La vida en sus ma­nos

Son hom­bres, pe­ro pue­den traer hi­jos al mun­do. Cla­ro, no na­cen de sus vien­tres, sino de los de aque­llas mu­je­res a quie­nes asis­ten en el pro­ce­so de dar a luz: son los par­te­ros, una fi­gu­ra ca­da vez me­nos ex­tra­ña en los ser­vi­cios de sa­lud, en cu­yas ma­nos est

Ultima Hora - Vida - - En Pocas Palabras Soledad Acosta -

Qué ha­cen us­te­des acá? Es­ta pro­fe­sión no es pa­ra hom­bres”. Los dos jó­ve­nes se mi­ra­ron des­con­cer­ta­dos, sin sa­ber qué res­pon­der an­te las pa­la­bras de bien­ve­ni­da de la do­cen­te. As­pi­ran­tes a la ca­rre­ra de Obs­te­tri­cia en el Ins­ti­tu­to An­drés Bar­be­ro —una ins­ti­tu­ción en la que tra­di­cio­nal­men­te so­lo es­tu­dia­ban mu­je­res—, es­tos mu­cha­chos tu­vie­ron que en­fren­tar las hos­ti­li­da­des de­ri­va­das de la fal­ta de cos­tum­bre. Fi­na­li­za­ba la dé­ca­da del 80 y, en ese en­ton­ces, en­con­trar a per­so­nas de se­xo mas­cu­lino bus­can­do con­ver­tir­se en par­te­ros cons­ti­tuía to­da una ra­re­za.

Aquel año, An­to­nio Me­di­na no lo­gró in­gre­sar a la ca­rre­ra tras el exa­men de ad­mi­sión. “En esa épo­ca, los hom­bres eran re­cha­za­dos ro­tun­da­men­te”, re­cuer­da. Pe­ro eso no lo des­ani­mó. Lo vol­vió a in­ten­tar al año si­guien­te y en­ton­ces sí se que­dó, pa­ra em­pe­zar a apren­der los se­cre­tos del de­li­ca­do tra­ba­jo de ayu­dar a traer una vida al mun­do.

Tras seis años de es­tu­dio (como era en aquel en­ton­ces), An­to­nio se con­vir­tió en es­pe­cia­lis­ta en Obs­te­tri­cia y Sa­lud Ma­terno In­fan­til. Es de­cir: en uno de los pri­me­ros par­te­ros del país.

No fue ca­sua­li­dad que op­ta­ra por es­ta pro­fe­sión. La co­no­cía de cer­ca. “Yo soy hi­jo de una par­te­ra di­plo­ma­da. Y des­de chico co­men­cé a acom­pa­ñar a mi ma­má a los par­tos. Un día ella le pre­gun­tó a la par­tu­rien­ta si te­nía pro­ble­mas en que yo la ayu­da­ra en el tra­ba­jo y la mu­jer le di­jo que no. Yo te­nía 14 años. Al prin­ci­pio me asus­té un po­co, pe­ro no pa­só na­da. Ahí na­ció mi vo­ca­ción”, ase­gu­ra Me­di­na, hoy su­per­vi­sor del área Ma­terno In­fan­til en el Hos­pi­tal de Clí­ni­cas de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Asun­ción y coor­di­na­dor ge­ne­ral de la ca­rre­ra de Obs­te­tri­cia del Ins­ti­tu­to An­drés Bar­be­ro.

Ac­tual­men­te, es­ta ins­ti­tu­ción si­gue re­ci­bien­do a hom­bres que quie­ren ser li­cen­cia­dos en obs­te­tri­cia, pe­ro aún cons­ti­tu­yen una mi­no­ría: de un pro­me­dio de 30 que egre­san anual­men­te, so­lo de dos a cua­tro son de se­xo mas­cu­lino.

