“Que lo li­be­ren (a Ede­lio) y bus­quen otras ma­ne­ras pa­ra no ha­cer su­frir a una fa­mi­lia”

Ultima Hora - Vida - - De Compras -

Se­gún pien­sa don Apo­lo­nio, el EPP se­cues­tró a su hi­jo en re­pre­sa­lia con­tra el Es­ta­do. “Pe­ro eso so­la­men­te nos ha­ce su­frir a no­so­tros (su fa­mi­lia) y a nues­tro hi­jo. El Es­ta­do no sen­ti­rá eso. Ellos es­tán en sus ofi­ci­nas, con acon­di­cio­na­dor de ai­re, no les fal­ta na­da. Di­cen que es la preo­cu­pa­ción más gran­de que hay en el país, que es el se­cues­tro más lar­go, et­cé­te­ra. Pe­ro no­so­tros vol­ve­mos con nues­tra tris­te­za y año­ran­za, y ellos se que­dan ahí. Si se acuer­dan de él, se acuer­dan; y si no, ter­mi­na eso. Las au­to­ri­da­des pa­re­ce que se han tran­qui­li­za­do. Pa­ra no­so­tros, es­to ca­da día se po­ne más pe­sa­do y nos an­gus­tia más”, ex­pre­sa con cier­ta ofus­ca­ción don Apo­lo­nio.

El EPP pu­so como con­di­ción la li­be­ra­ción de seis de sus in­te­gran­tes pa­ra de­vol­ver a Ede­lio. “No­so­tros no es­ta­mos de acuer­do con que eso pa­se y no cree­mos que ocu­rra, por­que en­ton­ces otras per­so­nas co­me­te­rán de­li­tos y uti­li­za­rán ese re­cur­so, e irá en au­men­to. Aun­que nues­tra Jus­ti­cia —sub­ra­ya— tam­bién es así aho­ra. A cual­quier asal­tan­te o al­guien que co­me­tió un de­li­to lo de­tie­nen y lue­go lo li­be­ran en­se­gui­da, cuan­do pa­ga una su­ma. Y des­pués va y peor es lo que ha­ce”.

EN TRES SE­MA­NAS

Fal­ta me­nos de un mes pa­ra que se cum­pla un año del cau­ti­ve­rio de Ede­lio. En me­dio del do­lor de los pri­me­ros días, don Apo­lo­nio ha­bía di­cho que hu­bie­se pre­fe­ri­do que su hi­jo sea de­lin­cuen­te, pues ten­dría el con­sue­lo de po­der ver­lo, aun­que es­té en la cár­cel. Aho­ra, me­ses des­pués, ma­ni­fies­ta que se re­afir­ma en esa de­cla­ra­ción. Pe­ro ade­más tie­ne una nue­va preo­cu­pa­ción: el me­nor de sus hi­jos, de 18 años, que es­tá ter­mi­nan­do la se­cun­da­ria, quie­re se­guir los pa­sos de su her­mano y es­tu­diar pa­ra ser po­li­cía. “Pa­re­cie­ra que por un ca­pri­cho quie­re de­di­car­se a eso. Y el gus­to de nues­tros hi­jos no po­de­mos de­te­ner”, con­si­de­ra.

El 20 de ju­nio, do­ña Ob­du­lia cum­pli­rá 49 años. Al día si­guien­te se ce­le­bra­rá el Día del Pa­dre. Don Apo­lo­nio es­pe­ra que an­tes de esa fe­cha pue­da ser li­be­ra­do, pa­ra que su hi­jo vuel­va a ocu­par su lu­gar en la me­sa fa­mi­liar y re­gre­se la ale­gría al ho­gar. Por ello, a tra­vés de es­te es­pa­cio, re­cuer­da a Ede­lio que siem­pre es­tá pre­sen­te en sus ora­cio­nes y que ruegan a Dios y la Vir­gen por él, ins­tán­do­le a ha­cer lo mis­mo. Tam­bién se di­ri­ge a los miem­bros del EPP: “Que lo li­be­ren (lar­go sus­pi­ro) y bus­quen otras ma­ne­ras pa­ra no ha­cer su­frir a una fa­mi­lia. Que re­cuer­den lo que sig­ni­fi­ca el pa­dre, la ma­dre y los her­ma­nos. Que­re­mos que nos den tran­qui­li­dad, pa­ra que Dios los per­do­ne por es­ta co­sa ma­la que hi­cie­ron”. Que así sea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.