E

Ultima Hora - Vida - - En Pocas Palabras -

Lo vie­jo es­tá de nue­vo de mo­da. Las bi­ci­cle­tas an­ti­guas vuel­ven a to­mar las ca­lles, con­du­ci­das por quie­nes tran­si­tan como via­jan­do en el tiem­po. llas es­ta­ban ti­ra­das en un rincón os­cu­ro de la ca­sa o en­tre ca­chi­va­ches del pa­tio. Te­nían como úni­cos com­pa­ñe­ros al pol­vo, la llu­via, el viento, el frío y el ca­lor. Como los di­no­sau­rios su­mer­gi­dos en al­qui­trán, en mu­chos ho­ga­res las bi­ci­cle­tas de an­tes iban rum­bo a su fi­nal. Sin em­bar­go, des­de ha­ce unos años hay per­so­nas que vie­ron en ellas esa ma­gia que no mue­re. Y an­tes de en­ca­de­nar­las al ol­vi­do de­fi­ni­ti­vo, de­ci­die­ron po­ner ma­nos a la obra y pies en el pe­dal pa­ra re­no­var­las y acon­di­cio­nar­las pa­ra que tran­si­ten de vuel­ta en las ru­tas y ca­lles, como en sus me­jo­res días de glo­ria.

EL RES­CA­TE

A Do­mi­ni­que Ber­nal (28) y otras per­so­nas les unen la mú­si­ca, el ar­te y la pa­sión por las bi­ci­cle­tas an­ti­guas. “Em­pe­cé es­to por una cues­tión de he­ren­cia. Que­ría se­guir los pa­sos de mi pa­pá, que cuan­do co­men­zó a tra­ba­jar iba en una Phoe­nix aro 28. Cuan­do me in­de­pen­di­cé, en 2010, tam­bién bus­qué una pa­re­ci­da a la su­ya. En­con­tré una con el mis­mo nú­me­ro de aro”, cuen­ta Do­mi­ni­que al ha­blar so­bre có­mo se ini­ció su amor ha­cia es­tas dos rue­das.

Phi­llips, Mo­nark, las siem­pre vi­gen­tes Ca­loi, Hér­cu­les, Phoe­nix y otras mar­cas eran nom­bres que re­sul­ta­ban co­no­ci­dos pa­ra Do­mi­ni­que –mú­si­co y pro­fe­sor de in­glés– y los cul­to­res de es­tos clá­si­cos en dos rue­das. Con­ver­san- do con otra gen­te que gus­ta­ba de es­ta mo­vi­da, se fue ges­tan­do la idea de for­mar un gru­po.

La oca­sión pro­pi­cia apa­re­ció cuan­do en 2012 se reali­zó el primer en­cuen­tro de ci­clis­tas, de­no­mi­na­do Ma­sa Crí­ti­ca. El mú­si­co, que ac­tual­men­te cuen­ta con 16 bi­ci­cle­tas an­ti­guas, in­vi­tó a sus ami­gos Adrián Cés­pe­des y Pa­pu Car­mo­na a su­mar­se al even­to. Ade­más, les pres­tó a ca­da uno el bi­ci­clo an­ti­guo pa­ra asis­tir. “Cuan­do lle­ga­mos los tres, to­dos los de­más se abrie­ron pa­ra dar­nos pa­so, como di­cien­do: ‘Den­le lu­gar a las an­ti­guas’”. Es­te fue el im­pul­so de­fi­ni­ti­vo pa­ra for­mar el gru­po Bi­ci­cle­tas An­ti­guas del Pa­ra­guay (BAPY). Dos se­ma­nas des­pués de esa sa­li­da, sus dos ami­gos ya te­nían su pro­pio mo­de­lo de aro 28.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.