“Cuan­do uno tie­ne ga­nas de vi­vir, es re­bel­de”

Es mu­chos en uno: bai­la­rín, mi­mo, ac­tor de tea­tro, ci­ne y te­le­vi­sión, di­rec­tor, es­cri­tor, al­go fi­ló­so­fo. Cues­tio­na­dor, sen­ci­llo, agu­do, se­reno. ¿Al­go más? Mu­cho más, qui­zás. Pe­ro na­da me­nos: Nor­man Bris­ki.

Ultima Hora - Vida - - En Pocas Palabras -

E l flash se en­cien­de y su ros­tro de abue­lo tierno em­pie­za a trans­for­mar­se. Se des­fi­gu­ra en mue­cas y ges­tos hi­la­ran­tes; por mo­men­tos desafian­tes, en otros in­di­fe­ren­tes. Pe­ro to­das esas ca­ras con las que Nor­man Bris­ki en­fren­ta a la cá­ma­ra fo­to­grá­fi­ca no di­rían ab­so­lu­ta­men­te na­da si no fue­ra por sus ojos: esos ojos que des­bor­dan ex­pre­si­vi­dad y las ti­ñen de un ce­les­te in­ten­so.

Po­dría­mos re­cu­rrir a los nú­me­ros pa­ra tra­tar de en­ten­der quién es es­te hom­bre: 77 años de edad, más de 50 de ca­rre­ra ar­tís­ti­ca, 10 años de exi­lio, al me­nos 70 par­ti­ci­pa­cio­nes en tra­ba­jos ci­ne­ma­to­grá­fi­cos y te­le­vi­si­vos, más de 30 obras tea­tra­les es­cri­tas... la lis­ta es ex­ten­sa. Pe­ro no al­can­za. Bris­ki es mu­cho más que ci­fras. Es el ni­ño que a los cin­co años ya par­ti­ci­pa­ba en las obras de tea­tro de la es­cue­la; el jo­ven que en­mu­de­ció du­ran­te mu­chos años pa­ra tra­ba­jar co­mo mi­mo; el mul­ti­fa­cé­ti­co que es­tu­dió dan­za mo­der­na, tea­tro, ci­ne y te­le­vi­sión, y que, no con­for­me con eso, des­pués em­pe­zó a es­cri­bir y a di­ri­gir. El in­quie­to que mi­li­tó en po­lí­ti­ca en tiem­pos de dic­ta­du­ra, con lo cual se ga­nó un exi­lio de una dé­ca­da, que lo lle­vó a tra­ba­jar en Fran­cia, Es­pa­ña y Es­ta­dos Uni­dos. El hom­bre ma­du­ro que dis­fru­ta ha­cien­do tea­tro po­pu­lar. El que se re­sis­te a que la tec­no­lo­gía al­te­re la es­pon­ta­nei­dad de su tra­ba­jo.

Ha­ce unos días, es­te ar­tis­ta ar­gen­tino es­tu­vo en Asun­ción, don­de pre­sen­tó una obra de tea­tro po­pu­lar con su elenco Mi- gue­li­tos. ¿Por qué ese nom­bre? “Por­que mo­les­ta­mos”, es la res­pues­ta cla­ra, en re­fe­ren­cia a los cla­vos de cua­tro pun­tas de los que to­ma­ron la de­no­mi­na­ción.

Las pre­sen­ta­cio­nes fue­ron en es­ce­na­rios tan po­co con­ven­cio­na­les co­mo el Ba­ña­do Ta­cum­bú y la Cha­ca­ri­ta, por­que ese es —prin­ci­pal­men­te— el ti­po de pú­bli­co al que bus­ca di­ri­gir­se con obras con­ce­bi­das por los mis­mos ac­to­res a par­tir de re­le­va­mien­tos en los ba­rrios po­pu­la­res. Es­ta vez fue Laem­pa­na­da­ver­de la pro­pues­ta que pu­sie­ron a con­si­de­ra­ción del pú­bli­co.

En me­dio de esas ac­ti­vi­da­des, el maes­tro —co­mo le di­cen no so­lo sus alum­nos, sino to­dos los que lo re­co­no­cen y res­pe­tan— se to­mó unos mi­nu­tos pa­ra con­ver­sar con Vi­da. —Con un mon­tón de chi­cos. Al prin­ci­pio nos preo­cu­pó un po­co eso, por­que Laem­pa­na­da ver­de es una obra que tie­ne un su­je­to ima­gi­na­rio más adul­to, así que no sa­bía­mos có­mo iba a re­so­nar en un pú­bli­co tan pe­que­ño en edad, en si­tua­ción de po­bre­za. Sin em­bar­go, fue ju­bi­lo­so el en­cuen­tro con ellos y han dis­fru­ta­do jus­ta­men­te del he­cho de que no les ha­blá­ra­mos co­mo chi­cos, sino co­mo gran­des. —Sí. De he­cho es­ta obra es la con­se­cuen­cia de un re­le­va­mien­to en la Vi­lla 21 de Bue­nos Ai­res (don­de vi­ven mu­chos in­mi­gran­tes, en­tre ellos, pa­ra­gua­yos), con la me­to­do­lo­gía que vie­ne des­de el Gru­po Oc- tu­bre, de los años 70: in­ves­ti­gar pri­me­ro qué es­tá pa­san­do en esas co­mu­ni­da­des. Son los pro­pios ac­to­res los que ha­cen eso, es una ta­rea ca­si pe­rio­dís­ti­ca. Una vez que se to­man to­das esas pro­ble­má­ti­cas del lu­gar, bus­ca­mos la ma­ne­ra de in­cluir­las en la obra. Lue­go dra­ma­ti­za­mos las es­ce­nas que pu­di­mos res­ca­tar. —No­so­tros pen­sa­mos que si es­ta­mos ha­blan­do de lo que les pa­sa, va a ha­ber una iden­ti­fi­ca­ción in­me­dia­ta, y es lo que su­ce­de. Ha­bla­mos de lo que ellos mis­mos nos ha­bla­ron. Lo di­fe­ren­te es pro­ba­ble­men­te la es­té­ti­ca, la ma­ne­ra en que no­so­tros cons­trui­mos es­ta tra­ge­dia, con los in­gre­dien­tes del hu­mor, de la te­le­vi­sión y en ge­ne­ral lo que sig­ni­fi­ca la ta­rea del ar­tis­ta, su so­li­da­ri­dad con lo que es­tá pa­san­do en am­plios sec­to­res de nues­tra so­cie­dad. —No me gus­ta la pa­la­bra com­pro­mi­so. Com­pro­mi­so pa­re­ce un ani­llo, un ti­po de mi­li­tan­cia in­ten­sa. Es más bien el de­seo pro­fun­do de las per­so­nas de ser so­li­da­rias con su pro­pia gen­te. No­so­tros uti­li­za­mos el tea­tro co­mo tal, co­mo un jue­go in­fan­til, ni si­quie­ra nos pro­po­ne­mos el men­sa­je. Lo que sí nos pro­po­ne­mos es mos­trar las con­tra­dic­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.