Me­nú con bue­na on­da

Ha­ce más de tres dé­ca­das, Ti­na em­pe­zó a tra­ba­jar en el Li­do Bar y hoy es la em­plea­da más an­ti­gua. El se­cre­to: aten­der a los clien­tes con de­di­ca­ción, ama­bi­li­dad y, so­bre to­do, buen hu­mor.

Ultima Hora - Vida - - En Pocas Palabras -

C uan­do atra­ve­só la puer­ta del Li­do pa­ra tra­ba­jar de mo­za, en el año 79, Asun­ción te­nía una ca­ra dis­tin­ta. Ca­lle Pal­ma bu­llía en la mul­ti­tud que se vol­ca­ba a ol­vi­dar la ru­ti­na de la se­ma­na. Un tiem­po tran­si­ta­do por tran­vías, co­sas que no se de­cían y se ocul­ta­ban des­de el Go­bierno y un re­cuer­do im­bo­rra­ble de la fuen­te lu­mí­ni­ca fren­te al ho­tel Gua­ra­ní.

La jor­na­da de Ce­les­ti­na Gómez Ve­ra (63) se ini­cia a las 5.00 de la ma­ña­na, ve la misa te­le­vi­sa­da, to­ma su desa­yuno, ha­ce un po­co de ejer­ci­cio y re­co­rre las cua­dras que se­pa­ran su ca­sa, de­trás del ex Hos­pi­tal de Clí­ni­cas, de su lu­gar la­bo­ral. “Mi tra­ba­jo me es­ti­mu­la. No soy de fal­tar por fal­tar no­más”, di­ce Ti­na, quien con el fru­to de su es­fuer­zo crió a sus dos hi­jas, Mar­le­ne (32), li­cen­cia­da en Cien­cias de la Co­mu­ni­ca­ción, y Ana Car­men (23), es­tu­dian­te de Psi­co­lo­gía.

Tie­ne unos ho­yue­los úni­cos, su se­llo de sim­pa­tía, que se de­jan ver cuan­do re­cuer­da las anéc­do­tas y si­tua­cio­nes dia­rias vi­vi­das en 36 años de tra­ba­jo. Ríe al re­me­mo­rar que re­cu­rrió a la ayu­da de sus com­pa­ñe­ros cuan­do uno de los clien­tes no ha­bla­ba es­pa­ñol. O bien las ve­ces que por los ras­gos con­fun­dió a un pa­ra­gua­yo con un ex­tran­je­ro. Esa ri­sa se man­tie­ne cuan­do cuen­ta que en oca­sio­nes al­gu­nas de las mo­zas erra­ron un pe­di­do por no es­cu­char­lo bien, a cau­sa del rui­do que ha­cía el tran­vía. “A mí nun­ca me pa­só, pe­ro a una com­pa­ñe­ra sí, con un clien­te que has­ta aho­ra vie­ne. Ca­da vez que le veo me río. Mi for­ma­ción y mi son­ri­sa me ayu­da­ron mu­cho”, agre­ga la tra­ba­ja­do­ra más an­ti­gua del lo­cal.

Mu­chos han si­do los clien­tes con quie­nes in­ter­cam­bió unas pa­la­bras. Co­men­ta que ha­ce po­co con­ver­só con el exar­que­ro Jo­sé Luis Chi­la­vert. “Le di­je mu­chas co­sas bue­nas y me agra­de­ció bas­tan­te”, re­fie­re. Pe­ro la char­la más re­cor­da­da es la que tu­vo con el es­cri­tor Au­gus­to Roa Bas­tos, a quien fe­li­ci­tó por sus lo­gros y su sen­ci­llez. Como agra­de­ci­mien­to, Roa de­di­có unas pa­la­bras es­cri­tas a Mar­le­ne, la hi­ja de Ti­na, que reali­zó su te­sis so­bre el au­tor de Yo el Su­pre­mo. “Esa vez co­mió una em­pa­na­da, una cro­que­ta y un ju­go”, re­cuer­da.

Den­tro de la gran fa­mi­lia que com­po­ne el Li­do, los años han con­ver­ti­do a es­ta mu­jer en la ma­má gua­su que guía a los nuevos com­pa­ñe­ros. “Les di­go que de­ben ser res­pon­sa­bles. De­be­mos sa­ber que el clien­te es nues­tro pa­trón y que te­ne­mos que cum­plir bien nues­tras ta­reas”, des­cri­be Ti­na.

Ese hu­mor siem­pre pre­sen­te es una de las ra­zo­nes por las cua­les los co­men­sa­les la fe­li­ci­tan. Tam­bién ha ser­vi­do pa­ra rom­per el hie­lo y el mal hu­mor con el cual al­gu­nos lle­gan. “Lo que quie­ro es que pa­sen un buen mo­men­to”, aco­ta. Y da la clave pa­ra se­guir tan­tos años en un si­tio, tra­ba­jan­do como el primer día: “En to­dos los ór­de­nes hay que po­ner amor ha­cia lo que uno ha­ce y ha­cia las per­so­nas con las que tra­ta”, di­ce con sa­bi­du­ría y esa son­ri­sa tan su­ya.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.