EL EX­POR­TA­DOR DE SA­BO­RES

El chef Ro­dol­fo An­gens­cheidt se me­tió en la co­ci­na de un res­tau­ran­te li­me­ño pa­ra de­mos­trar las de­li­cias que se pue­den pre­pa­rar con in­gre­dien­tes pa­ra­gua­yos.

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

L a pro­pues­ta de la Se­cre­ta­ría Na­cio­nal de Tu­ris­mo (Senatur) lo en­tu­sias­mó des­de el prin­ci­pio: ir a co­ci­nar a Li­ma, na­da me­nos que la ca­pi­tal gas­tro­nó­mi­ca de Amé­ri­ca, ofre­cien­do un show a cua­tro ma­nos con el chef pro­pie­ta­rio del re­co­no­ci­do res­tau­ran­te IK, Je­sús Ál­va­ro.

Ca­da uno de ellos te­nía que pre­pa­rar pro­pues­tas ba­sa­das en co­mi­das tí­pi­cas de su país, pa­ra ofre­cer­las a un se­lec­to gru­po de co­men­sa­les del sec­tor di­plo­má­ti­co, de tu­ris­mo y de la prensa es­pe­cia­li­za­da en gas­tro­no­mía. Así lo hi­cie­ron, y el even­to fue el bro­che de oro de la pre­sen­cia pa­ra­gua­ya en la Fe­ria In­ter­na­cio­nal del Mercado de Reunio­nes e In­cen­ti­vos de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be (Fiex­po), que se desa­rro­lló en la ca­pi­tal pe­rua­na a prin­ci­pios de es­te mes. co­mo por la crí­ti­ca que han he­cho los pe­rió­di­cos en Li­ma. —Sí, Li­ma-Pe­rú hoy en día creo que es el me­jor des­tino tu­rís­ti­co gas­tro­nó­mi­co del mun­do. Más allá del Ma­chu Pic­chu, del Cuz­co, la gas­tro­no­mía pe­rua­na es fan­tás­ti­ca en to­do sen­ti­do, des­de los pro­duc­tos que ofre­ce el Pa­cí­fi­co has­ta los que son ca­rac­te­rís­ti­cos de los An­des, el Ama­zo­nas, las lla­nu­ras. Tie­nen de to­do.Ade­más, su cul­tu­ra gas­tro­nó­mi­ca no es de ha­ce po­co, vie­ne de tra­di­ción. Ellos tie­nen una fu­sión de sa­bo­res y de pro­duc­tos que es real­men­te ex­tra­or­di­na­ria. —Sí, y eso es lo que es­ta­mos en­ca­ran­do hoy en día acá, en mi res­tau­ran­te. Y en Li­ma op­té por los in­gre­dien­tes ho­nes­tos y reales que siem­pre uti­li­za­mos, que son la man­dio­ca y el maíz. Lle­vé dul­ce de gua­ya­ba ca­se­ro, dul­ce de ma­món ca­se­ro, lle­vé la ma­za­mo­rra, ma­ní ku’i, que­so Pa­ra­guay, al­mi­dón de man­dio­ca. Así que las pre­pa­ra­cio­nes fue­ron ca­si cien por cien­to con pro­duc­tos pa­ra­gua­yos. con el maíz, por ejem­plo, se pue­den ha­cer mu­chas co­sas au­tén­ti­cas y tra­di­cio­na­les, co­mo es la co­ci­na pa­ra­gua­ya. Yo siem­pre di­go que en nues­tra gas­tro­no­mía no hay di­fe­ren­cias so­cia­les: en la ca­sa más hu­mil­de o en la ca­sa ñem­bo cu­lí (apa­ren­te­men­te dis­tin­gui­da), to­dos co­men so­pa pa­ra­gua­ya, to­dos co­men chi­pa, to­dos co­men mbe­ju y chi­pa gua­su.

Y tam­bién es muy di­fe­ren­te a la gas­tro­no­mía rio­pla­ten­se o de otros paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca: el mbe­ju se co­me so­lo en Pa­ra­guay, la so­pa pa­ra­gua­ya es de acá, el pa­ja­gua es so­lo pa­ra­gua­yo. —Ca­paz que de­be­ría de­di­car­le un po­co más. Hoy un co­ci­ne­ro tie­ne que es­tar 24 ho­ras pen­san­do en co­ci­na, por­que te pue­de ins­pi­rar en ca­da mo­men­to del día: en la ca­ma, ma­ne­jan­do, ca­mi­nan­do, co­ci­nan­do. En cual­quier mo­men­to sur­ge una ins­pi­ra­ción. —Tra­ba­ja­mos jun­tos du­ran­te tres días con mu­cha ale­gría, tan­to con él co­mo con su equi­po: hay 18 co­ci­ne­ros en la co­ci­na de IK, pa­ra dar de co­mer a 40 per­so­nas. Ha­bía chi­cos de Mé­xi­co, de Brasil, de Ar­gen­ti­na, de Fran­cia, to­dos ha­cien­do pa­san­tías en el res­tau­ran­te. Y así co­mo yo tu­ve una lin­da ex­pe­rien­cia con ellos, creo que ellos tam­bién la tu­vie­ron con­mi­go,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.