¡¿Qué de­cís, Francisco?!

Ultima Hora - Vida - - Zapping -

E l sim­pá­ti­co papa Francisco da la im­pre­sión de que acep­ta­rá de lo más cam­pan­te un sa­lu­do así, bien cu­re­pa y cam­pe­chano. Sus pri­me­ras me­di­das como ca­be­za de la Igle­sia Ca­tó­li­ca fue­ron prác­ti­cas y simpáticas. Por ejem­plo, eli­mi­nó al me­nos cua­tro pren­das de la nu­tri­da colección de ro­pa pon­ti­fi­cial, y en va­rias oca­sio­nes hi­zo pe­da­zos el pro­to­co­lo sa­lu­dan­do efu­si­va­men­te a al­guien del pú­bli­co que in­vo­ca­ba su con­di­ción de hin­cha del club San Lorenzo, de Bue­nos Ai­res, del cual Francisco se de­cla­ró hin­cha.

So­lo An­ge­lo Ron­ca­lli (Juan XXIII) apro­ve­cha­ba la me­nor oca­sión pa­ra elu­dir a su guar­dia y vi­si­tar a un ami­go, por ejem­plo, con quien ju­ga­ba al aje­drez y be­bía unas bue­nas co­pas de vino. Otro Papa que pro­me­tía fue Juan Pablo I, un hom­bre cu­ya son­ri­sa tra­sun­ta­ba su es­pí­ri­tu fran­co y afec­tuo­so, y cu­ya muer­te a po­co de asu­mir le­van­tó tor­men­tas de sos­pe­cha so­bre el equi­po di­rec­ti­vo en las som­bras del Va­ti­cano. Pre­ci­sa­men­te, por la con­di­ción de je­fe de Es­ta­do que de­ten­ta­ba Juan Pablo I, los ca­pos en las som­bras ne­ga­ron a la po­li­cía la po­si­bi­li­dad de una au­top­sia. En ver­dad, pa­re­cie­ra que hu­bo un com­plot ma­yor de lo ima­gi­na­do, pues el Papa es al mis­mo tiem­po obis­po de Roma, y en esa con­di­ción pu­do ser ob­je­to de una au­top­sia. Su muer­te fue de­ma­sia­do re­pen­ti­na pa­ra un hom­bre en vi­si­ble bue­na con­di­ción fí­si­ca.

A mí no ter­mi­na de con­ven­cer­me la ac­ti­tud asu­mi­da por Juan Pablo II en re­la­ción a la sos­pe­cho­sa muer­te de su an­te­ce­sor. No mo­vió ni me­dio me­ñi­que en bus­ca del es­cla­re­ci­mien­to de su ca­si in­dis­cu­ti­ble ase­si­na­to. En ese cam­po, Rat­zin­ger (Be­ne­dic­to XVI) evi­den­ció sin áni­mo de di­si­mu­lar na­da su mo­les­tia por el com­por­ta­mien­to en ge­ne­ral del es­ta­men­to su­pe­rior del Va­ti­cano. Lue­go ne­gó la exis­ten­cia del Cie­lo o del In­fierno, creen­cias me­die­va­les que su pre­de­ce­sor de­fen­día vi­go­ro­sa­men­te. Por úl­ti­mo, re­nun­ció de for­ma iné­di­ta has­ta en­ton­ces a su al­ta dig­ni­dad. Esos pe­que­ños gran­des ges­tos vol­vie­ron querible su ros­tro de ex­pre­sión per­ma­nen­te­men­te ma­lé­vo­la.

Aho­ra, Francisco ya tie­ne anun­cia­do que du­ra­rá en el si­llón pa­pal, como má­xi­mo, cin­co años más. Mien­tras tan­to, si­gue sa­cán­do­le el ex­ce­so de pom­pa a su ran­go. Esa es la par­te más querible del gran Francisco. Cuan­do se re­fi­rió a Adán y Eva ca­li­fi­can­do to­do como un mi­to, ha­brá pro­vo­ca­do más de un so­pon­cio en los fa­ná­ti­cos de un de­do de fren­te que creen to­do lo que fi­gu­ra en la Bi­blia li­te­ral­men­te.

Nun­ca creí en dis­pa­ra­tes ta­les como la in­fa­li­bi­li­dad pa­pal, in­fa­li­bi­li­dad des­men­ti­da y to­ma­da a cha­co­ta a lo lar­go de la his­to­ria, des­de la de­fen­sa del geo­cen­tris­mo has­ta el dis­pa­ra­te de Adán, la man­za­na y Eva. Pe­ro no pue­do ne­gar la enor­me im­por­tan­cia so­cial que tie­ne to­do lo que ha­ce, di­ce o cree. Por eso pien­so has­ta ir a ver­lo cuan­do ven­ga, así ten­ga que so­por­tar re­tor­cién­do­me de do­lor la so­po­rí­fe­ra agen­da pre­pa­ra­da pa­ra... ¿ho­me­na­jear­lo?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.