S

Ultima Hora - Vida - - Zapping -

Elo­gios pe­li­gro­sos iem­pre hu­bo pa­la­bras neu­tras mi­se­ra­ble so­bre­vi­ve y lo­gra es­ca­par es­ca­bu­llén­que, sin em­bar­go, eran to­ma­das do­se por hen­di­jas ca­si in­vi­si­bles. Di­cen al­gu­nos a mal por gran par­te de la po­bla­te­rro­ris­tas so­cia­les que si una cu­ca­ra­cha so­bre­ción pa­ra­gua­ya. Y tal vez has­ta vi­ve a una fu­mi­ga­ción de un ve­neno po­de­ro­so, por otras po­bla­cio­nes. Pe­ro lo to­da su des­cen­den­cia ya na­ce in­mu­ne al ci­ta­do que me cons­ta es que aquí son pro­duc­to. Y con­si­de­re us­ted lo pro­lí­fi­ca que es to­ma­das pe­li­gro­sa­men­te a mal. una cu­ca­ra­cha. En me­nos de dos pa­ta­das, ya Por ejem­plo: in­di­vi­duo, su­je­to, ciu­da­dano, y tal ten­drá us­ted una nue­va po­bla­ción de es­tos odio­vez otras pa­la­bras más uti­li­za­das por la po­li­sos co­leóp­te­ros ab­so­lu­ta­men­te blin­da­da con­tra cía pa­ra men­cio­nar a per­so­nas que es­ta­ban en ese ve­neno que has­ta ayer no­más pa­re­cía ca­paz deu­da con la ley. De allí a con­fun­dir­las di­rec­ta­de ma­tar has­ta a Su­per­man. men­te con si­nó­ni­mos de de­lin­cuen­te, no ha­bía Re­fe­rir­se en for­ma pre­ten­di­da­men­te sim­ni me­dio me­tro. pá­ti­ca a la ca­pa­ci­dad de en­gu­llir can­ti­da­des

Pe­ro de­jan­do a un la­do es­tas con­fu­sio­nes in­creí­bles de co­mi­da de al­gún co­no­ci­do apo­ya an­ti­guas, hay pa­la­bras que re­fle­jan gran­dán­do­lo boa cons­tric­to­ra o ana­con­da (ca­pa­ces des ver­da­des pe­ro que por se­ña­lar, ade­más, a de zam­par­se de un so­lo bo­ca­do a una ter­ne­ra) cier­tos ani­ma­les po­co pres­ti­gio­sos, no pue­den no pa­re­ce tam­po­co apro­pia­do. El po­de­río y la ser usa­das como re­fe­ren­tes. Una mues­tra son fuer­za de es­tos ani­ma­les no ate­núa su con­di­los bui­tres. Es­tas aves ca­rro­ñe­ras po­seen el ción de ví­bo­ras, al fin y al ca­bo. sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co más re­sis­ten­te de to­da Pa­ra ce­rrar es­te bre­ve re­cuen­to, de­jé al pe­rro la na­tu­ra­le­za. Son in­mu­nes a cual­quier con­ta­ra­bio­so, un apo­do que vuel­ve te­mi­ble a su gio o in­fec­ción. Pe­ro va­ya uno a elo­giar a un por­ta­dor en otras cul­tu­ras que no hom­bre de sa­lud ex­ce­len­te di­cién­do­le que tie­ne ma­ne­jan el gua­ra­ní. Pe­ro aquí el una sa­lud de bui­tre. Es al­ta­men­te pro­ba­ble que pe­rro con hi­dro­fo­bia es ja­gua la co­sa ter­mi­ne cuan­to me­nos en un mo­que­te hasy, en la len­gua ma­dre. pa­ra, cuan­do no en un fes­ti­val de pu­ña­la­das. Y no sue­na te­mi­ble, sino

Otra pon­de­ra­ción que no re­co­mien­do es la me­dio có­mi­co. Así que com­pa­ra­ción de la re­sis­ten­cia y ca­pa­ci­dad de abs­tén­ga­se de en­do­sar­su­per­vi­vien­cia de al­guien con las de la cu­ca­le el apo­do en gua­ra­ní a ra­cha. To­dos sa­be­mos por ex­pe­rien­cia pro­pia al­guien par­ti­cu­lar­men­te que ma­tar a una cu­ca­ra­cha no es co­sa fá­cil. fie­ro y sal­va­je. Me­jor dí­gaUn pi­so­tón mal da­do no las ma­ta. Es más: ni le al­go más ha­la­gue­ño, ti­po si­quie­ra las de­tie­ne. Y ha­bla­mos del pi­so­tón de “to­ro pochy”. Se lo acon­se­ti­pos de más de 90 ki­los al que ese bi­cha­rra­co jo por su bien.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.