Mar­chan­te

Vida se me­te en­tre los pa­si­llos del Mer­ca­do 4 pa­ra ha­blar con quie­nes ha­cen su día a día en el ma­yor cen­tro de com­pras del país. La ba­bel de Asun­ción es­tá en pleno pro­ce­so de cam­bio de ros­tro.

Ultima Hora - Vida - - En Pocas Palabras -

Pa­se y lea, E sa fo­to, ¿pa­ra qué es?”, pre­gun­ta Mirtha No­ce­da (42), mien­tras el fo­tó­gra­fo dis­pa­ra el flash en­tre la gen­te que ya em­pe­zó su jor­na­da bien tem­prano la ma­ña­na nu­bla­da del vier­nes 8 de ma­yo. Las pa­la­bras de Mirtha, de­di­ca­da a la ven­ta de ver­du­ras, de­jan bien en cla­ro que las mu­je­res tie­nen la voz de man­do en el Mer­ca­do 4.

“Aho­ra hay po­ca ven­ta. Di­go que ha de ser por la cri­sis que hay en Pa­ra­guay. Pe­ro no­so­tros siem­pre te­ne­mos pre­cios eco­nó­mi­cos, con ver­du­ras y fru­tas fres­cas”, des­cri­be la tra­ba­ja­do­ra que em­pe­zó ayu­dan­do a su ma­dre ha­ce 35 años. Su ru­ti- na co­mien­za po­co an­tes de la 1.00 de la ma­ña­na, ho­ra en que se le­van­ta pa­ra sa­lir de su ca­sa de Lu­que. A las 3.30 ya se en­cuen­tra en su pues­to, pre­pa­rán­do­se pa­ra re­ci­bir a los clien­tes. Da por ter­mi­na­da la ta­rea al­re­de­dor de las 17.00. “So­mos to­das tra­ba­ja­do­ras y lu­cha­do­ras”, di­ce la ma­dre de dos hi­jos de 18 y 26 años.

“La gen­te vie­ne por­que le gus­tan los pre­cios ba­jos y tam­bién le agra­da com­prar de per­so­nas ale­gres. Esas dos co­sas va­len mu­cho”, re­fie­re la ven­de­do­ra, pa­ra quien el mer­ca­do es su mun­do y su vida. “Ca­da día lo vi­vi­mos con ale­gría, a pe­sar de to­do lo que pa­sa­mos. De re­pen­te te­ne­mos al­gu­nas pe­leas, pe­ro lue­go ya es­ta­mos bien. Los pro­ble­mas los de­ja­mos en la ca­sa. Acá bro­mea­mos, nos reí­mos y, gra­cias a Dios, siem­pre hay com­pa­ñe­ris­mo”, des­cri­be Mirtha, mien­tras el co­ro de sus com­pa­ñe­ras in­vi­ta a lle­var “ver­du­ras lin­das y fres­cas, papa, to­ma­te”.

MO­DE­LAN­DO

El ca­cha­cón sue­na con fuer­za des­de la ra­dio en la Fe­ria Ara­gón. Cuan­do los so­ni­dos tro­pi­ca­les ve­ni­dos de Mé­xi­co pa­ran, el lo­cu­tor in­for­ma so­bre la tem­pe­ra­tu­ra y lue­go co­men­ta al­gu­nas no­ti­cias leí­das en el dia­rio. Son cer­ca de las 7.00 de la ma­ña­na. “Acá ya es­tá to­do abier­to a las 4.30”, des­cri­be Mer­ce­des Brí­tez de Oli­vei­ra (54), quien a las 3.00 de la ma­ña­na ya es­tá en pie pa­ra ir a tra­ba­jar.

“Acá da gus­to por­que es­ta­mos to­das jun­tas, ro­ta­llá ojohe (nos reí­mos de no­so-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.