EL GATOYOGUI

Un gru­po de per­so­nas que prac­ti­can yo­ga y a la vez son aman­tes de los ani­ma­les com­bi­nan es­tas pre­fe­ren­cias y rea­li­zan una ac­ti­vi­dad so­li­da­ria.

Ultima Hora - Vida - - Sumario - Tex­to: Car­los Da­río To­rres Fo­tos: Ja­vier Val­dez.

El pe­que­ño fe­lino ca­mi­na so­bre la col­cho­ne­ta, se es­ti­ra y acer­ca su ho­ci­co al ros­tro del hu­mano que rea­li­za una de las po­si­cio­nes del yo­ga; y el ron­ro­neo del ga­to tam­bién ayu­da a la re­la­ja­ción. Es una es­ce­na que se ha he­cho co­mún en otras par­tes del mun­do y que aho­ra ha en­con­tra­do su es­pa­cio en Pa­ra­guay.

El ma­ri­da­je en­tre ga­tos y yo­ga re­cién es­tá em­pe­zan­do a di­fun­dir­se en el país, pe­ro la fi­na­li­dad es la mis­ma: apro­ve­char una cla­se de es­ta dis­ci­pli­na, desa­rro­lla­da en­tre los pe­que­ños fe­li­nos, pa­ra lle­var a ca­sa a un ani­ma­li­to tras la jor­na­da de ejer­ci­cios.

Ha­ri Go­pal Yo­ga y la or­ga­ni­za­ción sin fi­nes de lu­cro Adop­ta­me con amor y res­pon­sa­bi­li­dad, pre­ten­den re­pli­car la ex­pe­rien­cia y es­pe­ran ob­te­ner el mis­mo éxi­to al­can­za­do fue­ra de nues­tras fron­te­ras. Se­rá una ac­ti­vi­dad so­li­da­ria y a la vez gra­ti­fi­can­te pa­ra quie­nes de­ci­dan to­mar par­te en ella, pro­me­ten sus or­ga­ni­za­do­ras.

Quie­nes no es­tán fa­mi­lia­ri­za­dos con es­ta for­ma de ha­cer yo­ga pue­den pen­sar que se tra­ta de una mo­da­li­dad en par­ti­cu­lar o que ca­da uno de­be acu­dir con su pro­pio mi­nino. Pe­ro no, no se tra­ta de eso, sino de que ca­da par­ti­ci­pan­te co­la­bo­re con quie­nes se en­car­gan de res­ca­tar a ani­ma­les aban­do­na­dos, en es­te ca­so, ga­tos, a tra­vés de una ac­ti­vi­dad so­li­da­ria.

PA­RA RE­CAU­DAR

Nat­ha­lie Agui­le­ra, de Ha­ri Go­pal Yo­ga, lo ex­pli­ca: “No es una mo­da­li­dad de yo­ga, es un even­to so­li­da­rio pa­ra ayu­dar a mis alum­nas que son res­ca­tis­tas de Adop­ta­me. Ellas es­tán en­deu­da­das has­ta la co­ro­ni­lla, por­que tie­nen de 60 a 100 ani­ma­les en sus ca­sas, que son ho­ga­res tem­po­ra­les; res­ca­tan, cas­tran, va­cu­nan, to­do lo que se lle­va a ca­bo cuan­do al­guien se ha­ce car­go de un ani­mal aban­do­na­do”.

Las res­ca­tis­tas de Adop­ta­me rea­li­zan una fe­ria en el Shop­ping Vi­lla Mo­rra un sá­ba­do al mes. En ella ex­po­nen los pe­rros y los ga­tos que res­ca-

tan pa­ra que los in­tere­sa­dos los to­men en adop­ción. Pe­ro ha­cer­lo una vez al mes les re­sul­ta in­su­fi­cien­te pa­ra ob­te­ner los re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra cu­brir un pre­su­pues­to ele­va­do. Y con­ver­san­do en­tre ellas sur­gió la idea de ha­cer al­go no­ve­do­so pa­ra jun­tar fon­dos.

“Les ofre­cí ha­cer una cla­se de yo­ga, de ma­ne­ra que las per­so­nas ven­gan a la cla­se, pa­guen una ci­fra sim­bó­li­ca de G. 50.000, que les va a in­cluir la cla­se de yo­ga, un te­ci­to que siem­pre se to­ma des­pués de las cla­ses y una tor­ta ve­ga­na, sin nin­gún pro­duc­to ani­mal. Ge­ne­ral­men­te, los res­ca­tis­tas son to­dos ve­ga­nos. Y en el mun­do del yo­ga, el ve­ga­nis­mo va de la mano con la dis­ci­pli­na, y que­da to­do en ar­mo­nía”, re­la­ta Nat­ha­lie.

La ins­truc­to­ra co­no­ce el te­rreno. Ella mis­ma sa­le a res­ca­tar ga­tos en su es­ca­so tiem­po li­bre, se­gún sus pa­la­bras. La ta­rea no es fá­cil. Se de­be pre­pa­rar la jau­la-tram­pa con una por­ción de atún co­mo car­na­da, ubi­car­la en el si­tio don­de es­tán aban­do­na­dos los ani­ma­les y es­pe­rar. Pue­den pa­sar has­ta cua­tro ho­ras an­tes de que la fu­tu­ra mas­co­ta que­de atra­pa­da, pe­ro sin su­frir da­ño.

