Con­cier­to en pan­ta­lla gran­de

A es­ca­sas se­ma­nas de su es­treno, la pe­lí­cu­la Man­go­ré: por amor al ar­te ge­ne­ra una gran ex­pec­ta­ti­va en el pú­bli­co na­cio­nal y en el ex­tran­je­ro. Co­mo un ade­lan­to, el di­rec­tor Luis R. Ve­ra ha­ce un bre­ve des­glo­se de la esen­cia del fil­me.

Ultima Hora - Vida - - Sumario - Tex­to: Car­los El­bo Mo­ra­les Foto: Gentileza.

Igual que los mi­nu­tos pre­vios a su­bir al es­ce­na­rio, cuan­do se afi­nan las no­tas an­tes de pre­sen­tar­se al pú­bli­co. Es­ta es la me­tá­fo­ra que cal­za per­fec­ta­men­te en es­tos días pa­ra el di­rec­tor Luis R. Ve­ra, quien rea­li­za los úl­ti­mos y mi­nu­cio­sos vis­ta­zos de la pe­lí­cu­la Man­go­ré: por amor alar­te. “Yo soy el res­pon­sa­ble ar­tís­ti­co de la pe­lí­cu­la. Por eso to­dos los de­ta­lles tie­nen que ser re­vi­sa­dos por mí, y eso im­pli­ca un es­trés ex­tra”, ex­pli­ca Ve­ra al men­cio­nar es­ta úl­ti­ma par­te del tra­yec­to, re­co­rri­do du­ran­te cua­tro años pa­ra que el fil­me lle­gue a su fin y es­té lis­to pa­ra ser pre­sen­ta­do al pú­bli­co.

“Me sien­to muy sa­tis­fe­cho y or­gu­llo­so de ha­ber cum­pli­do es­te tra­ba­jo in­ten­so. Es­to sig­ni­fi­có asu­mir esa res­pon­sa­bi­li­dad que me en­tre­gó mi ami­go y pro­duc­tor Leo Ru­bin. Él me trans­mi­tió la idea y me ter­mi­nó de con­ven­cer y se­du­cir pa­ra que ha­ga­mos una pe­lí­cu­la so­bre la vi­da y obra de es­te gran hom­bre y ex­tra­or­di­na­rio mú­si­co co­mo era Agus­tín Ba­rrios. Son mu­chas ex­pe­rien­cias acu­mu­la­das, mu­chas an­sias y es­ta­dos emo­cio­na­les en es­tos mo­men­tos, la ma­yo­ría de ellos po­si­ti­vos”, di­ce el di­rec­tor de ca­ra al in­mi­nen­te es­treno.

LA CON­VIC­CIÓN

Man­go­ré: por amor al ar­te, la pe­lí­cu­la he­cha con el ma­yor pre­su­pues­to has­ta hoy en el ci­ne pa­ra­gua­yo, cos­tó USD 1.400.000 apro­xi­ma­da­men­te. ¿Có­mo uno se em­bar­ca en es­ta aven­tu­ra, con el ries­go que im­pli­ca ju­gar­se por ella? La con­vic­ción del pro­duc­tor y la ex­pe­rien­cia ci­ne­ma­to­grá­fi­ca de Ve­ra se com­bi­na­ron pa­ra re­tra­tar al ícono de la gui­ta­rra pa­ra­gua­ya y mun­dial.

“Te­ne­mos co­pro­duc­to­res de otros paí­ses que elo­gia­ron la ca­pa­ci­dad, en par­ti­cu­lar de Leo, de lle­var ade­lan­te es­ta pro­duc­ción. Di­je­ron que ellos mis­mos no se hu­bie­sen atrevido a ha­cer­lo, con la po­ca ex­pe­rien­cia del pro­duc­tor en es­te ám­bi­to. Mi com­pro­mi­so des­de el ini­cio fue ayu­dar­le mu­cho”, cuen­ta el di­rec­tor, quien jun­to a Ru­bin, en el rol de co­pro­duc­tor, reali­zó el do­cu­men­tal La in­de­pen­den­cia

in­con­clu­sa.

