Crian­za en dis­cu­sión

Ha­ce no mu­chos años, la re­co­men­da­ción era no al­zar upa a los be­bés, por­que se les mal­cria­ba. Si llo­ra­ban, ha­bía que de­jar­los so­los pa­ra que se for­ta­le­cie­ran. ¿Dor­mir to­dos en la mis­ma pie­za?, ¡nun­ca! Hoy to­do cam­bió.

Ultima Hora - Vida - - Sumario - Tex­to: Fá­ti­ma Schulz Va­lle­jos Foto: Fer­nan­do Fran­ces­che­lli.

Más víncu­los afec­ti­vos y con­tac­to fí­si­co con los be­bés son las pre­mi­sas de hoy, se­gún es­pe­cia­lis­tas. En los úl­ti­mos años, los pro­pios pro­fe­sio­na­les bus­ca­ron rein­vin­di­car el pa­pel de la fa­mi­lia co­mo fuen­te de ha­bi­li­da­des so­cia­les ne­ce­sa­rias pa­ra el fu­tu­ro exi­to­so del me­nor.

El nue­vo es­ti­lo de crian­za pro­po­ne, en­tre otras co­sas, más ape­go, tiem­po de ca­li­dad, lac­tan­cia de ma­yor du­ra­ción y na­da de cas­ti­gos fí­si­cos. “Los tiem­pos van cam­bian­do, por lo tan­to, la crian­za tam­bién. Lo más im­por­tan­te es que la ma­dre pue­da vi­vir su ma­ter­ni­dad des­de la con­cien­cia y el amor, co­nec­ta­da con las ne­ce­si­da­des de su hi­jo y con­fian­do en su ins­tin­to”, sos­tie­ne Pa­tri­cia Zu­bi­za­rre­ta, si­có­lo­ga clí­ni­ca y fun­da­do­ra de Lum­bre, un cen­tro de cre­ci­mien­to per­so­nal.

LA NUE­VA CRIAN­ZA

Des­de la for­ma de dor­mir has­ta la edad de ir al jar­dín. An­tes al­can­za­ba con que los pa­dres res­pon­die­ran a las ne­ce­si­da­des bá­si­cas de los hi­jos, co­mo cam­biar­los, ali­men­tar­los y dor­mir­los. Hoy, tan­to la pue­ri­cul­tu­ra —ra­ma de la me­di­ci­na que se en­car­ga del es­tu­dio y la prác­ti­ca de los cui­da­dos y la crian­za de los ni­ños— co­mo la si­co­lo­gía im­pul­san el ape­go, una crian­za cen­tra­da en el con­tac­to per­ma­nen­te en­tre pa­dres e hi­jos.

Los mo­dos ac­tua­les del cui­da­do mu­chas ve­ces con­tra­di­cen ra­di­cal­men­te con los mé­to­dos de nues­tras ma­dres o abue­las. Por ejem­plo, la clá­si­ca po­si­ción pa­ra dor­mir era bo­ca aba­jo, y aho­ra es bo­ca arri­ba. “En mu­chos es­tu­dios, dor­mir bo­ca aba­jo se aso­cia fuer­te­men­te con la muer­te sú­bi­ta. Si bien dor­mir bo­ca arri­ba ha­ce que los lac­tan­tes duer­man me­nos y ten­gan más des­per­ta­res du­ran­te la no­che, es­ta es la pos­tu­ra que se re­co­mien­da, por­que no ha mos­tra­do nin­gún otro pe­li­gro aso­cia­do”, ex­pli­ca la pe- dia­tra Ju­lia Acu­ña, je­fa de la Uni­dad de Cui­da­dos In­ten­si­vos del Sa­na­to­rio Mi­go­ne.

Y ha­blan­do del sue­ño. Mu­cho se ha di­cho del co­le­cho -dor­mir con los pa­dres-, que fue prohi­bi­do por dé­ca­das y hoy es recomendado por es­pe­cia­lis­tas. “Dor­mir en la mis­ma ha­bi­ta­ción que los pa­dres ge­ne­ra una pro­xi­mi­dad en­tre ma­dre e hi­jo que es­ti­mu­la la lac­tan­cia ma­ter­na, per­mi­tién­do­le ama­man­tar más a me­nu­do, apro­xi­ma­da­men­te el do­ble y du­ran­te ca­si tres ve­ces más de tiem­po”, de­ta­lla Acu­ña. “A su vez —agre­ga—, es­to tam­bién dis­mi­nu­ye el ries­go de muer­te sú­bi­ta”.

