Ha­cia la in­dus­tria so­lar

Tras las nu­bes ge­ne­ra­das por la cri­sis en la AN­DE, el sol aso­ma como una al­ter­na­ti­va ca­da vez más po­ta­ble pa­ra ha­cer fren­te a las ne­ce­si­da­des ener­gé­ti­cas. Va­rios em­pren­di­mien­tos na­cio­na­les ya es­tán apro­ve­chan­do el po­der ca­lo­rí­fi­co del as­tro rey.

Ultima Hora - Vida - - Front Page -

Cor­tes de luz en pleno ve­rano y sub­es­ta­cio­nes co­lap­sa­das. En es­te es­ce­na­rio es­tá em­pe­zan­do a ga­nar es­pa­cio y con­si­de­ra­ción la uti­li­za­ción de ener­gía de fuen­tes al­ter­na­ti­vas, en­tre ellas, la pro­ve­nien­te de un ge­ne­ra­dor que to­da­vía va a es­tar en ser­vi­cio por va­rios mi­les de mi­llo­nes de años más: el sol.

En Pa­ra­guay, un país que se jac­ta de po­seer so­bre­abun­dan­cia de ener­gía lim­pia y de fuen­tes re­no­va­bles, no de­be­ría ha­ber mu­cho mer­ca­do pa­ra la pro­duc­ción de elec­tri­ci­dad de fuen­tes no con­ven­cio­na­les. Sin em­bar­go, flo­re­cen las ini­cia­ti­vas que usan pa­ne­les so­la­res pa­ra lle­var luz a los ho­ga­res.

No pa­re­ce ha­ber du­da de que la elec­tri­ci­dad ge­ne­ra­da por pa­ne­les so­la­res es hoy una op­ción in­tere­san­te, pe­ro has­ta aho­ra es usa­da fun­da­men­tal­men­te en zo­nas ru­ra­les, y en es­pe­cial en es­tan­cias, pa­ra su­plir la fal­ta de ser­vi­cio de la Ad­mi­nis­tra­ción Na­cio­nal de Elec­tri­ci­dad (AN­DE).

“Las em­pre­sas ga­na­de­ras del Cha­co son nues­tras con­su­mi­do­ras prin­ci­pa­les”, afir­ma Jean Pul­fer, ge­ren­te téc­ni­co de He­lio­tec SRL, una de las fir­mas de­di­ca­das a es­te ru­bro. Los es­ta­ble­ci­mien­tos pe­cua­rios de la re­gión Oc­ci­den­tal ha­bi­tual­men­te ape­lan a la elec­tri­ci­dad pro­du­ci­da por ge­ne­ra­do­res que fun­cio­nan me­dian­te ga­soil.

VEN­TA­JAS

¿Por qué los ga­na­de­ros op­tan por la elec­tri­ci­dad de ori­gen so­lar? Es más ba­ra­ta y se tie­ne un ser­vi­cio de 24 ho­ras al día, res­pon­de Pul­fer. Y agre­ga que los ge­ne­ra­do­res a ga­soil fun­cio­nan so­lo por un par de ho­ras al día, de­bi­do al cos­to. “Pa­ra una con­ge­la­do­ra que se uti­li­za pa­ra con­ser­var car­ne, por ejem­plo, ese par de ho­ras no es su­fi­cien­te. Ahí se vuel­ven in­tere­san­tes los pa­ne­les so­la­res”, de­ta­lla.

Usual­men­te, el sis­te­ma que tie­ne al sol como fuen­te de ener­gía se uti­li­za pa­ra do­tar de flui­do eléc­tri­co a las vi­vien­das y pa­ra el fun­cio­na­mien­to de bom­bas de agua. El aho­rro ob­te­ni­do en el cos­to es

del 50%, re­sal­ta el téc­ni­co. La ven­ta­ja es apre­cia­ble y se en­tien­de la pre­fe­ren­cia de los hom­bres de cam­po.

Los be­ne­fi­cios no se li­mi­tan a lo eco­nó­mi­co, tam­bién exis­ten otras uti­li­da­des. Por ejem­plo, los sis­te­mas so­la­res re­quie­ren de muy po­co man­te­ni­mien­to: las ba­te­rías so­lo exi­gen que se ve­ri­fi­que el ni­vel del lí­qui­do y que se les car­gue agua des­ti­la­da de vez en cuan­do.

