos que pa­sa­ron por allí ya lo han com­pren­di­do. A fuer­za de gol­pes... mu­si­ca­les, cla­ro.

HER­MA­NOS. El pro­fe­sor Ber­nar­do Martínez ex­hi­be los cua­dros de sus an­te­ce­so­res: Ne­ne (a la izq.) y Pa­pi Ba­rre­to, ca­ri­ca­tu­ri­za­dos por Ma­rio Ca­sar­te­lli. El mu­seo y la aca­de­mia de ba­te­ría se en­cuen­tran so­bre la ca­lle Guillermo Arias 368 ca­si Tte. Ro­di....

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.