T

Ultima Hora - Vida - - El Alquimista -

Hér­cu­les y la decisión odos no­so­tros ya he­mos oí­do la en­cru­ci­ja­da. Y di­jo a Hér­cu­les: ha­blar de Hér­cu­les, el fa­mo­so –No pue­do pro­me­ter­te na­da de eso. To­do lo que hé­roe de la an­ti­gua Gre­cia. El en­con­tra­rás en mi ca­mino es aque­llo que pue­das tex­to si­guien­te es una adap­ta­con­se­guir con tu fuer­za y tu vo­lun­tad. El sen­de­ro ción he­cha por el es­cri­tor ame­ri­por don­de te con­du­ci­ré es irre­gu­lar y asus­ta­dor, a cano Ja­mes Bald­win so­bre uno ve­ces con subidas muy in­cli­na­das, a ve­ces con va­de los epi­so­dios que mar­ca­ron lles don­de los ra­yos del sol nun­ca con­si­guen en­trar. la ju­ven­tud de aquel que, se­gún Los pai­sa­jes que ve­rás pue­den ser ma­jes­tuo­sos e la mi­to­lo­gía, rea­li­za­ría 12 tra­ba­jos en nom­bre de im­po­nen­tes, pe­ro tam­bién so­li­ta­rios y ate­rra­do­res. la jus­ti­cia. Sin em­bar­go, es­te es el ca­mino que con­du­ce has­ta

Hér­cu­les era to­da­vía jo­ven e inex­per­to; te­nía las mon­ta­ñas azu­les de la fa­ma y de la con­quis­ta, una lar­ga vi­da fren­te a él, pe­ro su co­ra­zón vi­vía que pue­des ver a dis­tan­cia. No pue­des lle­gar a ellas in­sa­tis­fe­cho. Mi­ra­ba a su al­re­de­dor y veía que la sin es­fuer­zo, y to­do lo que desees de­be ser fru­to de ma­yor par­te de sus ami­gos pa­sa­ban ca­si to­do el tu tra­ba­jo. Si quie­res co­mer, ten­drás que plan­tar. tiem­po di­vir­tién­do­se, be­bien­do y sa­lien­do con chiSi qui­sie­ras amor, es pre­ci­so amar. Si qui­sie­ras el cas, mien­tras él es­ta­ba obli­ga­do a tra­ba­jar de sol a Cie­lo, de­bes ser digno de en­trar por sus por­to­nes. sol pa­ra ayu­dar en el sus­ten­to de su ca­sa. Si qui­sie­ras ser re­cor­da­do, de­bes es­tar pre­pa­ra­do

Cier­ta ma­ña­na, su pa­dras­tro le pi­dió que fue­ra pa­ra lu­char ca­da mi­nu­to de tu vi­da. has­ta una ciu­dad pró­xi­ma, pa­ra com­prar le­va­du­ra –¿Có­mo te lla­mas?– pre­gun­tó Hér­cu­les. de pan. Hér­cu­les obe­de­ció, pe­ro co­mo era la pri–Al­gu­nos me lla­man Tra­ba­jo –res­pon­dió la mu­me­ra vez que an­da­ba por aquel ca­mino, al lle­gar jer–, pe­ro otros me lla­man Vir­tud, y yo pre­fie­ro a una en­cru­ci­ja­da no su­po qué di­rec­ción to­mar. es­te úl­ti­mo nom­bre.

El ca­mino de la de­re­cha era ac­ci­den­ta­do y lleno Hér­cu­les en­ton­ces se di­ri­gió ha­cia la otra mu­jer. de pie­dras, ca­ren­te de cual­quier be­lle­za na­tu­ral, pe–¿Y cuál es tu nom­bre? ro Hér­cu­les no­tó que con­du­cía ha­cia una her­mo­sa –Al­gu­nos me lla­man Pla­cer –di­jo la que ve­nía cor­di­lle­ra de mon­ta­ñas azu­les en el ho­ri­zon­te. El del ca­mino flo­ri­do–. Pe­ro pre­fie­ro ser lla­ma­da ca­mino de la iz­quier­da era an­cho y llano; es­ta­ba Suer­te. bor­dea­do por un río de aguas cla­ras, con­tor­nea­ba –Pla­cer, yo no pue­do ver has­ta dón­de con­duu­na plan­ta­ción de ár­bo­les fru­ta­les y ha­bía pá­ja­ros ce el sen­de­ro pa­ra el cual me con­vi­das –co­men­tó can­tan­do en to­da su ex­ten­sión. Sin em­bar­go, una Hér­cu­les–. Por otro la­do, la Vir­tud me mues­tra las bru­ma ma­ti­nal no per­mi­tía ver adón­de iba a dar. mon­ta­ñas en el ho­ri­zon­te y dón­de pue­do lle­gar con

Mien­tras el jo­ven me­di­ta­ba, pro­cu­ran­do des­cuel re­sul­ta­do de mis es­fuer­zos. brir la me­jor decisión pa­ra cum­plir la mi­sión que se Y to­man­do a la Vir­tud de la mano, en­tró con le ha­bía en­co­men­da­do, no­tó que dos be­llas mu­je­res ella en el ca­mino que con­du­cía ha­cia su pro­pio se apro­xi­ma­ban, ca­da una por un ca­mino. La que des­tino. ve­nía por la ve­re­da ar­bo­la­da lle­gó pri­me­ro, ya que el tra­yec­to era más fá­cil de re­co­rrer; Hér­cu­les no­tó que te­nía el ros­tro do­ra­do por el sol y los ojos bri­llan­tes, y se di­ri­gió a él con voz dul­ce y per­sua­si­va:

–¡Ho­la, mu­cha­cho de in­men­sa fuer­za y ac­ti­tud co­rrec­ta! –di­jo–. Sí­gue­me y te con­du­ci­ré por lu­ga­res ame­nos, don­de no hay tor­men­tas pa­ra cas­ti­gar tu cuer­po ni pro­ble­mas pa­ra en­tris­te­cer tu al­ma. Vi­vi­rás co­mo tus ami­gos, en una ron­da in­ce­san­te de mú­si­ca y ale­gría, y na­da te fal­ta­rá: ni el vino que re­fres­ca ni las ca­mas con­for­ta­bles ni las más be­llas mo­zas de la re­gión. Ven con­mi­go, y tu vi­da se­rá un sue­ño.

A es­ta al­tu­ra, la otra mu­jer, que ve­nía por el sen­de­ro de la mon­ta­ña, tam­bién ha­bía lle­ga­do a

Tra­duc­ción: Mon­tse­rrat Mi­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.