JAR­DÍN OCUL­TO

Ultima Hora - Vida - - En Pocas Palabras -

An­tes de in­gre­sar a la po­sa­da Oa­sis de Paz, uno no le da­ría mu­cho cré­di­to. Por su fa­cha­da pa­re­ce una ca­sa an­ti­gua co­rrien­te, sin em­bar­go, en su in­te­rior es­tá la ma­gia. Na­da más al atra­ve­sar la en­tra­da, el am­bien­te se sien­te más fres­co y si­len­cio­so. El re­cin­to fue cons­trui­do en 1935 por Pío Mar­ce­lino Poz­zo­li, abue­lo de la ac­tual pro­pie­ta­ria, Ma­ría Te­re­sa Poz­zo­li. La ca­sa se man­tie­ne in­tac­ta, de ahí su en­can­to. Una vez den­tro, el vi­si­tan­te ol­vi­da que es­tá en el cen­tro de la ciu­dad de Piribebuy, so­bre Maes­tro Fer­mín Ló­pez 984 en­tre Ye­gros e Iturbe.

Los mue­bles y la de­co­ra­ción mantienen un es­ti­lo co­lo­nial. Al re­co­rrer los sa­lo­nes de la ca­sa, se sien­te como si uno hu­bie­ra atra­ve­sa­do un tú­nel del tiem­po. La edi­fi­ca­ción cuen­ta con sie­te ha­bi­ta­cio­nes, tres co­me­do­res, una sa­la de mú­si­ca y vi­deo e in­clu­so un pe­que­ño oratorio pa­ra quie­nes ne­ce­si­ten re­zar. Y el sec­tor que con­vier­te a es­ta po­sa­da en un ver­da­de­ro oa­sis es el jar­dín en de­gra­dé des­cen­den­te, con dos ca­mi­nos a los la­dos que con­du­cen a una am­plia pis­ci­na.

El es­pa­cio ver­de es­tá de­li­ca­da­men­te or­na­men­ta­do con di­ver­sas es­pe­cies de plan­tas. Los que deseen pa­sar un ra­to allí, pue­den sen­tar­se en uno de los ban­cos pa­ra res­pi­rar un po­co de ai­re fres­co. Pa­ra con­sul­tar ta­ri­fas y dis­po­ni­bi­li­dad —apar­te de hos­pe­da­je por no­che, pue­de al­qui­lar­se el lu­gar en­te­ro—, lla­mar al (0981) 420-115.

PAZ. En­con­trar­se con uno mis­mo ro­dea­do de ver­de es lo que ofre­ce el hos­pe­da­je Oa­sis de Paz en Piribebuy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.