BA­JO SOS­PE­CHA.

Ultima Hora - Vida - - En Pocas Palabras -

amé­ri­ca y el Ca­ri­be), ade­más del ex­re­pre­sen­tan­te de EE. UU. en el Co­mi­té Eje­cu­ti­vo de la FIFA, quien ha­bría re­ci­bi­do so­bor­nos por USD 20.000.000. A él se ha su­ma­do Jo­sé Ha­wi­lla, pro­pie­ta­rio y fun­da­dor de la agen­cia de mar­ke­ting de­por­ti­vo Traf­fic, em­pre­sa be­ne­fi­cia­da con ad­ju­di­ca­cio­nes pre­fe­ren­cia­les. Ha­cía dos dé­ca­das que la em­pre­sa brasileña te­nía los de­re­chos de trans­mi­sión y mar­ke­ting de la Co­pa Amé­ri­ca.

Bla­zer ha­bía re­ci­bi­do co­mi­sio­nes por los pa­gos de te­le­vi­sa­ción y mer­ca­deo de pro­duc­tos. Al arre­pen­tir­se de sus ac­tua­cio­nes, de­ci­dió co­la­bo­rar con la Jus­ti­cia de su país ac­tuan­do como in­fil­tra­do en la ma­triz del fút­bol mun­dial. De he­cho, du­ran­te los Jue­gos Olím­pi­cos del 2012, el ex­di­ri­gen­te asis­tió a reu­nio­nes de di­rec­ti­vos con un mi­cró­fono es­con­di­do en un lla­ve­ro. Las con­ver­sa­cio­nes sir­vie­ron pa­ra que la pe­lo­ta que­da­ra en la can­cha de la fis­ca­la Lynch.

Por su par­te, Ha­wi­lla ad­mi­tió pa­gos irre­gu­la­res a tra­vés de fi­lia­les como Traf­fic Sports In­ter­na­tio­nal y Traf­fic Sports USA, con se­de en Flo­ri­da. En di­ciem­bre del año pa­sa­do, el due­ño y fun­da­dor de Traf­fic se de­cla­ró cul­pa­ble de los car­gos de cons­pi­ra­ción pa­ra es­ta­fa, frau­de, la­va­do de di­ne­ro y obs­truc­ción a la jus­ti­cia. Pe­ro es­ta de­cla­ra­ción per­ma­ne­ció ocul­ta has­ta el 27 de ma­yo, cuan­do fue­ron de­te­ni­dos los de­más sos­pe­cho­sos. Ade­más de los di­rec­ti­vos de 11 paí­ses, son 25 los se­ña­la­dos como co­cons­pi­ra­do­res, va­rios de ellos de em­pre­sas pri­va­das. La Fis­ca­lía es­ta­dou­ni­den­se los acu­sa de 47 car­gos.

LÍ­NEA DE FON­DO

“Los de­te­ni­dos uti­li­za­ron sus po­si­cio­nes de con­fian­za pa­ra so­li­ci­tar so­bor­nos a cam­bio de los de­re­chos co­mer­cia­les, y lo hi­cie­ron una y otra vez, año tras año, tor­neo tras tor­neo”, ex­pre­sa­ba en su de­nun­cia Lo­ret­ta Lynch, quien se ha pro­me­ti­do aca­bar con la co­rrup­ción en el mun­do del “soc­cer”, como ellos le lla­man al fút­bol. Del to­tal de USD 150.000.000, USD 110.000.000 co­rres­pon­dían so­lo a la Co­pa Amé­ri­ca Cen­te­na­rio, que ca­sual­men­te –otra iro­nía del des­tino–, se rea­li­za­rá en los Es­ta­dos Uni­dos. Aho­ra, lue­go de la apa­ri- ción de es­tos ca­sos, es­tá en du­da la rea­li­za­ción del tor­neo que con­me­mo­ra­ría el primer si­glo de vida de la Con­fe­de­ra­ción Su­da­me­ri­ca­na de Fút­bol (CSF), tam­bién co­no­ci­da como la Con­me­bol.

Ade­más del FBI, Sui­za ha em­pe­za­do a in­ves­ti­gar el ac­cio­nar de la FIFA. El mis­mo día de la de­ten­ción de los sie­te acu­sa­dos, la Jus­ti­cia hel­vé­ti­ca in­gre­só al edi­fi­cio de la or­ga­ni­za­ción futbolera en bus­ca de do­cu­men­tos que de­mues­tren las irre­gu­la­ri­da­des co­me­ti­das en la ad­ju­di­ca­ción de las dos pró­xi­mas se­des mun­dia­lis­tas.

Los mun­dia­les que se ha­rían tan­to en la fría Ru­sia (2018) como el in­fer­nal Qa­tar (2022) –in­ve­ro­sí­mil e in­creí­ble elec­ción, inex­pli­ca­ble has­ta aho­ra– es­tán ba­jo la mi­ra. To­da la tra­ma se desató dos días an­tes de la asam­blea pa­ra ele­gir al pre­si­den­te de la má­xi­ma en­ti­dad futbolera. La avalancha no so­lo afec­tó al mun­do del ba­lón, sino tam­bién se ex­pan­dió has­ta el ám­bi­to po­lí­ti­co. Mien­tras el pre­si­den­te ru­so Vla­di­mir Pu­tin se­ña­la­ba que EE. UU. pre­ten­día ex­ten­der su in­je­ren­cia a otros paí­ses –pues los he­chos in­ves­ti­ga­dos no se co­me­tie­ron en su te­rri­to­rio–, el pre­si­den­te de Fran­cia Fran­cis Ho­lland, el pre­mier bri­tá­ni­co David Ca­me­ron y

A PROPINAZOS. Hu­bo USD 150 mi­llo­nes en so­bor­nos, re­ci­bi­dos por au­to­ri­da­des de la FIFA, pa­ra fa­ci­li­tar de­re­chos de trans­mi­sión, pu­bli­ci­dad y pa­tro­ci­nio de tor­neos de fút­bol y ad­ju­di­car se­des de cam­peo­na­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.