Pa­la­bra can­ta­da

Ultima Hora - Vida - - En Pocas Palabras -

El tér­mino“ma­ria­chi” ten­dría su ori­gen en la pa­la­bra fran­ce­sa “ma­ria­ge” (bo­da), de­bi­do a que al prin­ci­pio, cuan­do el país es­tu­vo ba­jo la do­mi­na­ción de Fran­cia (1863-1867), los ma­ria­chis to­ca­ban en ca­sa­mien­tos. Pe­ro se han des­cu­bier­to do­cu­men­tos so­bre los ma­ria­chis an­tes de esa épo­ca, por lo que se bus­ca­ron otras eti­mo­lo­gías. La más acep­ta­da es la que di­ce que pro­vie­ne de una pa­la­bra in­dí­ge­na, en idio­ma co­ca, que sig­ni­fi­ca “mú­si­co”. dos de los “ma­chos” de Mé­xi­co, las pis­to­las. Ade­más, fí­si­ca­men­te, el mes­ti­zo pa­ra­gua­yo lu­ce muy pa­re­ci­do al mes­ti­zo me­xi­cano.

El ar­tis­ta Ma­rio Ca­sar­te­lli pro­po­ne otros ele­men­tos que in­flu­yen en la pre­fe­ren­cia y su­per­vi­ven­cia del ma­ria­chi en el gus­to pa­ra­gua­yo. “La mú­si­ca pa­ra­gua­ya no se di­fun­de con la mis­ma fuer­za y el ma­ria­chi es más ba­ra­to, re­quie­re me­nos equi­po, to­ca y se va. Na­die es­cu­cha más de me­dia ho­ra a un ma­ria­chi”, sos­tie­ne.

Lo de la eco­no­mía de equi­po es cier­to, de acuer­do a Nery Ca­ba­lle­ro, di­rec­tor del ma­ria­chi que lle­va su nom­bre. “No­so­tros so­mos cin­co. En Pa­ra­guay, a par­tir de cua­tro ya se for­ma un con­jun­to, pe­ro en Mé­xi­co se es­ti­la usar más ins­tru­men­tos: in­cor­po­ran vio­li­nes, ar­pas, acor­deo­nes. En nues­tro país te­ne­mos que adap­tar­nos a un pre­su­pues­to re­du­ci­do. Un gru­po con to­dos los in­te­gran­tes lle­va mu­cho di­ne­ro”, di­ce.

El nú­me­ro más re­du­ci­do de in­te­gran­tes no es el úni­co cam­bio. Ac­tual­men­te el re­per­to­rio de los ma­ria­chis no se li­mi­ta a las ran­che­ras, sino que tam­bién to­can otros rit­mos, como la cum­bia y de­más gé­ne­ros tro­pi­ca­les. Pe­ro ac­tua­li­za­do o más tra­di­cio­nal, en Pa­ra­guay, el ma­ria­chi si­gue sien­do el rey.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.