Un po­co de his­to­ria

Ultima Hora - Vida - - En Pocas Palabras -

El Mer­ca­do Mu­ni­ci­pal nú­me­ro 4 exis­te des­de 1944. Se for­mó lue­go del des­man­te­la­mien­to del Mer­ca­do Gua­su, ubi­ca­do en el predio que ac­tual­men­te for­ma par­te de la Pla­za de la De­mo­cra­cia. Pos­ta­les de an­ta­ño, con bu­rre­ri­tas lle­gan­do del in­te­rior, el caos ac­tual y el fu­tu­ro cer­cano, con­flu­yen en el en­can­to de es­te pin­to­res­co cen­tro de com­pras, el más gran­de del país. ga ban­de­ra pa­ra­gua­ya y cie­rran la ave­ni­da Pet­ti­ros­si. A gri­tos pi­den una so­lu­ción in­me­dia­ta al nau­sea­bun­do pro­ble­ma.Y con más gri­tos res­pon­den a los des­afo­ra­dos bo­ci­na­zos de los au­to­mo­vi­lis­tas.

HA­GAN LÍO

“Rohe­cha­se ho­va kué­ra ha tou oñe­com­pro­me­té ha oa­rre­glá (que­re­mos ver sus ca­ras y que ellos ven­gan a com­pro­me­ter­se y que lo arre­glen). Ndai ka­tu­véi­ma ni ro­guapy ro­ka­ru (no po­de­mos más sen­tar­nos ni a co­mer). “De­ma­sia­do puer­cos ya son. Ellos no es­cu­chan a la gen­te po­bre. Pe­ro pa­ra co­brar­nos el ca­non no di­cen na­da. Te­ne­mos que es­tar al día. So­lo cuan­do ce­rra­mos la ca­lle nos ha­cen ca­so”, in­di­ca Ame­lia Ins­frán, una de las an­ti­guas tra­ba­ja­do­ras del mer­ca­do y que, al igual que los de­más, es­tá can­sa­da del pes­ti­len­te ma­nan­tial.

El tras­pa­so de res­pon­sa­bi­li­da­des en­tre la Es­sap y la Mu­ni­ci­pa­li­dad di­la­ta­ba la so­lu­ción, mien­tras las tra­ba­ja­do­ras li­dia­ban con el in­sa­lu­bre pro­ble­ma que es­pan­ta­ba a los clien­tes. No era la pri­me­ra vez que es­te per­can­ce su­ce­día. Los ca­ños an­ti­guos ya no re­sis­tían la pre­sión del agua ser­vi­da. Pe­ro en es­ta oca­sión fluía ma­yor can­ti­dad de lí­qui­do. Al­gu­nas tra­ba­ja­do­ras tam­bién se­ña­la­ban que ese agra­van­te se de­bía a las obras que se rea­li­zan en el ve­tus­to edi­fi­cio cen­tral de es­ta zo­na de com­pras. El día an­te­rior a es­ta me­di­da, mien­tras Vida con­ver­sa­ba con Víc­tor Agüe­ro, di­rec­tor del mer­ca­do, la char­la se in­te­rrum­pió a raíz de una lla­ma­da. Era una per­so­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.