PA­LA­BRA MA­YOR

Des­de épo­cas an­ces­tra­les, la aten­ción del na­ci­mien­to es­tu­vo ex­clu­si­va­men­te a car­go de mu­je­res, tam­bién lla­ma­das ma­tro­nas o par­te­ras. “Tra­di­cio­nal­men­te, en una co­mu­ni­dad, las prin­ci­pa­les au­to­ri­da­des eran el co­mi­sa­rio, el pa’i y la par­te­ra”, re­la­ta Ro­sa­lía Ro­drí­guez de López, di­rec­to­ra ge­ne­ral del ins­ti­tu­to, quien tam­bién ejer­ció la obs­te­tri­cia du­ran­te va­rias dé­ca­das. “En mi ba­rrio, por ejem­plo, ha­bía como cua­tro par­te­ras que eran tra­di­cio­na­les y re­co­no­ci­das. La ma­yo­ría de los ha­bi­tan­tes de la co­mu­ni­dad na­ció con al­gu­na de ellas”, cuen­ta.

“An­tes, lo nor­mal era ha­cer los par­tos en las ca­sas. Des­pués, la par­te­ra a do­mi­ci­lio fue per­dien­do te­rreno. Pe­ro en el in­te­rior, es­ta prác­ti­ca to­da­vía se man­tie­ne bas­tan­te”, ex­pli­ca Ro­drí­guez.

Nie­ta de una par­te­ra cha’e (em­pí­ri­ca), ella tam­bién sin­tió des­de pe­que­ña la fas­ci­na­ción por el ofi­cio de ayu­dar a na­cer. “Mi abue­la se sen­ta­ba al la­do de la mu­jer y fu­ma­ba su ci­ga­rro po­gua­su (grue­so), con­ver­sa­ba con ella y le cal­ma­ba. Des­pués na­cía el be­bé y mi abue­la le da­ba a su pa­cien­te azú­car, co­qui­to, co­ci­do o ca­fé ca­lien­te y le­che. Y al día si­guien­te ella mis­ma co­ci­na­ba un cal­di­to de po­llo pa­ra dar­le”, re­cuer­da nos­tál­gi­ca.

BI­CHOS RA­ROS

Hu­go Damián Silva Ruiz Díaz (21) se aco­mo­da en su si­lla uni­ver­si­ta­ria, en me­dio de ca­si una trein­te­na de mu­je­res. En el au­la, él es uno de los po­cos es­tu­dian­tes mas­cu­li­nos, aun­que sus com­pa­ñe­ras ya se han acos­tum­bra­do a su pre­sen­cia, que les apor­ta otros pun­tos de vis­ta. Es­te año in­clu­so, en com­pa­ra­ción con otros an­te­rio­res, la can­ti­dad de hom­bres es ele­va­da en el cur­so: cin­co de un to­tal de 38. “Ge­ne­ral­men­te son dos o tres va­ro­nes no­más por cur­so”, cuen­ta Hu­go, quien es­tá en el cuar­to año de la li­cen­cia­tu­ra en Obs­te­tri­cia (que du­ra cin­co).

“Me en­can­ta es­to y lo de­fien­do a muer­te”, ase­gu­ra, apa­sio­na­do por es­ta pro­fe­sión que tam­bién le vie­ne de fa­mi­lia. “Mi tía aten­dió el parto de mi ma­má, yo na­cí con ella. Es un apos­to­la­do”, re­sal­ta con un en­tu­sias­mo con­ta­gian­te.

CUES­TIÓN DE AC­TI­TUD

“No me de­jes. Yo quie­ro que vos me atien­das”. La pe­ti­ción de­ses­pe­ra­da de la par­tu­rien­ta en­ter­ne­ció al obs­te­tra que la es­ta­ba asis­tien­do. An­to­nio Me­di­na re­cuer­da la anéc­do­ta per­fec­ta­men­te. “Ha­bía cin­co mé­di­cos, en­tre ellos mu­je­res. Pe­ro la pa­cien­te con­fia­ba más en mí”, re­cuer­da, sin es­con­der su sa­tis­fac­ción pro­fe­sio­nal.

Él atri­bu­ye es­to al tra­to hu­ma­ni­za­do que in­ten­ta brin­dar siem­pre, al­go que le in­cul­ca­ron en su for­ma­ción. “Las mu­je­res ne­ce­si­tan una aten­ción de ca­li­dad, pe­ro tam­bién con ca­li­dez hu­ma­na”, de­ta­lla.

