“La so­lu­ción de fon­do es mo­di­fi­car es­truc­tu­ras”

Des­de el des­pa­cho de su ofi­ci­na, el ar­qui­tec­to Ri­car­do Meyer asu­me que car­gó una mo­chi­la enor­me al acep­tar ser rec­tor in­te­ri­no. La mi­ra­da na­cio­nal se volcó so­bre es­te hom­bre, can­di­da­to a in­ten­den­te de Asun­ción por el Fren­te In­de­pen­dien­te (coa­li­ción de ce

Ultima Hora - Vida - - En Pocas Palabras -

E n la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Asun­ción (UNA) la olla se des­ta­pó en se­tiem­bre, y olía muy mal. Re­sul­ta que ha­bía una fies­ta con los re­cur­sos de la uni­ver­si­dad, mi­llo­na­rios suel­dos pa­ra pla­ni­lle­ros y gen­te sin ca­pa­ci­dad que in­clu­so co­bra­ba sa­la­rio de do­cen­te.

Las no­ti­cias na­cio­na­les de co­rrup­ción pa­re­cen ser el pan de ca­da día, pa­san ca­si inad­ver­ti­das an­te una ciu­da­da­nía apá­ti­ca. Na­die se es­pe­ra­ba lo que su­ce­de­ría ape­nas lle­ga­da la pri­ma­ve­ra, cuan­do la voz de los es­tu­dian­tes da­ría vuel­ta al­re­de­dor del mun­do pi­dien­do la re­nun­cia del ex-rec­tor Froi­lán Pe­ral­ta. A me­di­da que pa­sa­ban los días, apa­re­cían más irre­gu­la­ri­da­des, y cuan­do por fin renunció, otros más ca­ye­ron en un efec­to do­mi­nó.

La UNA que­dó sin rec­tor, sin vi­ce­rrec­tor y las fa­cul­ta­des sin de­ca­nos. An­te es­to, el Con­se­jo Na­cio­nal de Educación Su­pe­rior (Co­nes) es­tu­vo a pun­to de to­mar el con­trol. Sin em­bar­go, el Con­se­jo Su­pe­rior Uni­ver­si­ta­rio se reunió y eli­gió al ar­qui­tec­to Ri­car­do Meyer, de­cano de la Fa­cul­tad de Ar­qui­tec­tu­ra, Di­se­ño y Ar­te, co­mo rec­tor in­te­ri­no, un car­go que lo pu­so en la mi­ra na­cio­nal. Al cie­rre de es­ta edi­ción se desem­pe­ña­ba co­mo rec­tor in­te­ri­no has­ta el jue­ves 8, día en que la asam­blea de­bía de­sig­nar un nue­vo rec­tor. — Fue sor­pre­si­vo, y se dio a par­tir de una decisión del Con­se­jo Su­pe­rior Uni­ver­si­ta­rio (in­te­gra­do por de­ca­nos, do­cen­tes, es­tu­dian­tes y egre­sa­dos). Es una po­tes­tad en el ca­so de ace­fa­lía de rec­tor y vi­ce­rrec­tor: uno de los de­ca­nos tie­ne que asu­mir in­te­ri­na­men­te pa­ra en­cau­sar la si­tua­ción con el man­da­to de lla­mar a una asam­blea en el lap­so má­xi­mo de 45 días. Es pa­ra ele­gir un rec­tor y vi­ce­rrec­tor que com­ple­ten el man­da­to de los sa­lien­tes. —Co­mo ten­go el te­ma de mi can­di­da­tu­ra a la in­ten­den­cia, es­ta­ré has­ta el 8 de oc­tu­bre na­da más y a par­tir del 9 sal­dré del rec­to­ra­do. No acep­ta­ría. Cuan­do me de­sig­na­ron el 29 de se­tiem­bre, pe­dí 24 ho­ras pa­ra to­mar una decisión. Acep­té y par­tir de ese mo­men­to de­ci­dí con­vo­car una asam­blea uni­ver­si­ta­ria en el me­nor pla­zo le­gal po­si­ble. Has­ta ese mo­men­to de­jo de ser can­di­da­to. Me in­tere­sa que que­de bien cla­ro, por­que hay ter­gi­ver­sa­cio­nes de que es­toy ha­cien­do las dos co­sas a la vez. En es­tos días sal­go de la uni­ver­si­dad a la 1.00 y vuel­vo a las 7.00.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.