In­te­gra­ción efec­ti­va y afec­ti­va

Ultima Hora - Vida - - En Pocas Palabras -

To­mo­ta­ka Is­hi­bas­hi mues­tra có­mo se to­man los pa­li­tos que se usan en la co­mi­da. Es­tá tra­tan­do, sin éxi­to, de que apren­da­mos a co­mer como los ja­po­ne­ses. Es­ta­mos en el res­tau­ran­te Hi­ros­hi­ma, la úl­ti­ma es­ta­ción de un via­je que se ini­ció un par de días an­tes en la vi­si­ta a La Col­me­na. Nues­tro an­fi­trión, al fi­nal, acep­ta que use­mos el cu­chi­llo y te­ne­dor pa­ra lle­var a la bo­ca el sal­món que or­de­nó pa­ra no­so­tros. Is­hi­bas­hi man­tie­ne y di­fun­de las tra­di­cio­nes ja­po­ne­sas, pe­ro al mis­mo tiem­po es­tá con- ven­ci­do de que los in­mi­gran­tes de­ben in­te­grar­se al país que lo aco­gió. Con los otros ni­sei (ja­po­ne­ses de se­gun­da ge­ne­ra­ción na­ci­dos fue­ra de Ja­pón), de­ci­die­ron que la me­jor ma­ne­ra de in­te­grar­se era ca­sán­do­se con pa­ra­gua­yos y pa­ra­gua­yas. To­mo­ta­ka dio el ejem­plo con Ma­xi­mi­na Flo­ren­tín. Sus hi­jos tam­bién lo hi­cie­ron: Eduar­do Mi­chio con Zul­ma Portillo, Al­ber­to To­mio con Leila Mel­ga­re­jo y Hum­ber­to Mit­suo con Jor­ge­li­na Cano. “Como lo hi­zo mi pa­dre, Tan­ji, pu­se mi vi- da al ser­vi­cio de la in­mi­gra­ción ja­po­ne­sa. La for­ma­ción de co­lo­nias en Ita­púa, que em­pe­zó él, fue con­ti­nua­da por sus hi­jos, y gra­cias a eso fue po­si­ble la coope­ra­ción téc­ni­ca ja­po­ne­sa”,afir­ma. To­mo­ta­ka. Fue fun­cio­na­rio de la JICA, y tras 41 años de tra­ba­jo, Is­hi­bas­hi se ju­bi­ló, pe­ro si­gue al ser­vi­cio de los in­mi­gran­tes. Y re­pi­te con or­gu­llo que en la co­mu­ni­dad ja­po­ne­sa, has­ta hoy, no se co­no­ce que al­guno de sus miem­bros ha­ya es­ta­do in­vo­lu­cra­do en de­li­tos. Su mi­sión es­tá cum­pli­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.