E

Ultima Hora - Vida - - Zapping -

Ex­ce­so de pro­gre­so l hom­bre sen­sa­to se ade­cua de al­guien que va ma­ne­jan­do un vehícu­lo. a la na­tu­ra­le­za. El in­sen­saLos ado­les­cen­tes (las, pre­fe­ren­te­men­te) to bus­ca ade­cuar la na­tu­ra­son los usua­rios más en­tu­sias­tas. Y en ellos le­za a sus de­seos y ne­ce­si­da­pe­sa tan­to la ne­ce­si­dad fic­ti­cia crea­da por la des. Por ello, to­dos los proin­sos­la­ya­ble pu­bli­ci­dad de te­ner el apa­ra­to gre­sos ma­te­ria­les lo­gra­dos de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción, co­mo la de man­te­ner­se has­ta hoy se los de­be­mos a en con­tac­to con su tri­bu. Tam­bién son víc­ti­los in­sen­sa­tos. Es­ta re­fle­xión no es mía. mas de es­te ape­go irra­cio­nal, mu­cha­chas y La leí ha­ce tiem­po y no re­cuer­do si­quie­ra mu­cha­chos que ya pa­sa­ron los 30, y cuan­do a quién per­te­ne­ce. es­tán em­ba­la­dos en sus co­ne­xio­nes, es inú­til

A lo que apun­to es a que el pro­gre­so ya in­ten­tar ha­blar con ellos del mo­do na­tu­ral. avan­zó de­ma­sia­do en mu­chas áreas, mie­nHe pre­sen­cia­do la co­mu­ni­ca­ción vía cha­tras que en al­gu­nas, co­mo en cues­tio­nes teo de dos chi­cas, jo­ven­cí­si­mas ellas, te­clean­li­ge­ras de la sa­lud, se man­tie­ne igual que do sus le­lus a ve­lo­ci­dad pas­mo­sa, es­tan­do si­glos atrás. Un res­frío co­mún es tan inam­bas sen­ta­das fren­te a fren­te. En un ca­so cu­ra­ble co­mo en 1800, pa­ra no ir tan le­jos. así, un ce­lu­lar es me­nos ne­ce­sa­rio que unas Te­ne­mos sí al­gu­nos pa­lia­ti­vos que ha­cen bo­tas de go­ma pa­ra un pez. Pe­ro las chi­cas y más so­por­ta­bles los sín­to­mas. Pe­ro pa­ra los to­dos los fa­ná­ti­cos de lo di­gi­tal no con­ci­ben efec­tos del res­frío y su tra­ta­mien­to en sí, la vi­da sin uno a mer­ced de su pul­gar, y to­do se man­tie­ne igua­li­to: sin tra­ta­mien­to, otro en po­der de un ami­go, o co­fra­de de la du­ra una se­ma­na; con tra­ta­mien­to, unos her­man­dad del te­ko­rei. sie­te días.

Pa­ra con­sue­lo de los que de­ben guar­dar ca­ma por un res­frío que se agra­vó, es­tán los mo­der­ní­si­mos ce­lu­la­res, los má­xi­mos ar­ti­lu­gios tec­no­ló­gi­cos de­di­ca­dos a la in­co­mu­ni­ca­ción mo­der­na. Con es­tos chi­rim­bo­los pue­de ha­cer­se ca­si de to­do, me­nos en­ri­que­cer la vi­da so­cial. La ca­lle es­tá lle­na de los mo­der­nos zom­bis di­gi­ta­li­za­dos que ca­mi­nan me­dio a los trom­pi­co­nes, em­be­bi­dos en sus char­las (muy po­co pro­ba­ble) o en sus cha­teos (ca­si se­gu­ro).

Una va­rian­te que no de­ja aún de lla­mar la aten­ción es la del tec­nó­pa­ta que pres­cin­de de las ma­nos pa­ra usar su ce­lu­lar, y va ca­mi­nan­do mien­tras ha­bla, apa­ren­te­men­te so­lo. Nun­ca de­ja de pa­re­cer al­guien que no es­tá del to­do en sus ca­ba­les, aun­que den­tro de esa fau­na de fa­ná­ti­cos sea el más pre­ca­vi­do, pues no des­atien­de su ca­mino. Y es­to va­le el do­ble si ha­bla­mos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.