¿Qué pa­sa si el be­bé llo­ra? Upa, chu­pe­te o bi­be­rón son las pri­me­ras op­cio­nes que vie­nen a la ca­be­za. Pri­me­ro que na­da, la doc­to­ra Acu­ña su­gie­re la lac­tan­cia ma­ter­na ex­clu­si­va du­ran­te los pri­me­ros seis me­ses de vi­da, por en­de, evi­tar el chu­pe­te y el bi­be­rón es la op­ción más vá­li­da, de mo­do a no in­ter­fe­rir en el ama­man­ta­mien­to. “Lo ideal se­ría li­mi­tar sus usos has­ta el año de vi­da. Ade­más del chu­pe­te, por ejem­plo, exis­ten otras ma­nio­bras pa­ra cal­mar el llan­to de un be­bé, co­mo es el con­tac­to piel con­tra piel”, agre­ga la pro­fe­sio­nal.

CAM­BIA, TO­DO CAM­BIA

Den­tro de la crian­za, otro te­ma bas­tan­te dis­cu­ti­do es la educación. Años atrás se bus­ca­ba que los ni­ños es­tu­vie­ran has­ta los cin­co o seis años en su am­bien­te fa­mi­liar. Hoy, con la in­ten­ción de que so­cia­li­cen, in­gre­san al jar­dín des­de los dos años. Sin em­bar­go, a Zu­bi­za­rre­ta es­te te­ma no le pa­re­ce un con­di­cio­nan­te. “Los tiem­pos cam­bia­ron. Ha­ce 50 años ca­si nin­gún ni­ño iba a la guar­de­ría, y de igual ma­ne­ra los chi­cos apren­dían a ha­blar, es­cri­bir, su­mar y tam­bién eran ca­pa­ces de so­cia­li­zar. Aho­ra la ma­yo­ría de las ma­dres tra­ba­jan y ne­ce­si­tan de­jar a sus hi­jos en la guar­de­ría ca­da vez a una edad más tem­pra­na. Fi­nal­men­te, la me­jor decisión es la que se to­ma con­si­de­ran­do lo más ade­cua­do pa­ra el ni­ño. De­pen­de mu­cho de su de­sa­rro­llo evo­lu­ti­vo. Un pe­que­ño que ha re­ci­bi­do la con­ten­ción emo­cio­nal y las res­pues­tas a sus ne­ce­si­da­des bá­si­cas de se­gu­ri­dad y con­fian­za con sus pa­dres, es al­guien que apren­dió la im­por­tan­cia del víncu­lo con otra per­so­na y es­tá pre­pa­ra­do pa­ra po­der re­la­cio­nar­se con los de­más”, aña­de.

EL CAS­TI­GO Y LOS PRE­MIOS

“Eso pa­sa por­que nun­ca te pe­ga­ron”. Es­ta sue­le ser una fra­se muy pro­nun­cia­da por adul­tos que fue­ron chi­cos en una épo­ca en que el cas­ti­go fí­si­co era la for­ma de edu­car y en­ca­mi­nar los ma­los com­por­ta­mien­tos. Sin em­bar­go, hoy en día, los cam­bios en la crian­za nos di­cen que es­ta es una op­ción ne­ga­ti­va a la ho­ra de san­cio­nar las con­duc­tas inade­cua­das de los ni­ños. “El cas­ti­go es in­ne­ce­sa­rio en la educación de los hi­jos. La pa­la­bra cas­ti­go siem­pre es­tá re­la­cio­na­da con al­go ma­lo, y es­to no im­pul­sa a apren­der ni cons­truir na­da. En­ci­ma, la san­ción ca­si nun­ca es­tá vin­cu­la­da al he­cho”, con­si­de­ra la si­có­lo­ga.

Pre­miar la con­duc­ta de los hi­jos tam­po­co de­be­ría ser una cons­tan­te. A es­to, Pa­tri­cia afir­ma: “Tan­to el cas­ti­go co­mo el pre­mio son so­lu­cio­nes fá­ci­les y rá­pi­das. Cuan­do pre­mia­mos a los hi­jos, les acos­tum­bra­mos a rea­li­zar una ta­rea pa­ra re­ci­bir al­go a cam­bio, re­ba­jan­do la ca­li­dad mo­ral del ac­to. De es­ta for­ma, el ni­ño apren­de que so­la­men­te cuan­do re­ci­be al­go va­le la pe­na or­de­nar el cuar­to o sa­car bue­nas no­tas. Lo ideal es pre­miar­lo con com­pa­ñía, co­mo pa­sar el tiem­po jun­tos en el ci­ne o en el par­que y dis­fru­tar del tiem­po con ellos”.

Los es­pe­cia­lis­tas coin­ci­den que de­jar de la­do ce­lu­la­res, te­le­vi­so­res y compu­tado­ras a la ho­ra de cam­biar pa­ña­les, ves­tir, ba­ñar o com­par­tir con los hi­jos, ofre­cién­do­les una com­ple­ta aten­ción du­ran­te esas ac­ti­vi­da­des, ayu­da­rá al ni­ño a sen­tir­se com­ple­to emo­cio­nal­men­te.

Pe­ro al final, ser pa­dres lle­va más tiem­po y creatividad que leer cual­quier ma­nual de ins­truc­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.