SED DE CO­NO­CI­MIEN­TOS.

Ultima Hora - Vida - - En Po­cas Pa­la­bras -

la­cio­na con el al­ma de las per­so­nas. “Ha­cien­do una ana­lo­gía, uno se emo­cio­na con los cua­dros de Rem­brandt o Gau­guin, las mú­si­cas de Beet­ho­ven, Cho­pin, Led Zep­pe­lin Pink Floyd, un buen li­bro o una pe­lí­cu­la. Exis­te una si­ner­gia en ese mo­men­to. Ser cer­ve­ce­ro es una for­ma de co­lo­car el ar­te en esa be­bi­da. Po­ner en ella mis aflic­cio­nes, ale­grías, amo­res, de­seos y mie­dos. Cuan­do al­guien la be­be y en­cuen­tra esa si­ner­gia con mi obra, se pro­du­ce una co­ne­xión con­mi­go. Si de aquí a 100 o 500 años, al­guien prue­ba una de las cer­ve­zas que te­ne­mos, ten­drá con­si­go las sen­sa­cio­nes que pu­se en ella”.

BIEN­VE­NI­DOS AL TREN

La ma­ña­na del sá­ba­do ama­ne­ció gris y con al­gu­nas go­tas. Pe­ro es­to no ami­la­na­ba pa­ra na­da el áni­mo de los pa­sa­je­ros pa­ra­gua­yos, listos pa­ra la experiencia inol­vi­da­ble en los va­go­nes del tren, acom­pa­ña­dos de bra­si­le­ños. A po­co de las 8.00 de la ma­ña­na, la mo­le de hie­rro se pu- so en mar­cha, sa­lien­do des­de la ciu­dad e in­ter­nán­do­se en el bos­que rum­bo a la ca­lu­ro­sa Mo­rre­tes.

Mien­tras avan­za­ba, afue­ra se dis­fru­ta­ba de un pai­sa­je úni­co de sie­rras, va­lles, cas­ca­das, pre­ci­pios, tú­ne­les, pue­blos, gen­te que sa­lu­da­ba al pa­so de la má­qui­na (prin­ci­pal­men­te ni­ños) y es­ta­cio­nes que iban pa­san­do an­te los ojos de los via­je­ros. Aden­tro se su­ce­dían una tras otra las ja­rras que ge­ne­ro­sa­men­te lle­na­ban los va­sos, acom­pa­ña­dos de pa­nes ca­se­ros y que­sos. Mien­tras el tren des­cen­día, la ale­gría subía al rit­mo de High­way­to Hell, de AC/DC, la bu­lla des­ta­pa­da en gri­tos que ce­le­bra­ban el pa­so en la os­cu­ri­dad de los tú­ne­les, rum­bo a la ciu­dad, dis­tan­te unos 30 ki­ló­me­tros del mar.

VOZ A BOR­DO

Ha­ce seis años que se co­no­cen, y es­te via­je fue la oca­sión pa­ra ce­le­brar­lo de una ma­ne­ra ori­gi­nal. Ma­ría Ade­la Var­gas Pe­ña y Jo­sé Vol­pe se en­te­ra­ron del tour a tra­vés del pa­dre de uno de los in­te­gran­tes del gru­po, y no du­da­ron un ins­tan­te en de­cir, con ri­sas so­no­ras, que lo que más les gus­tó de la ex­cur­sión fue la cer­ve­za, ade­más del gru­po y la na­tu­ra­le­za. “So­mos en­fer­mos via­je­ros. Lo que más nos es­ti­mu­ló a su­mar­nos fue la ori­gi­na­li­dad y, apar­te, co­no­cer cer­ve­zas”, cuen­ta Jo­sé, mé­di­co de pro­fe­sión. “Nos pa­re­cía muy in­tere­san­te la idea de es­ta tra­ve­sía”, re­fuer-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.