DE­VO­CIÓN TEM­PRA­NA.

Ultima Hora - Vida - - En Pocas Palabras -

la en­co­men­dó a San Fran­cis­co So­lano. Des­de en­ton­ces no de­jó de asis­tir a la ce­le­bra­ción, sal­vo en una oca­sión.

Esa au­sen­cia le cos­tó un re­pro­che de su pro­tec­tor. “Esa no­che me acos­té pa­ra dor­mir y él me re­cla­mó. Lue­go apa­re­cie­ron unos in­dios que dan­za­ban al­re­de­dor de mi ca­ma y mu­cho me pe­ga­ron. Se enojó con­mi­go San Fran­cis­co. Aho­ra la­men­té no es­tar pre­sen­te en la vís­pe­ra (el 23). No te­nía quien me tra­je­ra. Pe­ro voy a ve­nir siem­pre”, cuen­ta la pro­me­se­ra, que al igual que don Pedro Bal­bue­na y tan­tos otros fie­les se han su­ma­do a es­ta de­vo­ción a tra­vés de sus pa­dres.

SIN EDA­DES

En­tre el pú­bli­co ha­bía va­rios re­cién na­ci­dos. En­tre ellos, Jo­sías Ni­co­lás (quien lle­va­ba pues­to un som­bre­ri­to de plu­mas), muy có­mo­do en bra­zos de su ma­dre. “Nues­tra fe es­tá pues­ta en es­te san­to. Le agra­de­cí que mi be­bé ha­ya na­ci­do sin in­con­ve­nien­tes. Ese fue mi pe­di­do, y me cum­plió. To­dos los años, mien­tras ten­ga sa­lud y fuer­za, es­ta­ré acá”, di­ce Lo­re­na Ja­ra mien­tras acom­pa­ña la ima­gen del san­to y las cam­pa­nas echa­das al vue­lo ga­nan la ma­ña­na.

To­ri­bia Bal­bue­na Es­cu­rra (54) des­cri­be de una ma­ne­ra bien grá­fi­ca el sen­ti­mien­to: se le po­ne la piel de ga­lli­na al es­tar en es­ta ce­le­bra­ción. Es pro­me­se­ra des­de ha­ce 19 años, cuan­do se en­co­men­dó al san­to por mo­ti­vo de su se­gun­do em­ba­ra­zo, que se com­pli­có por su cua­dro de dia­be­tes. “Es­tu­ve in­ter­na­da du­ran­te dos me­ses y al na­cer mi hi­jo se que­dó dos se­ma­nas más. Los doc­to­res me di­je­ron que me en­co­men­da­ra al san­to al que le tu­vie­ra más fe, y pro­me­tí ve­nir acá has­ta el final de mis días”, des­cri­be To­ri­bia, acom­pa­ña­da de sus hi­jos. “La vez pa­sa­da me enojé con una se­ño­ra, por­que me cues­tio­nó que le rin­die­ra tri­bu­to a una fi­gu­ra. No quie­ro que na­die me ha­ble mal de mi religión y de mi par­ti­do”, di­ce desafian­te.

Hay ver­sio­nes que ase­gu­ran que fray Fran­cis­co So­lano nun­ca es­tu­vo en Pa­ra­guay. Otra le­yen­da afir­ma que es­tu­vo en el Cha­co pa­ra­gua­yo. Más allá de la pre­sen­cia o no de es­te re­li­gio­so ca­no­ni­za­do en 1726, es se­gu­ro que su de­vo­ción ha que­da­do im­preg­na­da en la re­li­gio­si­dad po­pu­lar pa­ra­gua­ya. Y

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.