Mon­tse­rrat Vi­ve­ros

Apa­sio­na­da por la es­gri­ma, Mon­tse­rrat Vi­ve­ros (14) fue de­jan­do ri­va­les en el ca­mino pa­ra si­tuar el nom­bre de Pa­ra­guay en lo más al­to del po­dio en dos com­pe­ten­cias con­ti­nen­ta­les.

Ultima Hora - Vida - - Sumario - Tex­to: Car­los El­bo Mo­ra­les Foto: Fer­nan­do Fran­ces­che­lli.

Pre­ci­sión, con­cen­tra­ción, coor­di­na­ción, velocidad. Es­tas son al­gu­nas de las ha­bi­li­da­des que Mon­tse­rrat de­mues­tra cuan­do es­tá lis­ta pa­ra la ba­ta­lla. En ese mo­men­to su­pre­mo, ella y su es­pa­da son una so­la an­te el opo­nen­te y el uni­ver­so. Su agi­li­dad de ra­yos de luz no so­lo le per­mi­te desa­rro­llar­se en es­ta dis­ci­pli­na que tan­to le gus­ta, tam­bién, a tra­vés de ella, ins­cri­bió por pri­me­ra vez el nom­bre de Pa­ra­guay en la pre­sea de oro den­tro de un Pa­na­me­ri­cano de es­ta dis­ci­pli­na, con­quis­tan­do ade­más la se­gun­da me­da­lla pa­ra­gua­ya en es­gri­ma en un Sud­ame­ri­cano lue­go de 14 años.

Los ner­vios, la an­sie­dad y lue­go la ale­gría es­tu­vie­ron pre­sen­tes en ca­da en­fren­ta­mien­to, mien­tras fue de­jan­do ri­va­les en el ca­mino, pa­so a pa­so has­ta lle­gar a la glo­ria su­pre­ma. “Es­te es uno de los or­gu­llos más gran­des que he lo­gra­do al ha­ber re­pre­sen­ta­do a mi país. Es tam­bién una gran sa­tis­fac­ción que se acre­cien­ta gra­cias al apo­yo que re­ci­bí de mis ami­gos y de mi fa­mi­lia”, des­cri­be la jo­ven, la ter­ce­ra de su fa­mi­lia en se­guir es­ta dis­ci­pli­na, ade­más de su pa­dre, Car­los, y de An­drea, su her­ma­na me­nor.

La es­gri­mis­ta —per­te­ne­cien­te al Círcu­lo Íta­lo-Pa­ra­gua­yo, don­de en­tre­na de lu­nes a vier­nes du­ran­te ca­si tres ho­ras— es una de las po­cas de­por­tis­tas del país pre­pa­ra­da pa­ra al­ta com­pe­ten­cia en es­ta dis­ci­pli­na. Re­ve­la que no son mu­chas las per­so­nas que se de­di­can a es­te de­por­te, se­ña­lan­do tam­bién la fal­ta de acom­pa­ña­mien­to de las ins­ti­tu­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les. “Ha­ce fal­ta ma­yor apo­yo de la Se­cre­ta­ría Na­cio­nal de De­por­tes y la Fe­de­ra­ción Pa­ra­gua­ya de Es­gri­ma”, re­ve­la la me­da­llis­ta que, ade­más de es­ta ac­ti­vi­dad, le gus­ta leer cual­quier li­bro que cai­ga en sus ma­nos y ju­gar al bás­quet, sa­can­do pro­ve­cho a sus 1.79 de al­tu­ra.

Con su pa­dre dio sus pri­me­ros pa­sos en es­te ám­bi­to y con él si­gue en­tre­nan­do. Ade­más de la in­fluen­cia pa­ter­na, Mon­tse­rrat se sin­tió atraí­da al ver pe­lí­cu­las de lu­chas con es­pa­das. Co­mo to­da cul­to­ra de es­ta dis­ci­pli­na, le re­sul­ta más que fa­mi­liar el nom­bre del mí­ti­co es­pa­da­chín D’Ar­tag­nan. “So­lo pien­so en es­gri­ma cuan­do me di­cen ese nom­bre. Has­ta en mi cham­pión ten­go la mar­ca D’Ar­tag­nan”, in­di­ca son­rien­do la jo­ven que se volcó a es­te de­por­te de ma­ne­ra más pro­fe­sio­nal ha­ce cua­tro años.

De­di­car­se a cul­ti­var es­ta ac­ti­vi­dad tam­bién tie­ne sus en­tre­te­lo­nes jo­co­sos, co­mo las bro­mas que ha­cen sus co­no­ci­dos y com­pa­ñe­ros del Co­le­gio de la Asun­ción, don­de cur­sa el 9.° gra­do. “Ellos di­cen que les pue­do cor­tar la ca­be­za con un sa­ble. Pe­ro tam­bién, cuan­do hablan en se­rio, me fe­li­ci­tan por mis lo­gros y di­cen que es­tán muy or­gu­llo­sos y que siem­pre me apo­ya­rán”, ex­pre­sa la jo­ven da­ma de la es­pa­da que tie­ne co­mo sue­ño traer la pri­me­ra me­da­lla de oro olím­pi­ca al país. Ta­len­to y lo­gros ob­te­ni­dos no le fal­tan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.