La mis­ma fi­gu­ra de Man­go­ré tam­bién re­sul­tó atrac­ti­va pa­ra el ci­neas­ta y lo con­ven­ció de su­mar­se a es­ta aven­tu­ra fíl­mi­ca. “Man­go­ré fue un hom­bre con una vi­da pri­va­da y ar­tís­ti­ca que te­nía to­da la re­so­nan­cia pa­ra ser con­ver­ti­da en pe­lí­cu­la. Era un per­so­na­je atrac­ti­vo, com­ple­jo, con esa dua­li­dad iden­ti­ta­ria, que po­día su­bir­se al es­ce­na­rio de frac y al ac­to si­guien­te apa­re­cer ves­ti­do de in­dí­ge­na. Atre­ver­se a eso en aque­lla épo­ca en que los in­dí­ge­nas eran per­se­gui­dos y ca­za­dos re­pre­sen­ta­ba un ac­to de va­len­tía, co­ra­je y mu­cha iden­ti­dad e in­te­gri­dad”.

LA FIC­CIÓN

Ade­más de es­tar de­trás de cá­ma­ras, Luis R. Ve­ra se en­car­gó del guión. Pa­ra nu­trir la his­to­ria, uti­li­zó co­mo fuen­tes la mis­ma mú­si­ca de Pío Ba­rrios, los li­bros y los es­cri­tos del ar­tis­ta. Su­man­do to­da esa información fue ar­man­do la tra­ma. En va­rias oca­sio­nes el di­rec­tor ha acla­ra­do que es­ta no es una pe­lí­cu­la bio­grá­fi­ca so­bre el gui­ta­rris­ta ni tam­po­co se tra­ta­rá de un mu­si­cal. Más bien, las ca­rac­te­rís­ti­cas del per­so­na­je co­rres­pon­den a un re­tra­to fic­cio­na­do.

“No pre­sen­to a un san­to ni a al­guien im­po­lu­to. Abor­do y es­cri­bo la his­to­ria de él des­de una pers­pec­ti­va muy per­so­nal. Tam­po­co apun­to a in­ven­tar una ver­dad o reali­dad, es un per­so­na­je fic­ti­cio que se apro­xi­ma al Man­go­ré y Agus­tín Ba­rrios que yo hu­bie­se que­ri­do que to­dos ten­ga­mos. Es­ta es una reivin­di­ca­ción de los me­jo­res va­lo­res de es­te ar­tis­ta”. En la cin­ta so­bre el crea­dor de La­Ca­te

dral, na­ci­do en San Juan Bau­tis­ta (Mi­sio­nes) en 1885 y fa­lle­ci­do en El Sal­va­dor en 1944, el di­rec­tor y guio­nis­ta se­ña­la que se ve re­pre­sen­ta­do él y los que de­ci­den ser ar­tis­tas al se­guir ese im­pul­so pri­mi­ge­nio: to­do es por amor al ar­te. Mues­tra ade­más el con­flic­to del ge­nio úni­co y su vi­da pri­va­da. “En el ca­so de Man­go­ré, el re­sul­ta­do no es el más fe­liz. Tie­ne la­dos os­cu­ros, aban­do­nos, hi­jos, mu­je­res no fe­li­ces. Tam­bién fa­mi­lias que no pu­die­ron con­su­mar su re­la­ción con él. A pe­sar de to­do, él de­mues­tra un ac­to de ge­ne­ro­si­dad con esas per­so­nas al de­cir­les que to­do lo que ha­ce es por amor al ar­te y ha­cia ellos”.

DE PRI­ME­RA MANO

En enero pa­sa­do, Vi­da ha­bía ha­bla­do con Eli­sa Go­doy, hi­ja del gui­ta­rris­ta Ca­yo Si­la Go­doy, quien lle­vó ade­lan­te la ta­rea de re­co­pi­la­ción, pu­bli­ca­ción y di­fu­sión de las obras de Man­go­ré. Eli­sa se­ña­la­ba que los pro­duc­to­res del fil­me no se ha­bían co­mu­ni­ca­do con su pa­dre, quien po­día apor­tar da­tos so­bre el ar­tis­ta y sus crea­cio­nes.

