To­do es opi­na­ble o ig­no­ra­ble

Ultima Hora - Vida - - Zapping -

El em­pu­je in­con­te­ni­ble de los jó­ve­nes que ar­ma­ron el gua­ra­ra más im­por­tan­te del año, en la UNA, re­pre­sen­ta un triun­fo de la so­cie­dad en con­jun­to. Quie­ra el man­do su­pre­mo del uni­ver­so que no fla­to. cio­nan­tes ter­mi­neYa tu­vi­mo­sen sien­do can­ti­dad ale­gría­so­tro más triun­fo efí­me­ras­que más su­fi­cien­te.y al de­cep-san­to

el des­ti­noEn las ho­ras­fi­nal del en rec­tor­que se Froi­lán es­ta­ba y de­ci­dien­do­los de­más ac­to­res y li­bre­tis­tas del dra­ma uni­ver­si­ta­rio, un gru­po de fun­cio­na­rios del Par­la­men­to re­cla­ma­ba la de­vo­lu­ción de to­dos los su­ple­men­tos sa­la­ria­les que les fue­ron ad­ju­di­ca­dos a lo lar­go de los años y de la im­pu­ni­dad. Con­si­de­ran­do es­te he­cho den­tro del con­tex­to de re­for­mu­la­ción ge­ne­ral del com­por­ta­mien­to en la Fun­ción Pú­bli­ca, el pe­di­do pa­re­ce un dis­pa­ra­te y un des­ca­ra­do na’ape con el de­do co­rres­pon­dien­te le­van­ta­do desafian­te­men­te, de ca­ra a la po­bla­ción en ge­ne­ral.

Si aca­so de ese gru­po de gen­te sa­lie­ran los re­em­pla­zan­tes de los im­por­tan­tes miem­bros de la UNA que se ven for­za­dos a de­jar sus car­gos, po­ca es­pe­ran­za exis­te de que ha­ya cam­bios de fon­do y for­ma. La ca­ra­du­rez de que ha­cen ga­la, la nula im­por­tan­cia que le die­ron al mo­men­to cru­cial que vi­vía la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal y la des­ver­güen­za con que re­cla­man pri­vi­le­gios que no me­re­cen ni ju­gan­do nos mues­tran a par­te de un es­ta­men­to so­cio-la­bo­ral cu­ya úni­ca preo­cu­pa­ción pa­re­cie­ra ser la de acu­mu­lar ga­nan­cias a co­mo dé lu­gar.

La raíz que nu­tre el ár­bol del des­pe­lo­te bu­ro­cra­ti­za­do que es nues­tro país, es la ig­no­ran­cia (en el sen­ti­do de no res­pe­tar) de las le­yes, o de la mis­mí­si­ma Cons­ti­tu­ción. Re­cuér­de­se que el ex­rec­tor Pe­ral­ta se afe­rra­ba a cual­quier ar­tícu­lo o in­ci­so del es­ta­tu­to que re­gía su ins­ti­tu­ción, pro­cu­ran­do tor­cer la se­mán­ti­ca a su fa­vor. Ca­si lo mis­mo in­ten­tó el ex­con­tra­lor (Ós­car Ru­bén) Ve­láz­quez, con mu­cha me­nos ca­pa­ci­dad que Froi­lán a la ho­ra de cru­zar es­pa­das ver­ba­les, en de­fen­sa de su per­ma­nen­cia en el car­go. Y ca­siu­na tras­car­tón,mues­tra de la men­ti­ras sub­con­tra­lo­ray ca­ra­du­rez­se man­dó ca­si so­bre­hu­ma­nas, bus­can­do se­guir en el car­go aban­do­na­do, muy sin que­rer, por su ex­je­fe, el con­tra­lor Ve­láz­quez. La gen­te que se ve acorralada por los he­chos o las acu­sa­cio­nes sue­le re­cu­rrir a la dis­tor­sión de las dis­po­si­cio­nes le­ga­les. Y, la ver­dad, si ac­túa y ha­bla bien, lo­gra al me­nos des­con­cer­tar a los es­pec­ta­do­res, que no a los ri­va­les, ver­sa­dos en los te­mas so­bre los que dispu­tan. En su­ma, en es­te país más que en cual­quier otro de la re­gión, na­da es­tá di­cho ter­mi­nan­te­men­te. Y si no, ahí es­tá Lu­go re­tor­cien­do las le­yes pa­ra lle­gar a la con­clu­sión de que él me­re­ce com­pe­tir por un se­gun­do man­da­to pre­si­den­cial, pues no ter­mi­nó el pri­me­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.