“Ins­trui­mos a los clien­tes pa­ra que ellos mis­mos ha­gan el tra­ba­jo, que es muy sen­ci­llo. Las ba­te­rías tie­nen una du­ra­ción de sie­te u ocho años y hay que cam­biar­las cuan­do cum­plen su vi­da útil. Los pa­ne­les so­la­res du­ran nor­mal­men­te más de 20 años, y los com­po­nen­tes, de 10 a 15 años”, ex­pli­ca Pul­fer.

El ex­per­to des­ta­ca que si las ne­ce­si­da­des del usua­rio cre­cen, tam­bién se pue­de am­pliar el sis­te­ma, agre­gan­do más pa­ne­les so­la­res y ba­te­rías, ade­más de po­der re­uti­li­zar lo que ya se ad­qui­rió en su mo­men­to.

PA­RA EL CAM­PO… Y LA CIU­DAD

Si los ga­na­de­ros lo pre­fie­ren, qui­zás el sis­te­ma sea bueno tam­bién pa­ra la ciu­dad. Un ejem­plo es Pla­za Real, con­si­de­ra­do el pri­mer edi­fi­cio in­te­li­gen­te del Pa­ra­guay. Ubi­ca­do en el ba­rrio Mbu­ru­cu­yá, el in­mue­ble in­cor­po­ra en su es­truc­tu­ra unos no­ve­do­sos pa­ne­les so­la­res.

Ariel Le­vin es el ar­qui­tec­to que di­se­ñó es­ta cons­truc­ción. Tam­bién for­ma par­te de Ener­gía Al­ter­na­ti­va, una em­pre­sa con ex­pe­rien­cia en ins­ta­la­ción de pa­ne­les so­la­res en es­tan­cias y lu­ga­res que no es­tán co­nec­ta­dos a la AN­DE. El pro­fe­sio­nal apro­ve­chó sus co­no­ci­mien­tos en el ra­mo pa­ra cons­truir una vi­vien­da pio­ne­ra, tec­no­ló­gi­ca­men­te ha­blan­do.

“Es­te es el pri­mer edi­fi­cio al que se le in­yec­ta ener­gía so­lar en el pro­pio con­su­mo de la AN­DE. La cons­truc­ción re­ci­be elec­tri­ci­dad de la em­pre­sa es­ta­tal, pe­ro tam­bién del sol. Es­ta se ge­ne­ra en el mis­mo edi­fi­cio, aunque no es su­fi­cien­te pa­ra ali­men­tar a to­do el in­mue­ble”, des­cri­be Le­vin.

Lo que se in­ten­ta es que el sis­te­ma su­mi­nis­tre ener­gía a las áreas co­mu­nes y así aba­ra­tar las ex­pen­sas. Por otro la­do, tie­ne tam­bién un sis­te­ma de ca­le­fo­nes so­la­res úni­co en el país, traí­do de Is­rael, que abas­te­ce en un 100% al edi­fi­cio, des­de el ba­ño prin­ci­pal has­ta el de ser­vi­cio.

“Estamos ins­ta­lan­do un sis­te­ma de bac­kup eléc­tri­co, un UPS (sis­te­ma de ener­gía inin­te­rrum­pi­da, por sus si­glas en in­glés) so­lar. Cuan­do hay un cor­te de luz, abas­te­ce­mos de ener­gía eléc­tri­ca al edi­fi­cio por cin­co ho­ras, pe­ro eso no con­tem­pla los acon­di­cio­na­do­res de ai­re”, in­di­ca Le­vin.

El ar­qui­tec­to ase­gu­ra que un sis­te­ma fo­to­vol­tai­co y tér­mi­co, ins­ta­la­do en un edi­fi­cio, tie­ne una in­ci­den­cia muy ba­ja en el cos­to de la obra: qui­zás un 2% uti­li­zan­do los me­jo­res equi­pos. Pe­ro acla­ra que el re­torno es muy al­to pa­ra el com­pra­dor, por­que el sis­te­ma le otor­ga un va­lor agre­ga­do al edi­fi­cio.

“En al­gu­nos ho­ra­rios, cuan­do hay mu­cho sol y no es­tá ha­bi­ta­do en su to­ta­li­dad, el edi­fi­cio ge­ne­ra más elec­tri­ci­dad de la que con­su­me. Es ren­ta­ble, amor­ti­za­ble —por­que se pa­ga so­lo— y eco­ló­gi­co”, afir­ma.

