Ju­gar con fue­go

Te­ner un ar­ma en la ca­sa por ra­zo­nes de se­gu­ri­dad es una idea que a mu­chos les ha­brá pa­sa­do al­gu­na vez por la men­te. Sin em­bar­go, son fre­cuen­tes los ac­ci­den­tes en los que ter­mi­nan las­ti­ma­dos quie­nes de­be­rían ha­ber es­ta­do pro­te­gi­dos por ellas. Los ex­per­tos

Ultima Hora - Vida - - Sumario - Tex­to: Car­los Da­río To­rres Foto: Fer­nan­do Fran­ces­che­lli.

Te­ner un ar­ma de fue­go en tu ca­sa no pro­te­ge a tu fa­mi­lia, la po­ne en la mi­ra”, ase­gu­ra­ba un es­lo­gan de la cam­pa­ña que Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal Pa­ra­guay di­fun­día ha­ce unos ocho años. Es que la per­cep­ción de in­se­gu­ri­dad de en­ton­ces ha­bía lle­va­do a que par­te de la ciu­da­da­nía con­si­de­ra­ra la po­si­bi­li­dad de com­prar­se un ar­ma pa­ra de­fen­der a su fa­mi­lia y a sus bie­nes de un even­tual atra­co. El pa­no­ra­ma pa­re­ce no ha­ber cam­bia­do mu­cho.

Una re­cien­te en­cues­ta he­cha me­dian­te en­tre­vis­tas per­so­na­les en el área de Asun­ción y Cen­tral pa­ra Úl­ti­ma Ho­ra, Ra­dio Mo­nu­men­tal y Te­le­fu­tu­ro re­ve­ló que el 81% de las per­so­nas se sien­ten más in­se­gu­ras que el año pa­sa­do. En 2014, el 69% de los en- cues­ta­dos afir­ma­ron sen­tir­se más des­pro­te­gi­dos que el año an­te­rior.

Los da­tos pu­bli­ca­dos por Úl­ti­ma Ho­ra se­ña­lan, ade­más, que en 2014 so­lo un 2% de la gen­te se sen­tía más se­gu­ra que an­tes. Es­ta ci­fra ba­jó al 1%. El por­cen­ta­je de quie­nes di­cen que la si-

tua­ción se man­tie­ne igual pa­só del 29 al 18%, lo que sig­ni­fi­ca que un ma­yor por­cen­ta­je de per­so­nas aho­ra cree que la si­tua­ción em­peo­ró.

PRO­TE­GER A PUN­TA DE PIS­TO­LA

La po­si­bi­li­dad de com­prar­se un ar­ma de fue­go es una de las op­cio­nes que las per­so­nas sue­len con­si­de­rar co­mo mé­to­do pa­ra pro­te­ger­se de los asal­tos do­mi­ci­lia­rios. Quie­nes es­tén pen­san­do en es­ta op­ción de­ben te­ner en cuen­ta cier­tas con­di­cio­nes o res­tric­cio­nes.

En pri­mer lu­gar, cual­quier per­so­na pue­de ad­qui­rir un ar­ma de fue­go, pe­ro no cual­quier ar­ma de fue­go. Es­tán res­trin­gi­das las que son de uso pri­va­ti­vo de las Fuer­zas Ar­ma­das y de las fuer­zas de se­gu­ri­dad, co­mo las Fuer­zas Mi­li­ta­res, Po­li­cía Na­cio­nal, Se­cre­ta­ría Na­cio­nal An­ti­dro­gas, Po­li­cía Caminera, Guar­dias de Par­ques Na­cio­na­les e Ins­ti­tu­tos Pe­na­les.

La co­mer­cia­li­za­ción de las au­to­má­ti­cas es­tá prohi­bi­da y nin­gún ci­vil pue­de po­seer una. Tam­po­co es­tá per­mi­ti­da la adi­ción de si­len­cia­do­res y mi­ras lá­ser o te­les­có­pi­cas —o cual­quier otro ac­ce­so­rio que au­men­te su efec­ti­vi­dad— a las ar­mas per­mi­ti­das pa­ra uso ci­vil.

Si un par­ti­cu­lar de­ci­de ad­qui­rir un ar­ma de fue­go, obli­ga­to­ria­men­te de­be re­gis­trar­la an­te la Di­rec­ción de Ma­te­rial Bé­li­co (Di­ma­bel), que es la ins­ti­tu­ción en­car­ga­da de ex­pe­dir la au­to­ri­za­ción de te­nen­cia de ar­mas, pre­vio lle­na­do de un for­mu­la­rio y la pre­sen­ta­ción de la cé­du­la de iden­ti­dad po­li­cial.

