To­do te­rreno

Ultima Hora - Vida - - En Pocas Palabras -

El tra­ba­jo de la Com­pa­ñía de Ca­nes de la Agru­pa­ción Es­pe­cia­li­za­da se cen­tra en la de­tec­ción de sus­tan­cias ex­plo­si­vas y nar­có­ti­cas. Ade­más, cuen­ta con pe­rros de ras­treo (se­gui­mien­to de per­so­nas) e in­ter­ven­ción (con­trol de dis­tur­bios). Los ca­nes ha­cen re­vi­sio­nes ru­ti­na­rias en las ins­ti­tu­cio­nes es­ta­ta­les. Oca­sio­nal­men­te, van a es­ta­dios, con­cier­tos, tea­tros, shop­pings u ho­te­les don­de es­tá pre­vis­to el alo­ja­mien­to de per­so­nas con al­tos car­gos. El pe­di­do de ins­pec­ción se ha­ce con an­te­la­ción en ca­so de even­tos pri­va­dos, a tra­vés de la Fuer­za de Ope­ra­cio­nes Po­li­cia­les Es­pe­cia­les (FOPE). Has­ta el mo­men­to, no tu­vie­ron ca­sos po­si­ti­vos de de­tec­ción de ex­plo­si­vos.

OL­FA­TO RE­FI­NA­DO

La pre­pa­ra­ción de los pe­rros con los guías du­ra seis se­ma­nas. En ese tiem­po, “el ani­mal re­co­no­ce la sus­tan­cia e in­di­ca dón­de se en­cuen­tra, mien­tras el guía apren­de a leer las reac­cio­nes de su can. Lue­go se ha­ce un en­tre­na­mien­to dia­rio, ya en di­fe­ren­tes es­ce­na­rios, como en equi­pa­jes, de­pó­si­tos, ca­sas, vehícu­los y en­te­rran­do la sus­tan­cia a ser en­con­tra­da. Al igual que un atle­ta, el pe­rro de­be en­tre­nar to­dos los días”, ex­pli­ca Bue­na­ven­tu­ra Gál­vez, ins­truc­tor de guías y ca­nes de la Se­nad.

Si se tra­ta de pe­rros de­tec­to­res de sus­tan­cias, se los pre­pa­ra pa­ra iden­ti­fi­car los olo­res de la ma­rihua­na y la co­caí­na. “Pa­ra que el pe­rro re­co­noz­ca los olo­res, po­ne­mos en un fras­co el ju­gue­te -una pe­lo­ti­ta- con la sus­tan­cia, cui­dan­do que no se con­ta­mi­ne. Lo que se bus­ca es que ab­sor­ba el olor de la sus­tan­cia. Des­pués, ju­ga­mos con el ani­mal con ese ob­je­to, lo es­con­de­mos y el pe­rro va a bus­car­lo. Por el olor, él lle­ga has­ta don­de es­tá, lo ca­za

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.