So­bre­per­dery­ga­nar

Ultima Hora - Vida - - El Alquimista -

EL SA­BOR DE PER­DER

Nas­ru­din vio a un hom­bre sen­ta­do al bor­de de un ca­mino, con ai­res de com­ple­ta de­sola­ción. – ¿Qué te preo­cu­pa?– qui­so sa­ber. – Her­mano mío, no exis­te na­da in­tere­san­te en mi vida. Ten­go di­ne­ro su­fi­cien­te como pa­ra no te­ner que tra­ba­jar, y es­ta­ba via­jan­do pa­ra ver si en­con­tra­ba al­gu­na co­sa cu­rio­sa en el mun­do. Sin em­bar­go, to­das las per­so­nas que en­con­tré no tie­nen na­da de nue­vo pa­ra de­cir­me, y so­lo con­si­gue au­men­tar mi te­dio.

Al mo­men­to, Nas­ru­din aga­rró la ma­le­ta del hom­bre y sa­lió co­rrien­do por el ca­mino. Como co­no­cía la re­gión, rá­pi­da­men­te con­si­guió dis­tan­ciar­se de él, to­man­do ata­jos por cam­pos y co­li­nas.

Cuan­do se dis­tan­ció bas­tan­te, co­lo­có de nue­vo la ma­le­ta en mi­tad de la ru­ta, por don­de el via­je­ro ten­dría que pa­sar, y se es­con­dió de­trás de una ro­ca. Me­dia ho­ra des­pués, el hom­bre apa­re­ció, sin­tién­do­se más de­pri­mi­do que nun­ca por cau­sa de ha­ber en­con­tra­do a un la­drón.

En cuan­to vio la ma­le­ta, co­rrió ha­cia ella y la abrió, an­he­lan­te. Al ver que el con­te­ni­do es­ta­ba in­tac­to, ele­vó sus ojos ha­cia el cie­lo con ale­gría y agra­de­ció al Se­ñor por la vida.

“Cier­tas per­so­nas so­lo en­tien­den el sa­bor de la fe­li­ci­dad cuan­do con­si­guen per­der­la”, pen­só Nas­ru­din, con­tem­plan­do la es­ce­na.

EL SA­BOR DE GA­NAR

Un hom­bre en bus­ca de san­ti­dad re­sol­vió su­bir a una al­ta mon­ta­ña lle­van­do so­la­men­te la ro­pa pues­ta y allí per­ma­ne­cer me­di­tan­do el res­to de su vida.

Pron­to se dio cuen­ta de que esa ro­pa no era su­fi­cien­te, pues­to que se en­su­cia­ba muy de pri­sa. Ba­jó por la mon­ta­ña, fue has­ta la al­dea más cer­ca­na y pi­dió otras ves­ti­men­tas. Como to­dos sa­bían que el hom­bre es­ta­ba bus­can­do la san­ti­dad, le en­tre­ga­ron un nue­vo par de pan­ta­lo­nes y una ca­mi­sa.

El hom­bre agra­de­ció y vol­vió a su­bir has­ta la er­mi­ta que es­ta­ba construyen­do en la ci­ma. Pa­sa­ba las no­ches ha­cien­do las pa­re­des, los días en­tre­ga­do a la me­di­ta­ción, co­mía los fru­tos de los ár­bo­les y be­bía el agua de una fuen­te pró­xi­ma.

Pa­sa­do un mes, des­cu­brió que un ra­tón acos­tum­bra­ba roer la ro­pa ex­tra que de­ja­ba pa­ra se­car. Como que­ría es­tar ex­clu­si­va­men­te con­cen­tra­do en su de­ber es­pi­ri­tual, ba­jó de nue­vo has­ta la al­dea y pi­dió que le con­si­guie­ran un ga­to. Los al­dea­nos, res­pe­tan­do su bús­que­da, aten­die­ron al pe­di­do.

Pe­ro sie­te días más tar­de, el ga­to es­ta­ba a pun­to de mo­rir de ham­bre, por­que no con­se­guía ali­men­tar­se de fru­tas y no ha­bía más ra­to­nes en el lu­gar. Así, el hom­bre re­gre­só a la al­dea en bus­ca de le­che; como los cam­pe­si­nos sa­bían que no era pa­ra él, que, al fin y al ca­bo, re­sis­tía sin co­mer na­da más que lo que la na­tu­ra­le­za le ofre­cía, una vez más lo ayu­da­ron.

El ga­to se aca­bó rá­pi­da­men­te la le­che, de mo­do que el hom­bre pi­dió que le pres­ta­ran una va­ca. Como la va­ca da­ba más le­che que la que con­su­mía el ga­to, el hom­bre em­pe­zó a be­ber­la tam­bién, pa­ra no des­per­di­ciar­la. En po­co tiem­po –res­pi­ran­do el ai­re de la mon­ta­ña, co­mien­do fru­tas, me­di­tan­do, be­bien­do le­che y ha­cien­do ejer­ci­cio– se trans­for­mó en un mo­de­lo de be­lle­za. Una jo­ven que ha­bía subido has­ta allá pa­ra bus­car un cor­de­ro ter­mi­nó enamo­rán­do­se, y lo con­ven­ció de que ne­ce­si­ta­ba una es­po­sa pa­ra cui­dar de las ta­reas de la ca­sa mien­tras él me­di­ta­ba en paz.

Tres años des­pués, el hom­bre es­ta­ba ca­sa­do, con dos hi­jos, tres va­cas, un ver­gel de ár­bo­les fru­ta­les y di­ri­gía un lu­gar de me­di­ta­ción, con una gi­gan­tes­ca lis­ta de es­pe­ra de gen­te que que­ría co­no­cer el mi­la­gro­so “tem­plo de la eter­na ju­ven­tud”.

Cuan­do al­guien le pre­gun­ta­ba có­mo ha­bía co­men­za­do to­do aque­llo, él de­cía:

– Dos se­ma­nas des­pués de lle­gar aquí, so­lo te­nía dos mu­das de ro­pa. Un ra­tón co­men­zó a roer una de ellas y...

Pe­ro na­die se in­tere­sa­ba por el fi­nal de la his­to­ria: es­ta­ban se­gu­ros de que era un sa­gaz hom­bre de ne­go­cios, in­ten­tan­do in­ven­tar una le­yen­da pa­ra po­der au­men­tar aún más el pre­cio de la es­ta­día en el tem­plo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.