Kóa he­tá­ma…

Ultima Hora - Vida - - Zapping -

Uno va y vo­ta por el me­nos peor de los can­di­da­tos, el día de vo­ta­ción (fal­ta­ría que uno fue­ra a vo­tar un Vier­nes San­to) se en­su­cia el de­do con la tin­ta cre­mo­sa y re­gre­sa a su ca­sa sin­tién­do­se un po­qui­to pe­lo­tu­do. Pe­ro, a la vez, sien­te en el pe­cho un cos­qui­lleo de sa­tis­fac­ción por ha­ber cum­pli­do un man­da­to cí­vi­co, aun­que, re­pa­san­do las op­cio­nes que te­nía a ele­gir, era inevi­ta­ble con­cluir en que to­dos eran de me­dio pe­lo pa­ra aba­jo.

Aho­ra pa­re­ce que las co­sas cam­bia­rán. En un omi­no­so fu­tu­ro, pue­de ser obli­ga­to­rio vo­tar. Y ahí ya ten­dre­mos gres­ca. En­ci­ma de que a ca­da elec­ción, los can­di­da­tos em­peo­ran es­can­da­lo­sa­men­te, pa­re­ce que su­fra­gar se vol­ve­rá obli­ga­to­rio. Si uno va a vo­tar, has­ta aho­ra, por­que es una li­bre elec­ción, una ex­pre­sión de­mo­crá­ti­ca ejer­ci­da sin obli­ga­ción al­gu­na, ¿có­mo se sen­ti­rá cuan­do vo­tar ya no sea op­cio­nal, sino una obli­ga­ción fé­rrea, con mul­tas y has­ta pri­sión pa­ra el que no cum­pla ca­bal­men­te con su de­ber?

Co­mo ya que­dó apun­ta­do, los can­di­da­tos se po­nen peor con­for­me pa­san las elec­cio­nes. Pa­ra unos años más ade­lan­te, no es des­ca­be­lla­do te­mer que un chim­pan­cé sea can­di­da­to a una si­lli­ta en el Par­la­men­to, o la Jun­ta Mu­ni­ci­pal.

Pen­sán­do­lo me­jor, ¿no se ha­brán fil­tra­do ya unos cuan­tos si­mios en los car­gos pú­bli­cos elec­ti­vos y de los otros? Hay mu­cha bes­tia­li­dad ma­ni­fes­ta­da y eje­cu­ta­da en di­ver­sas ins­ti­tu­cio­nes. Y so­bre la pro­me­sa de que na­die nun­ca más ro­ba­ría di­ne­ro pú­bli­co en el Pa­ra­guay, lan­za­da por Car­tes, los mu­cha­chos ro­ba­ron y si­guen ro­ban­do a cua­tro ma­nos, im­pú­di­ca­men­te. ¿No tie­nen si­quie­ra la in­ten­ción de di­si­mu­lar aun­que sea un po­co? No, se­ñor, no, se­ño­ra; aquí pri­ma la con­sig­na: si ro­bo, quie­ro que se no­te. De tal pen­sa­mien­to pro­vie­nen las man­sio­nes, las es­tan­cias en ma­nos de gen­te que ja­más vio una va­ca vi­va, las es­po­sas o aman­tes re­ju­ve­ne­ci­das has­ta cam­biar de fac­cio­nes, las fies­tas fas­tuo­sas, los via­jes de va­ca­cio­nes a lu­ga­res exó­ti­cos a más no po­der, los au­tos mo­de­lo 2016 y otros pe­que­ños lu­jos más. El si­tio que co­rres­pon­de a se­res de esa men­ta­li­dad, pue­de ser la cár­cel o la es­cue­la pri­ma­ria, se­gún la gra­ve­dad de sus tra­ve­su­ras. Lo más gra­ve de to­do es que en­ci­ma de to­do, en ca­da dis­cur­so de las al­tas au­to­ri­da­des, no fal­tan los au­to­bom­bos acer­ca de lo bien que va el país y los in­di­si­mu­la­bles pro­gre­so y bie­nes­tar que se per­ci­ben en ca­da rin­cón. De mi par­te, va una ad­ver­ten­cia: si me obli­gan a vo­tar, ja­más vol­ve­ré a vo­tar.

“Y so­bre la pro­me­sa de que na­die nun­ca más ro­ba­ría di­ne­ro pú­bli­co en el Pa­ra­guay, lan­za­da por Car­tes, los mu­cha­chos ro­ba­ron y si­guen ro­ban­do a cua­tro ma­nos, im­pú­di­ca­men­te”

Mo­ne­co Ló­pez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.