VIA­BI­LI­DAD

¿Se pue­de es­pe­rar que en un fu­tu­ro cer­cano las vi­vien­das in­cor­po­ren ma­si­va­men­te pa­ne­les so­la­res? Pa­blo Zuc­co­li­llo, di­rec­ti­vo de He­lio­tec, pre­fie­re ser cau­to y co­men­ta que por aho­ra el sis­te­ma es ideal pa­ra los lu­ga­res adon­de no lle­ga el su­mi­nis­tro de la AN­DE, como las áreas ru­ra­les ale­ja­das.

So­bre el cos­to de ins­ta­la­ción en un do­mi­ci­lio par­ti­cu­lar, Jean Pul­fer se­ña­la que

“lo más bá­si­co pa­ra una vi­vien­da, pa­ra te­ner un po­co de luz, uno o dos ven­ti­la­do­res y pa­ra car­gar un te­lé­fono ce­lu­lar, pue­de al­can­zar de un mi­llón y me­dio a dos mi­llo­nes de gua­ra­níes”.

El pre­cio au­men­ta si se in­clu­ye un equi­po de re­fri­ge­ra­ción, con lo cual pue­de so­bre­pa­sar los 10 mi­llo­nes de la mo­ne­da na­cio­nal. En el ca­so de una vi­vien­da ur­ba­na más gran­de, sin con­tar los acon­di­cio­na­do­res de ai­re, el sis­te­ma po­dría cos­tar en­tre 25 y 30 mi­llo­nes de gua­ra­níes. Y con un acon­di­cio­na­dor de ai­re ti­po split, de 12.000 BTU, que fun­cio­ne so­lo por la no­che, la ta­ri­fa as­cien­de a 60 mi­llo­nes.

Otra ven­ta­ja del sis­te­ma es la se­gu­ri­dad del su­mi­nis­tro, y si bien des­pués de un pro­lon­ga­do pe­rio­do de tiem­po nu­bla­do po­dría fal­tar ener­gía, si se ad­mi­nis­tra ade­cua­da­men­te el con­su­mo no de­be­ría ha­ber nin­gún problema se­rio.

“Pue­de que la ba­te­ría se ago­te, pe­ro hay que te­ner en cuen­ta que tie­ne una au­to­no­mía de dos a tres días, sin nin­gún ti­po de re­car­ga. Sin em­bar­go, esa es una si­tua­ción que nun­ca su­ce­de”, ma­ni­fies­ta el téc­ni­co, quien con­si­de­ra que el uso de los pa­ne­les pa­ra pro­du­cir ener­gía eléc­tri­ca exi­ge tam­bién un pro­ce­so de apren­di­za­je de par­te del clien­te.

“Ca­da usua­rio de­be apren­der a ma­ne­jar con cui­da­do el sis­te­ma, por­que la can­ti­dad no es in­fi­ni­ta; y pa­ra eso es­tán los equi­pos de mo­ni­to­reo que in­di­can el ni­vel de car­ga de las ba­te­rías. Si es­tá ba­jan­do mu­cho, se tie­ne que res­trin­gir el con­su­mo. Pe­ro se apren­de en po­co tiem­po”, ase­gu­ra.

FU­TU­RO LU­MI­NO­SO

Pul­fer afir­ma que en Pa­ra­guay exis­te un mer­ca­do po­ten­cial pa­ra la ener­gía ge­ne­ra­da a par­tir de fuen­tes no con­ven­cio­na­les, pe­ro ad­vier­te que ba­jo las con­di­cio­nes ac­tua­les de pre­cio y de po­lí­ti­ca ener­gé­ti­ca del Pa­ra­guay, el es­ce­na­rio to­da­vía no es el apro­pia­do. “Mu­chos in­tere­sa­dos nos lla­man, so­bre to­do des­pués de los in­cen­dios de las sub­es­ta­cio­nes, pe­ro cuan­do ven cuán­to cues­ta, pier­den el áni­mo”, re­fie­re el téc­ni­co.

