Ca­bles en las re­des Pa­ra sa­ber más so­bre es­te em­pren­di­mien­to, se pue­de co­nec­tar a tra­vés de Fa­ce­book: RE; Ins­ta­gram: RE_ pen­sa; correo elec­tró­ni­co: reha­bla­[email protected] o de la lí­nea te­le­fó­ni­ca: (0981) 459-283.

Ultima Hora - Vida - - Puntos... -

ué ha­ce un ar­qui­tec­to ha­blan­do de de­fo­res­ta­ción? ¿Pue­den unos me­tros de ca­ble com­bi­nar bien con la ma­de­ra? ¿Qué tie­nen que ver las aves en vías de ex­tin­ción con unas si­llas? Las res­pues­tas a to­das es­tas pre­gun­tas to­ma­ron cuer­po en un pro­yec­to que Ma­ría Paz Gill (25) y Carlos Agüe­ro (34) ve­nían per­ge­ñan­do des­de ha­ce un tiem­po.

Cin­ta mé­tri­ca, lá­piz y pa­pel, cálcu­los, prue­bas. In­quie­tos por na­tu­ra­le­za, es­tos jó­ve­nes ar­qui­tec­tos se plan­tea­ron la ne­ce­si­dad de di­se­ñar al­go con lo cual pu­die­ran trans­mi­tir un men­sa­je. “Lo que que­ría­mos era lla­mar la aten­ción so­bre la de­fo­res­ta­ción de los bos­ques”, ex­pli­ca Carlos.

Los da­tos que dan pe­so a es­te in­te­rés son con­tun­den­tes: “En 2012, fui­mos – como país– los que más de­fo­res­ta­mos en el mun­do. Ti­ra­mos dos ár­bo­les ca­da se­gun­do. Ca­da día de­fo­res­ta­mos una su­per­fi­cie si­mi­lar a la que se ex­tien­de des­de la bahía de Asun­ción has­ta la ave­ni­da Ro­drí­guez de Fran­cia y des­de Co­lón has­ta la ca­lle Ber­nar­dino Ca­ba­lle­ro”.

Es­ta reali­dad des­per­tó su preo­cu­pa­ción. “Nos pre­gun­ta­mos qué po­de­mos apor­tar des­de lo que sa­be­mos ha­cer. No sa­be­mos es­cri­bir, no sa­be­mos ha­cer le­yes; lo que sa­be­mos es di­se­ñar. En­ton­ces em­pe­za­mos a pen­sar”, re­cuer­da Carlos.

Esos pen­sa­mien­tos se po­sa­ron en las con­se­cuen­cias de la de­fo­res­ta­ción. “La eli­mi­na­ción de ár­bo­les trae con­si­go la des­apa­ri­ción de mu­chas es­pe­cies de la fau­na; en­tre ellas, las aves. En­ton­ces, de­ci­di­mos en­fo­car­nos en có­mo por me­dio de la de­fo­res­ta­ción es­ta­mos ma­tan­do a nues­tras aves”, co­men­ta Ma­ría Paz.

CO­LO­RES QUE HA­BLAN

El re­sul­ta­do de to­do ese pro­ce­so men­tal y crea­ti­vo fue una si­lla. ¿Y có­mo pue­de una si­lla “ha­blar” so­bre des­fo­res­ta­ción y aves? A tra­vés de un atrac­ti­vo e in­no­va­dor di­se­ño y, fun­da­men­tal­men­te, de sus co­lo­res.

Es­tos mue­bles es­tán ela­bo­ra­dos con ma­de­ra y ca­bles con los co­lo­res de cua­tro aves en vías de ex­tin­ción en nues­tra re­gión. Ellas son: el pá­ja­ro cam­pa­na, cu­yos co­lo­res son el blan­co y el tur­que­sa; el fla­men­co, con to­nos blan­co, rosa y ne­gro; el tu­cán ara­sa­ri ba­na­na, ama­ri­llo, verde y ro­jo; y el lo­ro vi­no­so, con co­lo­res que al­ter­nan en­tre el verde, el ro­jo y el li­la (ver re­cua­dro).

“A tra­vés de es­te pro­yec­to nos di­mos cuen­ta de que mu­cha gen­te no co­no­cía a es­tas es­pe­cies, ni si­quie­ra al pá­ja­ro cam­pa­na, que es el ave na­cio­nal. No sa­bían de qué co­lor es y tam­po­co es­ta­ban en­te­ra­dos de que es­tá en vías de ex­tin­ción”, ex­pli­can los ar­qui­tec­tos.

Tan en se­rio se to­ma­ron ellos el men­sa­je que que­rían trans­mi­tir, que de­ci­die­ron ir a re­co­rrer al­gu­nas re­ser­vas na­tu­ra­les pa­ra tra­tar de ver per­so­nal­men­te a al­gu­nas de es­tas aves, con ayu­da de un or­ni­tó­lo­go. Así, es­tu­vie­ron en el Pan­ta­nal y en la re­ser­va Moi­sés Ber­to­ni, de Mba­ra­ca­yú. “Ahí vi­mos al

CARLOS AGÜE­RO Y MA­RÍA PAZ GILL son ar­qui­tec­tos y es­tán apos­tan­do a di­se­ñar si­llas que trans­mi­ten un men­sa­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.