Mun­do nue­vo

La puer­ta a la ima­gi­na­ción se abre a par­tir de los vi­deo­li­bros pa­ra per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad au­di­ti­va, que per­mi­ti­rán el ac­ce­so a la tie­rra de la fan­ta­sía, des­co­no­ci­da has­ta aho­ra.

Ultima Hora - Vida - - En Pocas Palabras -

Lla­ve a un H abía una vez, co­mo en mu­chos paí­ses, un jo­ven co­mo mu­chos jó­ve­nes. Se lla­ma­ba, y si­gue lla­man­do­se, Car­los Ra­mí­rez (15). Él co­no­cía el mun­do por lo que le con­ta­ron sus pa­dres —con dis­ca­pa­ci­dad au­di­ti­va co­mo él—. Se fa­mi­lia­ri­za­ba con to­do lo que le ro­dea­ba des­de lo con­cre­to, tan­gi­ble y vi­si­ble. Pe­ro, co­mo mu­chas per­so­nas que no pue­den oír, a Car­li­tos ja­más le con­ta­ron un cuen­to. Has­ta que un día lle­gó la opor­tu­ni­dad y su vi­da em­pe­zó a cam­biar. Des­de aquel mo­men­to, y par­ti­ci­pan­do del pro­yec­to de los vi­deo­li­bros, la fan­ta­sía en su men­te nun­ca más de­ja­ría de es­tar.

LOS LI­BROS

¿De qué me hablan? ¿Es­tán in­ven­tan­do to­do es­to? Esa era la pre­gun­ta que el jo­ven se ha­cía cuan­do em­pe­za­ron a echar a an­dar el pro­yec­to lle­va­do ade­lan­te por el MEC, Se­na­dis y Uni­cef. La lla­ve que abre la puer­ta a la fan­ta­sía con­sis­te en tres li­bros. Uno de ellos es La­le­yen­da­de­l­ñan­du­tí —el que más le gus­tó a Car­li­tos—; otro, La­le­yen­da del­gi­ra­sol, y por úl­ti­mo, los ar­tícu­los de la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.