Y la di­rec­to­ra ge­ne­ral del An­drés Bar­be­ro lo re­afir­ma: “En la for­ma­ción no­so­tros in­sis­ti­mos mu­cho en la ac­ti­tud, sea mu­jer o va­rón; tie­nen que sa­ber ha­cer y sa­ber ser como per­so­na”.

Con­tra­ria­men­te a lo que po­dría pen­sar­se, ac­tual­men­te no exis­te re­cha­zo, por par­te de las mu­je­res, a ser aten­di­das por un par­te­ro. “En el 2005, cuan­do yo me ini­cié en es­to, ge­ne­ral­men­te las em­ba­ra­za­das no que­rían que las asis­tie­ra un hom­bre. Pe­ro des­de ha­ce unos años eso cam­bió. Nos sue­len de­cir que les te­ne­mos más pa­cien­cia que las par­te­ras mu­je­res”, cuen­ta Dan­te Ala­man­ni (34), quien ejer­ce la obs­te­tri­cia des­de ha­ce una dé­ca­da.

“Yo pre­su­mo que es por­que las mu­je­res los aso­cian con los mé­di­cos, los ven

como doc­to­res”, ana­li­za la pro­fe­so­ra Ju­lia Car­men Mo­rel de Fest­ner, tam­bién li­cen­cia­da en Obs­te­tri­cia y ca­te­drá­ti­ca.

El as­pec­to si­co­ló­gi­co tam­bién tie­ne que es­tar pre­sen­te en los cui­da­dos que brin­da un obs­te­tra. Ellos tie­nen la orien­ta­ción no so­lo de aten­der el parto y el na­ci­mien­to, sino de dar un cui­da­do in­te­gral a la ma­dre y al ni­ño. Den­tro de su rol es­tá, por ejem­plo, de­tec­tar si hay vio­len­cia do­més­ti­ca y apo­yar a la mu­jer.

“No­so­tros cree­mos que, en es­ta so­cie­dad ma­chis­ta, nues­tros egre­sa­dos obs­te­tras pue­den ayu­dar mu­cho en eso, por­que no es lo mis­mo que una mu­jer le ha­ble a otra so­bre vio­len­cia fí­si­ca, ver­bal o si­co­ló­gi­ca, a que lo ha­ga un hom­bre, que es­tá del otro la­do. La res­pues­ta es dis­tin­ta”, eva­lúa Ro­drí­guez.

DO­LO­RES OLVIDABLES

La pa­cien­cia es un atri­bu­to que los par­te­ros po­nen a prue­ba con mu­cha fre­cuen­cia, so­bre to­do en los mo­men­tos pre­vios al na­ci­mien­to, cuan­do la em­ba­ra­za­da su­fre los do­lo­res de las con­trac­cio­nes ute­ri­nas. “Al­gu­nas no sien­ten na­da: vie­nen y ya tie­nen en­se­gui­da. Pe­ro pa­ra otras, el um­bral del do­lor es más gran­de. En­ton­ces su­fren más, a ve­ces te re­tan, se enojan cuan­do tra­tás de cal­mar­les y lo que más nos di­cen es: ‘Vos no sa­bés lo que es el do­lor del parto por­que sos hom­bre’. En­ton­ces yo les di­go: ‘Es cier­to, no sé. Pe­ro co­noz­co’”, re­la­ta Ala­man­ni.

Sin em­bar­go, esos mo­men­tos di­fí­ci­les des­apa­re­cen au­to­má­ti­ca­men­te cuan­do na­ce el be­bé. “Ahí se ol­vi­dan de to­dos los do­lo­res”, ase­ve­ra. Pa­ra los par­te­ros, aun­que es una ta­rea ca­si dia­ria, tam­bién es un mo­men­to es­pe­cial. “Cuan­do las co­sas sa­len bien, se sien­te una gran sa­tis­fac­ción per­so­nal”.