“El pro­ble­ma es que siem­pre es­ta­mos cor­tas de jau­las. Ca­da una cues­ta G. 300.000. Des­pués de atra­par a los ga­ti­tos, los lle­va­mos pa­ra cas­trar­los y ve­mos dón­de de­jar­los pa­ra vol­ver a usar esas jau­las. Es un des­plie­gue de una o dos se­ma­nas de tra­ba­jo”, de­ta­lla.

¿SUER­TU­DO?

La par­te no­ve­do­sa de la ac­ti­vi­dad so­li­da­ria pro­gra­ma­da es que res­ca­tis­tas y yo­guis van a acu­dir a esa jor­na­da con los ga­ti­tos, que —co­mo cuen­ta Nat­ha­lie— siem­pre son los me­nos afor­tu­na­dos a la ho­ra de adop­ción. “La gen­te adop­ta mu­cho más a los pe­rros que a los ga­tos; es­tos úl­ti­mos nun­ca tie­nen tan­ta suer­te”, co­men­ta.

Por tal ra­zón, los fe­li­nos que acu­di­rán a la jor­na­da se­rán los que es­tén lis­tos pa­ra adop­ción, es de­cir, va­cu­na­dos, cas­tra­dos y cui­da­dos, pres­tos pa­ra ir a un ho­gar. “No se pue­de ofre­cer un ani­mal he­cho bol­sa, por­que ahí me­nos van a que­rer adop­tar­lo”, acla­ra Nat­ha­lie.

Aun­que la jor­na­da se­rá so­li­da­ria y de adop­ción, los ga­tos no son ex­tra­ños a la ac­ti­vi­dad yó­gui­ca. En­tre las po­si­cio­nes exis­te la que se co­no­ce co­mo la pos­tu­ra del ga­to o bi­da­la­sa­na, ideal pa­ra prin­ci­pian­tes, con la que se es­ti­ra el cue­llo, la es­pal­da y el tor­so. Sir­ve ade­más pa­ra ma­sa­jear sua­ve­men­te la co­lum­na ver­te­bral y los múscu­los, me­jo­rar las fun­cio­nes de los ór­ga­nos del vien­tre y cal­mar la men­te me­dian­te el ali­vio de la ten­sión y el es­trés.

“Me en­can­tan los ga­tos, por­que son animalitos muy es­pe­cia­les y den­tro de la fi­lo­so­fía yó­gui­ca se con­si­de­ra que son se­res muy evo­lu­cio­na­dos. Cuan­do ha­ce años es­ta­ba por abrir mi cen­tro de yo­ga, mi maes­tro me di­jo que si iba a vi­vir en ese es­pa­cio de­bía te­ner un ga­to”, afir­ma Nat­ha­lie.

En ese en­ton­ces, la ins­truc­to­ra no te­nía ani­ma­les y le pre­gun­tó a su maes­tro la ra­zón de su su­ge­ren­cia. La res- pues­ta fue que los ga­tos ca­na­li­zan la ener­gía ne­ga­ti­va pre­sen­te en el am­bien­te “y no por ello se en­fer­man, por­que la trans­mu­tan. No son co­mo los pe­rros, que si el due­ño es­tá tris­te o hay ma­la on­da en la ca­sa se en­fer­man; esa es la creen­cia mís­ti­ca”.

Creen­cias al mar­gen, la ac­ti­vi­dad pro­gra­ma­da pre­vé pa­ra los asis­ten­tes ejer­ci­cios de es­ti­ra­mien­tos y res­pi­ra­ción, co­mo pa­ra una tar­de de sá­ba­do re­la­jan­te. “La cla­se va a ser muy sen­ci­lla y pue­den ve­nir to­das las per­so­nas que quie­ran ex­pe­ri­men­tar, no ha­ce fal­ta ha­ber he­cho yo­ga an­tes. De­ben traer ro­pa có­mo­da y cal­zas, y ve­nir sin za­pa­tos; va­mos a te­ner col­cho­ne­tas”, pro­me­te Nat­ha­lie.

El ga­to es por na­tu­ra­le­za un yo­gui, ase­gu­ra el es­lo­gan que in­vi­ta a los in­tere­sa­dos a in­ter­ac­tuar con los fe­li­nos, pa­ra pro­bar su ener­gía y pa­ra agran­dar la fa­mi­lia in­clu­yen­do a un miem­bro ga­tuno en sus vi­das.

El ob­je­ti­vo de la cla­se es co­no­cer a al­gu­nos de los ga­tos que es­tán en adop­ción e in­ter­ac­tuar con ellos. Los que aún no tie­nen ga­tos co­mo mas­co­ta pue­den así pro­bar su ener­gía. In­vi­ten a to­da la gen­te que quie­ra agran­dar su fa­mi­lia o in­cluir un miem­bro fe­lino en sus vi­das.

COM­PA­ÑÍA. La pre­sen­cia de los pe­que­ños fe­li­nos ayu­da a ali­viar la ten­sión y el es­trés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.