Sin em­bar­go, una sa­li­da in­ter­me­dia po­dría ser com­bi­nar am­bos sis­te­mas, el de la AN­DE —que por ley tie­ne el mo­no­po­lio del su­mi­nis­tro de flui­do eléc­tri­co— y el de los par­ti­cu­la­res. De he­cho, es­te es­que­ma es co­mún en otros paí­ses como Ale­ma­nia, lí­der en el uso de ener­gía so­lar, don­de la ma­yo­ría de las vi­vien­das con pa­ne­les no es­tán desconectadas de la red.

“Los ale­ma­nes tie­nen un al­to por­cen­ta­je de au­to­su­mi­nis­tro. Si les fal­ta ener­gía, re­cu­rren a la red y le en­tre­gan tam­bién sus ex­ce­den­tes. Tie­nen un me­di­dor pa­ra lo que con­su­men y otro pa­ra los ex­ce­den­tes”, acla­ra el pro­fe­sio­nal.

Pe­ro, pa­ra desa­rro­llar un sis­te­ma com­bi­na­do, se ne­ce­si­ta una ley marco que la re­gu­le. En el país ope­ra un gre­mio de em­pre­sas, la Aso­cia­ción Pa­ra­gua­ya de Ener­gías Re­no­va­bles (APER), abo­ca­da a im­pul­sar una le­gis­la­ción pa­ra in­cen­ti­var a quie­nes quie­ren in­ver­tir en las nue­vas tec­no­lo­gías.

La ini­cia­ti­va in­clu­so pue­de con­ver­tir­se en una alia­da de la AN­DE pa­ra me­jo­rar su ser­vi­cio. “La em­pre­sa es­ta­tal va a te­ner un res­pi­ro en su so­bre­car­ga. Ca­da pa­nel ins­ta­la­do es un ali­vio pa­ra la red, so­bre to­do en las ho­ras pi­co, que son las de ma­yor ra­dia­ción so­lar”, ex­pre­sa el téc­ni­co de He­lio­tec.

El se­na­dor Ar­nal­do Giuz­zio es uno de los le­gis­la­do­res que par­ti­ci­pa­ron en la ela­bo­ra­ción de un pro­yec­to de ley que re-

gu­la la ob­ten­ción de ener­gía eléc­tri­ca a par­tir de fuen­tes no con­ven­cio­na­les, como bio­gás, bio­ma­sa, ener­gía so­lar y eó­li­ca, et­cé­te­ra.

“La pro­pues­ta pre­ten­de for­ma­li­zar es­ta ac­ti­vi­dad, en el marco de un plan que ten­ga en cuen­ta la po­si­bi­li­dad de que, en al­gu­nos años, Pa­ra­guay con­su­ma la to­ta­li­dad de lo que le co­rres­pon­de como co­pro­pie­ta­rio de las hi­dro­eléc­tri­cas de Itai­pú y Yacy­re­tá”, di­ce Giuz­zio.

El pro­yec­to —que se es­tá es­tu­dian­do en el Se­na­do y ya tie­ne dic­ta­men fa­vo­ra­ble de una de las co­mi­sio­nes— man­tie­ne el mo­no­po­lio de la AN­DE, pe­ro pre­vé que en el fu­tu­ro la es­ta­tal de­je de ser ge­ne­ra­do­ra y re­gu­la­do­ra, y que se cree un Mi­nis­te­rio de Ener­gía.

De apro­bar­se, es­ta le­gis­la­ción va a per­mi­tir que em­pre­sas pri­va­das in­tere­sa­das en la pro­duc­ción de bio­gás —por ejem­plo, los fri­go­rí­fi­cos— pue­dan ge­ne­rar elec­tri­ci­dad a par­tir del pro­ce­sa­mien­to de sus desechos. Pe­ro cual­quier pro­yec­to de­be te­ner ren­ta­bi­li­dad pa­ra que al­guien se ani­me a in­ver­tir. En es­te país con so­bre­abun­dan­cia de ener­gía, tam­bién hay lu­gar pa­ra que en­tre el sol.

IN­CLI­NA­DOS AN­TE EL SOL. Los pa­ne­les del edi­fi­cio Pla­za Real re­ci­ben los ra­yos que des­pués se con­ver­ti­rán en ener­gía eléc­tri­ca.

RE­CEP­TO­RES. Dos ti­pos de pa­ne­les, una usa­da en el cam­po y la otra en la ciu­dad. La ba­te­ría, un com­po­nen­te im­pres­cin­di­ble en el sis­te­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.