Pe­ro si ocu­rre lo con­tra­rio, tam­bién les afec­ta emo­cio­nal­men­te. “Una vez lle­gó una em­ba­ra­za­da con su be­bé con las nal­gas prác­ti­ca­men­te afue­ra y la ca­be­ci­ta aden­tro, una pre­sen­ta­ción pel­via­na. Ya ha­bía muy po­co tiem­po, hi­ci­mos to­das las ma­nio­bras po­si­bles, pe­ro no pu­di­mos lo­grar que sa­lie­ra la ca­be­za y el fe­to fa­lle­ció. Ese ti­po de co­sas tam­bién nos due­len. Te que­dás shoc­kea­do por va­rios días, cal­cu­lan­do si hi­cis­te al­go mal o qué pu­dis- te ha­ber he­cho de otra ma­ne­ra.ra. Pe­ro en el mo­men­to hay que e ac­tuar, y rá­pi­do; te­nés dos o tres mi­nu­tos no­más pa­ra ha­cer to­do y to­mar de­ci­sio­nes. Es di­fí­cil a ve­ces”, re­ve­la Ala­man­ni.

IN­VI­SI­BLES Y SIN LEY Y

Se es­ti­ma que en Pa­ra­guay hay unos 2.100 par­te­ros, pe­ro exis­te un subrre­gis­tro, por­que es­tos pro­fe­sio­na­les es­tán in­vi­si­bi­li­za­dos den­tro del equi­po mul­ti­dis­ci­pli­na­rio de sa­lud. “El Es­ta­do crea ru­bros pa­ra cier­to nú­me­ro de pro­fe­sio­na­les y al obs­te­tra no le con­si­de­ra como tal. Le dan ru­bro de otras pro­fe­sio­nes, p por ejem­plo de en­fer­me­ro/a — por­que es­tán ca­pa­ci­ta­dos pa­ra cum­plir esa fun­ción—, pe­ro no es el lu­gar don­de de­be­ría es­tar una per­so­na con cinc co años de pre­pa­ra­ción, con la com com­pe­ten­cia es­pe­cí­fi­ca de obs­te­tra, ha­bien­do ne­ce­si­dad en el país. En­ton­ces ahí ya pier­de su iden­ti­dad”, la­men­ta Me­di­na.

Ac­tual­men­te, mu­chos obs­te­tras (hom­bres y mu­je­res) no es­tán tra­ba­jan­do en áreas don­de po­drían brin­dar una aten­ción ca­li­fi­ca­da a la mu­jer y al ni­ño.

A es­to se su­ma el he­cho de que no exis­te una ley mar­co pa­ra la obs­te­tri­cia que dé un res­pal­do a es­ta la­bor, lo que los ex­po­ne a de­man­das. “Hay mu­chos abo­ga­dos que es­tán a la pes­ca. Por eso, pa­ra res­guar­dar­nos, so­bre to­do en el ca­so de los hom­bres, siem­pre tra­ta­mos de es­tar otro pro­fe­sio­nal du­ran­te la eva­lua­ción”, es­pe­ci­fi­ca el es­pe­cia­lis­ta.

DE LA CA­BE­ZA A LOS PIES

Aun­que su nom­bre ha­ga re­fe­ren­cia al mo­men­to del na­ci­mien­to de un be­bé, el tra­ba­jo de los par­te­ros y par­te­ras no se cir­cuns­cri­be a eso. Se­gún el Con­se­jo In­ter­na­cio­nal de Ma­tro­nas (ICM, por sus si­glas en in­glés), son sie­te las com­pe­ten­cias esen­cia­les que de­be apren­der y apli­car

Un pro­me­dio de 30 es­tu­dian­tes al año egre­san del Ins­ti­tu­to An­drés Bar­be­ro como Li­cen­cia­dos en Obs­te­tri­cia. De ellos, so­lo un 4% son hom­bres. En la fo­to, An­to­nio Me­di­na (izq.), coor­di­na­dor de la ca­rre­ra, y Hu­go Silva Ruiz (der.), es­tu­dian­te de cuar­to año.

En nues­tro país, tres de ca­da 10 par­tos son aten­di­dos por par­te­ras/os.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.