CA­LI­DAD.

Ultima Hora - Vida - - En Pocas Palabras -

—¡A la pu­cha! Éra­mos de­ma­sia­do po­bres, no te­nía­mos ca­sa. Mi mamá era la­van­de­ra, tam­bién era ma­dre sol­te­ra, es­tá­ba­mos en­tre cin­co: cua­tro mu­je­res y un va­rón. Mi her­ma­na ma­yor em­pe­zó a ven­der chi­pa y me di­jo que ga­na­ba bien. Cuan­do te­nía 14 años em­pe­cé a ven­der en el cen­tro, en Ba­rre­ro. En esa épo­ca no te­nía­mos za­pa­tos ni na­da. Lu­ché mu­cho pa­ra com­prar un te­rre­ni­to y ha­cer­le a mi mamá una ca­si­ta. A par­tir de ahí em­pe­za­mos a ha­cer nues­tro hor­ni­to. An­tes ha­bía una se­ño­ra que me pres­ta­ba el su­yo. Du­ran­te 21 años ven­dí chi­pa en la ca­lle y ha­ce 43 que tra­ba­jo en es­to. —La otra vez me lla­mó una ami­ga de Es­ta­dos Uni­dos y me co­men­tó que yo soy de­ma­sia­do fa­mo­sa, que es­ta­ban or­gu­llo­sos de mí. Tam­bién me di­jo: “Vos siem­pre con tu mis­ma ro­pa”. Y yo eso no lle­vo en cuen­ta. ¿Pa­ra qué voy a cam­biar? Lo que quie­ro cam­biar es mi ca­ra, quie­ro po­ner­me más jo­ven, le res­pon­dí. Y en­ton­ces me pre­gun­tó por qué no me ha­go ci­ru­gía plás­ti­ca y le con­tes­té: “¡Ci­ru­gía plás­ti­ca, nde­ta­ro­va! (es­tás lo­ca)”. Yo soy Ma­ría Ana, así se me co­no­ce. Yo le quie­ro ayu­dar a la gen­te, por­que no­so­tros no te­nía­mos na­da. Una per­so­na que no tie­ne na­da al co­men­zar, no lle­va en cuen­ta las co­sas que tie­ne. Y así soy yo.

Ma­ría Ana prue­ba la chi­pa todos los días pa­ra sa­ber si es­tá ri­ca. Agra­de­ce cuan­do la gen­te le ha­ce sa­ber si le fal­ta o le so­bra sal, por ejem­plo.

Du­ran­te la vi­si­ta del Pa­pa Francisco al país, Ma­ría Ana tu­vo la opor­tu­ni­dad de en­tre­gar­le chi­pas pre­pa­ra­das por ella mis­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.