Ve­ra co­men­ta que mien­tras escribía el guión lle­gó a co­mu­ni­car­se te­le­fó­ni­ca­men­te con Si­la Go­doy, sa­bien­do de sus co­no­ci­mien­tos en cuan­to al le­ga­do de Man-

go­ré. “Re­cuer­do que en un mo­men­to me di­jo, tex­tual­men­te, que era muy im­por­tan­te que yo mis­mo pu­die­se in­ter­pre­tar la obra de Man­go­ré. Eso de­bía de ha­cer­lo des­de mi pro­pia sen­si­bi­li­dad, pues él (Pío Ba­rrios) no ne­ce­si­ta­ba in­ter­me­dia­rios a la ho­ra de in­ter­pre­tar o leer su mú­si­ca”.

Los en­cuen­tros en­tre am­bos fi­nal­men­te no fue­ron po­si­bles. El di­rec­tor de Miss Ame­ri­guá co­men­ta que en una oca­sión, Si­la Go­doy ca­yó en­fer­mo. Lue­go él tu­vo que via­jar y fi­nal­men­te ya te­nía su­fi­cien­te información re­co­gi­da de va­rios ma­te­ria­les, en­tre ellos, es­cri­tos por el ex­tin­to di­fu­sor de la obra de Ba­rrios. “Lo que desea­ba era mos­trar­le la pe­lí­cu­la ter­mi­na­da a to­dos los cul­to­res de Man­go­ré. Y que ellos se sin­tie­ran or­gu­llo­sos y sa­tis­fe­chos de la gran em­pre­sa que lle­va­mos ade­lan­te”, cuen­ta el au­dio­vi­sua­lis­ta.

EL OTRO PAÍS

La ex­pec­ta­ti­va que crea la pe­lí­cu­la en el pú­bli­co va en au­men­to. No so­lo en el país, sino tam­bién en el ex­tran­je­ro, se­gún se ve en los co­men­ta­rios en la fan pa­ge Man­go­ré: por amo­ra­lar­te. Luis R. Ve­ra, cu­yo prin­ci­pio es ha­cer un ci­ne que de­je hue­llas, pen­sa­mien­tos y sen­ti­mien­tos, se­ña­la que el fil­me es­tá des­ti­na­do a que lo dis­fru­ten to­dos. Espera que el pú­bli­co ma­yo­ri­ta­rio sea de ni­ños y jó­ve­nes, pues tan­to la cin­ta co­mo el es­fuer­zo que de­man­dó su rea­li­za­ción de­mues­tran que es po­si­ble al­can­zar los sue­ños.

“Agus­tín Ba­rrios re­pre­sen­ta el pa­ra­dig­ma de lo to­do lo que se pien­sa de es­te país en el ex­te­rior, pues mu­chos lo re­co­no­cen por la co­rrup­ción. La iden­ti­dad ori­gi­nal de es­te pue­blo no es eso, es de la crea­ción, el es­fuer­zo, el ha­ber so­bre­vi­vi­do al ex­ter­mi­nio. Man­go­ré re­pre­sen­ta los va­lo­res más no­bles del Pa­ra­guay pro­fun­do. El de la ho­nes­ti­dad y la lu­cha leal por con­se­guir y al­can­zar el éxi­to”, des­cri­be el di­rec­tor, en­fa­ti­zan­do que es­te fil­me es irre­fu­ta­ble­men­te un ac­to de cul­tu­ra y un tes­ti­mo­nio de la his­to­ria de un hom­bre, un pue­blo y un país.

UN BA­RRIOS ME­XI­CANO. Da­mián Al­cá­zar in­ter­pre­ta al gui­ta­rris­ta en Man­go­ré: por amor al ar­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.