E

Ultima Hora - Vida - - En Pocas Palabras Soledad Acosta -

stás lle­van­do la vida que quie­res lle­var? Re­cuer­da có­mo quie­res vi­vir”. Es­ta era la fra­se que siem­pre re­pe­tía la an­ti­gua ins­truc­to­ra de yoga de So­le­dad Acos­ta (34) cuan­do fi­na­li­za­ba la cla­se. El yoga era pa­ra ella na­da más que un ejer­ci­cio fí­si­co que prac­ti­ca­ba cuan­do no es­ta­ba su­mer­gi­da en el mun­do aca­dé­mi­co, en el cual te­nía una pro­me­te­do­ra ca­rre­ra como pro­fe­so­ra de Len­gua y Li­te­ra­tu­ra, ma­te­ria que en­se­ñó du­ran­te 10 años en co­le­gios y uni­ver­si­da­des. So­le­dad se gra­duó en Le­tras y tam­bién ob­tu­vo una maes­tría en Fi­lo­lo­gía His­pá­ni­ca y otra en Len­gua y Li­te­ra­tu­ra His­pa­noa­me­ri­ca­na, aun­que nun­ca de­fen­dió la te­sis de es­ta úl­ti­ma. Esa ta­rea pen­dien­te fue el pun­to de par­ti­da de su pro­ce­so de cam­bio.

El eco de la fra­se de su ex­pro­fe­so­ra de yoga se ha­cía más fuer­te a me­di­da que pa­sa­ba el tiem­po, lo que lle­vó a So­le­dad a re­plan­tear­se el ca­mino que su vida to­mó. “Creo que de al­gu­na ma­ne­ra me mar­có. To­dos los días me pre­gun­ta­ba si real­men­te es­ta­ba vi­vien­do como que­ría, si es­ta­ba ha­cien­do al­go que me lle­na­ra más allá del di­ne­ro. Ahí em­pe­zó mi ca­mino más cons­tan­te: co­nec­tar­me con quien soy y no con esa ima­gen que pro­yec­tás ha­cia afue­ra pa­ra sa­tis­fa­cer el de­seo de otros”, cuen­ta.

Sa­lir del con­fort y de la se­gu­ri­dad pa­re­ce­ría al­go de lo­cos y a las per­so­nas del en­torno les cues­ta en­ten­der cuan­do uno ha­ce eso. Era de es­pe­rar­se que es­to le su­ce­die­ra a So­le­dad, cuan­do de­ci­dió aban­do­nar su tra­ba­jo como do­cen­te a prin­ci­pios de es­te año, y de­di­car­se de lleno a Pra­na, un pro­yec­to per­so­nal que ini­ció con un cam­bio pau­la­tino de alimentación y el de­seo de com­par­tir con los de­más su ex­pe­rien­cia. Los cam­bios no abar­ca­ron so­lo sus há­bi­tos ali­men­ta­rios y su tra­ba­jo, sino tam­bién su in­te­rior.

“La gen­te que me co­no­ce de otra épo­ca me re­cuer­da como una per­so­na pro­ble­má­ti­ca; mis alum­nos me re­cor­da­rán como la pro­fe­so­ra más in­so­por­ta­ble. Yo es­ta­ba en gue­rra con­mi­go mis­ma, por­que no es­ta­ba con­for­me con lo que ha­cía. Ha­bía al­go más que bus­ca­ba. Y cuan­do uno es­tá en gue­rra con uno mis­mo, es­tá en gue­rra con el mun­do de afue­ra tam­bién”, afir­ma la mu­jer, quien en­con­tró su ca­mino en Pra­na —pa­la­bra en sáns­cri­to que sig­ni­fi­ca ener­gía vi­tal—, con la ven­ta de pro­duc­tos or­gá­ni­cos y na­tu­ra­les como miel del Cha­co, té or­gá­ni­co, acei­tes y es­pe­cias de la In­dia.

En el hin­duis­mo, pra­na es la ener­gía vi­tal uni­ver­sal, aque­lla que mue­ve y trans­for­ma la vida. Fue en ella don­de So­le­dad en­con­tró el bie­nes­tar y paz. De­pen­de de ca­da uno dar con ese ca­mino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.