L

Ultima Hora - Vida - - Zapping -

Las re­vo­lu­cio­nes de­vo­ran a sus pa­dres os jó­ve­nes de la UNA lle­va­ron sus ges­to­res y sus man­dos mi­li­ta­res. Pe­ro a ca­bo una ta­rea ci­cló­pea. Tres vol­va­mos a nues­tra re­vo­lu­ción ju­ve­nil y su hu­rras y za­pa­teos pa­ra ellos. mo­men­to de glo­ria con chis­pa­zos de en­fre­nPe­ro, ¿qué ven­drá des­pués? ta­mien­tos en­tre los com­pa­ñe­ros de sue­ños Di­cen que ya se ar­ma­ron ve­re idea­les. No se avi­zo­ra, por de pron­to, una da­de­ros cen­tros de po­der en­tre ma­ne­ra de re­or­ga­ni­zar los es­ta­men­tos su­pe­los es­tu­dian­tes, y na­die quie­re rio­res de la UNA y el pro­fe­so­ra­do en ge­ne­ral, apear­se de sus con­vic­cio­nes a fa­vor de la no­re­vi­tan­do cual­quier co­na­to de vio­len­cia. Ca­da ma­li­za­ción de las ac­ti­vi­da­des es­tu­dian­ti­les. gru­pi­to de po­der cree te­ner el de­re­cho sa­graNom­brar ofi­cial­men­te a las pró­xi­mas au­to­ri­do a de­ter­mi­nar los nue­vos nom­bra­mien­tos. da­des, e in­clu­so a de­ter­mi­na­dos pro­fe­so­res, va Y aquí, en es­te país, es inevi­ta­ble que ca­da a de­man­dar tra­ba­jo­sas jor­na­das re­ple­tas de quien co­noz­ca a la per­so­na “ideal” pa­ra ocua­cu­sa­cio­nes cru­za­das e in­sul­tos a ca­rre­ta­das. par tal o cual car­go. Esa es la man­za­na de la

Eso que ocu­rrió en la UNA de Asun­ción, dis­cor­dia que pue­de es­tro­pear una re­be­lión que fun­cio­na en San Lo­ren­zo, fue (¿es to­dae­xi­to­sa y has­ta ale­gre, en su mo­men­to. vía?) una re­vo­lu­ción. Y co­mo tal, es­tá ge­neU­na es­pe­ran­za que­da en el fon­do de la ca­ran­do mal­que­ren­cias y ro­ces en­tre los que ja, ti­po la que Pan­do­ra re­ci­bió del mis­mí­si­mo ha­ce po­co no­más eran com­pa­ñe­ros de sue­ños Zeus, con el com­pro­mi­so de guar­dar­la y no e idea­les. Al­go pa­re­ci­do ocu­rrió con los ge­sin­ten­tar en­te­rar­se de su con­te­ni­do, or­den que to­res prin­ci­pa­les de la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa, la mu­cha­cha no cum­plió: que yo es­té al­ber­gan­quie­nes ter­mi­na­ron to­dos en la gui­llo­ti­na, do pen­sa­mien­tos pe­si­mis­tas sin ma­yor ra­zón en­via­dos a su turno por sus ex­com­pa­ñe­ros. y, a la pos­tre, to­do ter­mi­ne fe­liz­men­te pa­ra la Has­ta el san­gui­na­rio Ro­bes­pie­rre fue de­ca­aje­trea­da Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Asun­ción pi­ta­do por la gui­llo­ti­na. Dan­ton fue tal vez que atien­de en San Lo­ren­zo. el úni­co que se sal­vó de la mortal cu­chi­lla, pe­ro por­que una da­ma lo apu­ña­ló en su ba­ño.

Has­ta en nues­tra mu­cho más mo­des­ta re­vo­lu­ción de la in­de­pen­den­cia sur­gie­ron las dis­cre­pan­cias mortales. Cu­rio­sa­men­te, la vio­len­cia apa­re­ció mu­cho des­pués de la re­vo­lu­ción pro­pia­men­te. Fue es­ta tan pa­cí­fi­ca, que el de­pues­to go­ber­na­dor es­pañol, Ber­nar­do de Ve­las­co, pa­só a in­te­grar la Jun­ta Gu­ber­na­ti­va que se or­ga­ni­zó in­me­dia­ta­men­te. Pe­ro un tiem­pi­to des­pués, Ro­drí­guez de Fran­cia eli­mi­nó fí­si­ca­men­te a la ma­yo­ría de los Pa­dres de la Pa­tria, con ex­cep­cio­nes de al­guno que se sui­ci­dó u otro que se re­fu­gió en lu­ga­res re­mo­tí­si­mos y de ac­ce­so ca­si im­po­si­ble.

La ex­cep­ción ca­bal la cons­ti­tu­ye la Re­vo­lu­ción Ame­ri­ca­na, lle­va­da a ca­bo en to­tal ar­mo­nía en­tre

Foto: Car­los El­bo Mo­ra­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.