AN­TE­PA­SA­DO DEL PIANO.

Ultima Hora - Vida - - En Pocas Palabras -

tro— y se eje­cu­ta por fro­ta­ción con un ar­co, pe­ro con pal­ma arri­ba, al con­tra­rio del vio­lín, que es con pal­ma aba­jo. En Eu­ro­pa se po­pu­la­ri­zó en­tre fi­na­les del si­glo XV y fi­nes del XVIII.

Todos es­tos ins­tru­men­tos son ré­pli­cas, pe­ro es­ta no es una reali­dad par­ti­cu­lar del Pa­ra­guay, pues en el res­to del mundo, los ori­gi­na­les per­ma­ne­cen guar­da­dos en mu­seos y so­lo son eje­cu­ta­dos en oca­sio­nes es­pe­cia­les y cuan­do sus con­di­cio­nes de con­ser­va­ción lo per­mi­ten.

El prin­ci­pal obs­tácu­lo pa­ra ad­qui­rir­los es que no se con­si­guen en cual­quier ne­go­cio del ra­mo, sino que son he­chos a pe­di­do y el cos­to es prohi­bi­ti­vo. Ade­más, en Pa­ra­guay ca­si no exis­ten lut­hiers es­pe­cia­li­za­dos, en­ton­ces hay que ha­cer­los con­fec­cio­nar en el ex­te­rior, y el lu­gar más cer­cano es Ar­gen­ti­na.

La ex­cep­ción se lla­ma Gui­ller­mo Be­ní­tez, un lut­hier pa­ra­gua­yo que es­tá em­pe­zan­do a ex­pe­ri­men­tar con la fa­bri­ca­ción de ins­tru­men­tos an­ti­guos. De he­cho, Sán­chez Haa­se po­see una vio­la da gam­ba he­cha por el com­pa­trio­ta, pe­ro su tra­ba­jo to­da­vía se en­cuen­tra en una fa­se ini­cial y so­lo fue­ra del país se pue­den ob­te­ner ejem­pla­res de ca­li­dad.

Jo­sé Vi­lla­ma­yor afir­ma que ha­cer fa­bri­car el laúd atior­ba­do le cos­tó 3.000 dó­la­res y Sa­ríah tu­vo que des­em­bol­sar 5.000 eu­ros por su vio­la da gam­ba, he­cha por un lut­hier de Salamanca, Eduar­do Fran­cés Bruno. La ar­tis­ta ex­hi­be or­gu­llo­sa el do­cu­men­to que cer­ti­fi­ca la no­ble­za de su ins­tru­men­to. “Vio­la da gam­ba ba­jo, so­bre un mo­de­lo Co­li­chon de 1693”, se pue­de leer en el cer­ti­fi­ca­do.

NUE­VO MO­VI­MIEN­TO

El in­te­rés por la mú­si­ca an­ti­gua y por los ins­tru­men­tos de épo­ca es re­la­ti­va­men­te re­cien­te en Pa­ra­guay. “El que em­pe­zó con la mo­vi­da an­ti­gua fue Sán­chez Haa­se. El Bach Co­lle­gium Asun­ción se es­pe­cia­li­za en Bach y en el ba­rro­co eu­ro­peo, y En­sam­ble Pa­ra­guay Ba­rro­co, en el ba­rro­co la­ti­noa­me­ri­cano”, ex­pli­ca Vi­lla­ma­yor.

Sán­chez Haa­se cuen­ta que su in­te­rés por la mú­si­ca ba­rro­ca co­men­zó du­ran­te sus via­jes a Eu­ro­pa y gra­cias al es­tí­mu­lo de sus maes­tros. “Es­tu­dié en Ale­ma­nia y me in­tere­sa­ba la obra de (Johann Se­bas­tian) Bach”, re­la­ta y ci­ta en­tre sus in­flu­yen­tes a Hel­muth Ri­lling, es­pe­cia­lis­ta en mú­si­ca an­ti­gua.

Los es­fuer­zos to­da­vía es­tán li­mi­ta­dos a un pe­que­ño gru­po de en­tu­sias­tas, em­pe­ña­dos en to­car ba­rro­co con las he­rra­mien­tas apro­pia­das, aunque Chauf­faud acla­ra que “hay mú­si­cos que aman la mú­si­ca an­ti­gua, pe­ro no en­tien­den có­mo no­so­tros vol­ve­mos a esos ins­tru­men­tos vie­jos que ya evo- lu­cio­na­ron, que es como el cam­pe­sino que de­ja el trac­tor y vuel­ve a la­brar con la ca­rre­ta y los bue­yes; les re­sul­ta me­dio iló­gi­co”.

Lo im­por­tan­te es que se ha crea­do un cir­cui­to en el que se desa­rro­lla el gus­to de to­car y es­cu­char mú­si­ca ba­rro­ca con los ins­tru­men­tos apro­pia­dos. Son el bo­le­to y el vehícu­lo pa­ra un via­je al pa­sa­do. El ca­ba­lle­ro me­ló­mano, son­rien­te y pre­gun­tón, pue­de que­dar­se tran­qui­lo.

Las no­tas del cla­ve­cín nos lle­van al pa­sa­do, de la mano de Die­go Sán­chez Haa­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.