“El in­tere­sa­do tie­ne que pa­sar tam­bién por una prue­ba de ma­ne­jo se­gu­ro, en el que de­be de­mos­trar que es ca­paz de uti­li­zar co­rrec­ta­men­te el ar­ma. Asi­mis­mo, de­be pa­sar por un exa­men si­co- ló­gi­co”, afir­ma el ca­pi­tán Juan Acu­ña, je­fe de la Di­vi­sión de Co­mer­cia­li­za­ción de la Di­ma­bel.

Pe­ro cum­plir con los re­qui­si­tos for­ma­les no es una ga­ran­tía del buen uso de una pis­to­la o de un re­vól­ver, y de he­cho la res­pon­sa­bi­li­dad siem­pre re­cae so­bre el pro­pie­ta­rio, re­cuer­da Eli­sa Le­des­ma, je­fa de Re­la­cio­nes Pú­bli­cas de la Po­li­cía Na­cio­nal.

Pa­ra que la ins­ti­tu­ción ex­pi­da el re­gis­tro de por­ta­ción o te­nen­cia de ar­mas se ha­ce un es­tu­dio si­co­ló­gi­co, una eva­lua­ción. Se le pide al so­li­ci­tan­te que ha­ga una prác­ti­ca de ti­ro, que ha­ble del ar­ma con la fa­mi­lia, ex­pli­can­do por qué es­tá allí y pa­ra qué.

PE­LI­GRO A DO­MI­CI­LIO

La cam­pa­ña im­pul­sa­da por Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal Pa­ra­guay aler­ta­ba so­bre los pe­li­gros de te­ner un ar­ma en ca­sa y des­ta­ca­ba que esa decisión au­men­ta el ries­go de muer­te por ac­ci­den­tes o jue­gos fa­ta­les.

Con un re­vól­ver o si­mi­la­res ba­jo nues­tro te­cho hay cua­tro ve­ces más po­si­bi­li­da­des de que al­guien re­sul­te he­ri­do ac­ci­den­tal­men­te, hay sie­te ve­ces más de que el ar­ma sea usa­da en asal­tos u ho­mi­ci­dios y 11 ve­ces más de ser uti­li­za­da en in­ten­tos de sui­ci­dio. Cree­mos que la se­gu­ri­dad in­ter­na de un país no se re­suel­ve con una ciu­da­da­nía ar­ma­da, sos­tie­ne Am­nis­tía.

En Pa­ra­guay hay un ar­ma por ca­da seis per­so­nas, afir­ma la or­ga­ni­za­ción y agre­ga que por ello es su­ma­men­te im­por­tan­te que las per­so­nas que op­tan por te­ner o por­tar un ar­ma de fue­go to­men con­cien­cia de que es­tas no son un bien pri­va­do cual­quie­ra y que pue­den te­ner con­se­cuen­cias so­bre el or­den pú­bli­co, co­mo la vul­ne­ra­ción del de­re­cho a la vi­da y a la in­te­gri­dad de la per­so­na.

“El uso irres­pon­sa­ble de las ar­mas de fue­go pue­de aca­rrear fi­na­les fa­ta­les”, ad­vier­te la or­ga­ni­za­ción. Y no es la úni­ca que se opo­ne a que la gen­te co­mún es­té ar­ma­da. Te­ner una pis­to­la en ca­sa, pen­san­do en su uso de­fen­si­vo, de­be acom­pa­ñar­se con la con­vic­ción de que tie­ne que ser ma­ne­ja­da con mu­cho cui­da­do, acon­se­ja la co­mi­sa­ria Le­des­ma.

“Si no ha­ce­mos un buen uso de las ar­mas, es­tas pue­den con­ver­tir­se en pe­li­gro­sas pa­ra no­so­tros y nues­tras fa­mi­lias. Son mu­chos los ca­sos de muer­te a cau­sa de ar­mas de fue­go en la ca­sa, por­que no es sen­ci­llo ad­ver­tir­les a nues­tros hi­jos y a otros pa­rien­tes”, aña­de.

Le­des­ma des­acon­se­ja que el ciu­da­dano or­di­na­rio vi­va ar­ma­do, pe­ro acla­ra que si al­guien fi­nal­men­te de­ci­de ha­cer­lo, de­be te­ner mu­cho cui­da­do. “No es re­co­men­da­ble que una per­so­na sin co­no­ci­mien­to del ar­ma y sin ex­pe­rien­cia la ten­ga en su ca­sa”, en­fa­ti­za. Me­jor no ju­gar con fue­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.