2015

Ultima Hora - Vida - - En Pocas Palabras -

Se pro­du­ce el in­cen­dio en la subes­tá­ti­ca de la Ande en Lau­relty, que afec­ta el área de al­ma­ce­na­mien­to de trans­for­ma­do­res de dis­tri­bu­ción ave­ria­dos, en una ex­ten­sión apro­xi­ma­da de una hec­tá­rea. (14-10-2015). fron­te­ri­zos de los desechos pe­li­gro­sos y su eli­mi­na­ción; y el Con­ve­nio de Rot­ter­dam que tra­ta so­bre el co­mer­cio in­ter­na­cio­nal de pro­duc­tos quí­mi­cos. La Se­cre­ta­ría del Am­bien­te (Seam) es la en­car­ga­da de la apli­ca­ción de es­tos tra­ta­dos en el país.

EN EL CUER­PO

Ya en 1966 —ha­ce 49 años—, los cien­tí­fi­cos no­ta­ron que los PCB eran prác­ti­ca­men­te in­des­truc­ti­bles por su acu­mu­la­ción en la ca­de­na bio­ló­gi­ca y que se en­con­tra­ban en to­dos los es­ca­lo­nes de la ca­de­na ali­men­ti­cia. “Los es­tu­dios re­ve­la­ron su pre­sen­cia, par­ti­cu­lar­men­te, en te­ji­do adi­po­so de es­pe­cies vi­vien­tes al fi­nal de la ca­de­na: pe­ces, fo­cas, pá­ja­ros y fi­nal­men­te en hu­ma­nos”, de acuer­do al Ma­nual de Ca­pa­ci­ta­ción del Con­ve­nio de Ba­si­lea, ela­bo­ra­do en 2003.

En el ser hu­mano “afec­ta la sa­lud por con­tac­to di­rec­to con la piel. Las par­tí­cu­las o va­po­res re­sul­tan­tes de la com­bus­tión del As­ka­rel pue­den in­gre­sar al apa­ra­to res­pi­ra­to­rio, afec­tan­do se­ria­men­te al pa­cien­te, y tam­bién pue­den ser in­ge­ri­dos a tra­vés de ali­men­tos o agua con­ta­mi­na­da, da­do que el hu­mo pue­de de­po­si­tar­se en ellos. Una vez que es­te acei­te in­gre­sa al or­ga­nis­mo, prác­ti­ca­men­te no se eli­mi­na y se va acu­mu­lan­do en el te­ji­do adi­po­so. Si pen­sa­mos en el tiem­po de eli­mi­na­ción, los que tu­vie­ron el ac­ci­den­te en Aca­ray en el 2004, des­pués de 11 años to­da­vía tie­nen tra­zas de PCB”, in­di­ca el doc­tor Jo­sé Ma­yans, ex­mi­nis­tro de Sa­lud.

En­tre los ór­ga­nos más afec­ta­dos por la pre­sen­cia de PCB en el cuer­po es­tán el hí­ga­do y el ri­ñón. Otros de los sín­to­mas por ex­po­si­ción a los con­ta­mi­nan­tes son acné, irri­ta­cio­nes en la piel, hi­per­se­cre­ción de glán­du­las la­cri­ma­les, des­or­de­nes he­pá­ti­cos. Sus efec­tos en la san­gre se ma­ni­fies­tan co­mo anemia y al­te­ra­cio­nes re­pro­duc­ti­vas. El gra­do de los sín­to­mas de­pen­de de la can­ti­dad y el tiem­po de ex­po­si­ción. Ade­más, el PCB es­tá con­si­de­ra­do co­mo car­ci­nó­geno pa­ra el ser hu­mano, se­gún la Agen­cia In­ter­na­cio­nal pa­ra la In­ves­ti­ga­ción del Cán­cer (IARC por sus si­glas en in­glés).

EN EL PAÍS

No es la pri­me­ra vez que la Ande que­da sal­pi­ca­da de PCB, bas­ta ha­cer un po­co de me­mo­ria pa­ra re­cor­dar que el 28 de abril del 2004 hu­bo una ex­plo­sión en los reac­to­res R3 y R4, en la sa­la de má­qui­nas de la re­pre­sa Aca­ray II en Her­nan­da­rias. ¿Y qué era lo que ha­bía en ca­da uno de los reac­to­res? As­ka­rel. Ca­da uno de ellos con­te­nía 300 li­tros.

“Una par­te del acei­te que ha­bía en los reac­to­res que­dó im­preg­na­do en el pi­so y en las pa­re­des de la sa­la de má­qui­nas, don­de su­ce­dió la ex­plo­sión. Tam­bién pe­ne­tró en el or­ga­nis­mo de los cua­tro obre­ros que es­ta­ban allí en ese mo­men­to. Pe­ro la ma­yor par­te sa­lió por los tu­bos y los ca­bles que con­du­cen di­rec­ta­men­te a las aguas del río Pa­ra­ná. Es un vo­lu­men de­ma­sia­do gran­de pa­ra un pro­duc­to al­ta­men­te ve­ne­no­so y que tar­da en­tre 70 y 100 años en des­apa­re­cer”, re­ve­la Luis Al­ber­to Fernández, uno de los afec­ta­dos por la con­ta­mi­na­ción pos­te­rior a la ex­plo­sión, se­gún la pu­bli­ca­ción del dia­rio Úl­ti­ma Ho­ra del 16 de no­viem­bre de 2009. Son 17 el to­tal de afec­ta­dos por ese ac­ci­den­te que aún si­guen tra­ta­mien­tos por las se­cue­las.

El mis­mo año del ac­ci­den­te, el ti­tu­lar de la Cen­tral Aca­ray, Ale­jan­dro Mu­ji­ca, ase­gu­ró que los trans­for­ma­do­res que no eran uti­li­za­dos y que con­te­nían PCB fue­ron tras­la­da­dos a un de­pó­si­to de la Ande en San Lo­ren­zo.

A fi­na­les del 2013 y a prin­ci­pios del 2014, en re­pe­ti­das oca­sio­nes, el equi­po de Vi­da se pu­so en con­tac­to con la Ande pa­ra ob­te­ner el in­for­me ofi­cial del ac­ci­den­te, sin em­bar­go, no hu­bo res­pues­ta. En re­la­ción con los trans­for­ma­do­res, va­rias pu­bli­ca­cio­nes de pren­sa ya ad­vir­tie­ron so­bre el pe­li­gro que im­pli­ca­ba la exis­ten­cia de ellos.

Cuan­do de PCB se tra­ta, se en­tra en un te­rreno pe­li­gro­so y res­ba­la­di­zo, en el cual na­die quiere ase­gu­rar na­da y se ha­ce la vis­ta gor­da a los da­ños irre­pa­ra­bles que se pro­du­cen en los se­res hu­ma­nos y en la na­tu­ra­le­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.