E

Ultima Hora - Vida - - En Pocas Palabras -

l rit­mo pri­mi­ge­nio se ma­ni­fies­ta has­ta en la úl­ti­ma cé­lu­la del cuer­po. Es­ta es la sen­sa­ción que em­bar­ga a Dia­na Martínez (25) cuan­do su cuer­po res­pon­de a los so­ni­dos que ge­ne­ran los mo­vi­mien­tos de la dan­za ára­be. Pe­ro es­te bai­le es mu­cho más que co­reo­gra­fía de no­tas y cur­vas. “Era un bai­le tra­di­cio­nal que es­ta­ba aso­cia­do a los dio­ses y ri­tua­les de la fer­ti­li­dad en el an­ti­guo Egip­to, y so­lo las sa­cer­do­ti­sas lo bai­la­ban. Esas cul­tu­ras te­nían un con­cep­to de la dan­za mu­cho más ele­va­do que el de la mu­jer bai­lan­do de ma­ne­ra sexy”, in­di­ca Dia­na, quien se ini­ció con la dan­za clá­si­ca a los tres años y tra­ba­ja con el es­ti­lo del Me­dio Orien­te des­de ha­ce una dé­ca­da.

“Cuan­do es­tás en el ba­llet, te­nés que sen­tir­te li­via­na como un ave. Pe­ro en la dan­za ára­be sen­tís el mo­vi­mien­to has­ta las en­tra­ñas y po­dés trans­mi­tir­lo”, se­ña­la emo­cio­na­da al ilus­trar las di­fe­ren­cias. Cuen­ta ade­más que exis­ten va­rios es­ti­los de es­ta dan­za orien­tal, pe­ro que to­dos han si­do ge­ne­ra­li­za­dos con la ex­pre­sión belly dan­ce, que sig­ni­fi­ca dan­za del vien­tre. Agre­ga asi­mis­mo que con el pa­so del tiem­po, di­ver­sas cul­tu­ras fue­ron ex­pan­dien­do es­ta dis­ci­pli­na a lo lar­go del mun­do. “Cuan­do los cris­tia­nos lle­ga­ron, les pu­sie­ron ro­pas a las que bai­la­ban des­nu­das”, aña­de como dato his­tó­ri­co-anec­dó­ti­co so­bre es­te bai­le cu­yo ori­gen se pier­de en la no­che de los tiem­pos.

Dia­na —quien ade­más ha es­tu­dia­do ar­tes cir­cen­ses y Ki­ne­sio­lo­gía— co­men­ta que mu­chos co­le­gas su­yos se for­man en la Ar­gen­ti­na. Al ca­bo de seis años de es­tu­dio se re­ci­ben de pro­fe­so­ras de dan­zas orien­ta­les. Cuen­ta ade­más que en Pa­ra­guay aún son po­cos los pro­fe­sio­na­les en la en­se­ñan­za. “Yo soy par­te de los miem­bros fun­da­do­res que for­ma­rán la pri­me­ra aso­cia­ción de pro­fe­sio­na­les de belly dan­ce y dan­zas orien­ta­les en Pa­ra­guay”, ex­pre­sa la bai­la­ri­na.

Como dato re­le­van­te, cuen­ta que la te­le­no­ve­la Las mil y una no­ches dis­pa­ró el in­te­rés, prin­ci­pal­men­te de las mu­je­res, en apren­der es­te bai­le, pa­ra se­du­cir a su pa­re­ja. “Hay gen­te que em­pie­za con esa idea, pe­ro lue­go se da cuen­ta de to­da la cul­tu­ra que hay en es­to y que­da des­lum­bra­da. Es de­mos­trar a las per­so­nas no so­lo la mi­ra­da des­de lo se­xual, sino lo ar­tís­ti­co tam­bién”, ex­pli­ca Dia­na. “Los hom­bres tam­bién pue­den bai­lar dan­za ára­be, so­lo que con tra­jes dis­tin­tos. Cual­quier per­so­na pue­de ha­cer­lo”, re­fie­re y men­cio­na que el es­ti­lo del Me­dio Orien­te cons­ta de mo­vi­mien­tos muy na­tu­ra­les del cuer­po.

Co­no­ce­do­ra de los be­ne­fi­cios que pro­du­ce es­ta prác­ti­ca, ma­ni­fies­ta que ayu­da a va­rias fun­cio­nes del or­ga­nis­mo, como los có­li­cos pre­mens­trua­les, ade­más de be­ne­fi­ciar la pos­tu­ra y a las em­ba­ra­za­das. “Ten­go alum­nas que to­do el día es­tán tra­ba­jan­do sen­ta­das y su úni­ca ac­ti­vi­dad es es­ta. Les gus­ta mu­cho, por­que les ayu­da a mo­ver­se”, des­cri­be la bai­la­ri­na, pa­ra quien en­se­ñar y ac­tuar con la dan­za ára­be es más que un tra­ba­jo, es una te­ra­pia que le ayu­da a al­can­zar sus me­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.