El idio­ma emo­ji

¿No es­tá con­ven­ci­do de que su men­sa­je se en­ten­de­rá co­mo pre­ten­de? Agré­gue­le un co­ra­zón o me­jor una ca­ri­ta fe­liz. En los tiem­pos del smartp­ho­ne, un men­sa­je no es­tá com­ple­to si no vie­ne acom­pa­ña­do de emo­ti­co­nes.

Ultima Hora - Vida - - En Pocas Palabras -

L os pun­tos sus­pen­si­vos y los sig­nos de ex­cla­ma­ción e in­te­rro­ga­ción ya no son su­fi­cien­tes pa­ra co­mu­ni­car­se aho­ra en las re­des so­cia­les. Ono­ma­to­pe­yas co­mo el “ja­ja”, “shhh” y “buaaa” o in­ter­jec­cio­nes co­mo “ah”, “hey” y “uy” al pa­re­cer son re­em­pla­za­das len­ta­men­te por ca­ri­tas ama­ri­llas que llo­ran de la ri­sa, se son­ro­jan, se ti­ñen de có­le­ra o mo­ni­tos que se ta­pan los ojos. Quie­nes es­tán fa­mi­lia­ri­za­dos con el uso del What­sapp ya de­ben sa­ber que se tra­ta de los po­pu­la­res emo­jis, emo­ti­co­nes o emo­ti­co­nos.

Es­tos úl­ti­mos, se­gún la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la, son la re­pre­sen­ta­ción de una ex­pre­sión fa­cial que se uti­li­za en men­sa­jes elec­tró­ni­cos pa­ra alu­dir al es­ta­do de áni­mo del re­mi­ten­te. No son pa­ra na­da nue­vos. Un ar­tícu­lo del pe­rió­di­co bri­tá­ni­co Daily Mail se­ña­la que el pri­mer re­gis­tro se re­mi­te al 30 de mar­zo de 1881, cuan­do la re­vis­ta es­ta­dou­ni­den­se Puck pu­bli­có cua­tro emo­ti­co­nos que in­di­ca­ban ale­gría, me­lan­co­lía, in­di­fe­ren­cia y asom­bro. Pe­ro re­cién en se­tiem­bre de 1982 se do­cu­men­tó a la pri­me­ra per­so­na que uti­li­zó un emo­ti­cono en un email pa­ra dar­le un tono de bro­ma a un co­men­ta­rio. Se tra­ta del pro­fe­sor Scott Fahl­man de la Uni­ver­si­dad de Car­ne­gie Mellon, en Pit­ts­burgh.

A pe­sar de que se sue­len uti­li­zar las pa­la­bras emo­ti­cono y emo­ji co­mo si­nó­ni­mos, el por­tal de Uni­co­de ha­ce una di­fe­ren­cia al men­cio­nar que los emo­ti­co­nes – que vie­ne del in­glés emo­ti­con y es­te a su vez de la pa­la­bra emo­tion (emo­ción) e icon (ícono)– pre­ce­den al có­di­go Uni­co­de (es­tan­da­ri­za­ción de los sím­bo­los y tex­tos en soft­wa­res) y a los emo­ji, aun­que des­pués fue­ron in­tro­du­ci­dos al sis­te­ma de có­di­gos. Mien­tras, la pa­la­bra emo­ji se ori­gi­na en el ja­po­nés “e” (ima­gen), “mo” (es­cri­tu­ra) y “ji” (fi­gu­ra), y se re­fie­re a pic­to­gra­mas nor­mal­men­te en for­ma de di­bu­jos co­lo­ri­dos, y no so­lo se li­mi­ta a re­pre­sen­tar ex­pre­sio­nes fa­cia­les.

RAÍ­CES DIS­TIN­TAS

Mu­chos de los emo­jis dis­po­ni­bles en What­sapp, por ejem­plo, tu­vie­ron su ori­gen en Ja­pón. De ahí que se en­cuen­tran ar­tícu­los que ha­blan del mal uso de cier­tos di­bu­jos; en es­te ca­so, una mis­ma re­pre­sen­ta­ción en cul­tu­ras di­fe­ren­tes ge­ne­ra dis­tin­tas in­ter­pre­ta­cio­nes. Un ejem­plo de ello son las pal­mas de las ma­nos jun­tas. Se las uti­li­za nor­mal­men­te pa­ra pe­dir al­go, pe­ro en reali­dad es signo de agra­de­ci­mien­to. Tam­bién la ca­ri­ta de la que sa­le hu­mo de la na­riz. Se la usa a mo­do de en­fa­do, y sin em­bar­go, por su raíz ja­po­ne­sa, re­pre­sen­ta sa­tis­fac­ción tras un ar­duo tra­ba­jo.

Otras re­pre­sen­ta­cio­nes mal uti­li­za­das son la ca­ra de la que sa­le una go­ta de la na­riz. Po­dría in­ter­pre­tar­se fá­cil­men­te co­mo al­guien con un res­fria­do, pe­ro en reali­dad quie­re de­cir sue­ño. En­tre­tan­to, el ros­tro que tie­ne ojos en for­ma de equis y bo­ca abier­ta, ya por la re­pre­sen­ta­ción de los ojos se po­dría pen­sar en la muer­te (en Oc­ci­den­te al me­nos), no obs­tan­te, se­gún el por­tal Uni­co­de.org, se re­fie­re a una per­so­na ma­rea­da.

De se­gu­ro pa­ra los que leen man­ga o ven ani­mé, in­ter­pre­tar es­tas fi­gu­ras de­be ser más fá­cil en com­pa­ra­ción con al­guien que ja­más es­tu­vo ex­pues­to a ello. De cual­quier ma­ne­ra, las per­so­nas adop­tan los emo­jis de acuer­do a su per­so­na­li­dad. Si no lo cree, pue­de ana­li­zar qué ti­po de emo­ti­co­nos en­vía tal o cual per­so­na. Un pu­bli­cis­ta neo­yor­quino fue más le­jos. Da­niel Brill, en su blog emo­ji­naly­sis.tumblr. com, di­ce: “Mués­tra­me tus emo­jis re­cien­te­men­te uti­li­za­dos, y te di­ré qué es­tá mal con tu vi­da”. Por su­pues­to, no hay na­da que com­prue­be la se­rie­dad de su aná­li­sis. Por lo pron­to, so­lo es un es­pa­cio pa­ra reír.

CAM­BIO CONS­TAN­TE

¿El cre­cien­te uso de emo­ti­co­nes de­be ha­cer­nos creer que de­ja­re­mos de es­cri­bir y pa­sa­re­mos a co­mu­ni­car­nos so­lo por imá­ge­nes? “La di­co­to­mía de que va a des­apa­re­cer la ca­pa­ci­dad ra­cio­nal que vie­ne de la lec­tu­ra, de la acu­mu­la­ción del pen­sa­mien­to, del uso del len­gua­je es­cri­to… Has­ta qué pun­to le va a su­plan­tar el len­gua-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.