“A ellos no les gus­tó que nos des­per­tá­ra­mos, por­que así ya no iban a po­der ex­plo­tar­nos. Si ha­bla­bas, ya te til­da­ban de co­mu­nis­ta, y por eso po­dían lle­var­te pre­so, tor­tu­rar­te y ma­tar­te”

Ultima Hora - Vida - - En Pocas Palabras -

mejor pre­cio y tam­bién los so­cios po­dían com­prar las mer­ca­de­rías a pre­cio de cos­to”, se­ña­la Ló­pez.

El modelo del jo­pói des­per­tó el re­ce­lo de los co­mer­cian­tes, que ter­mi­na­ron de­nun­cián­do­los a las au­to­ri­da­des. “La or­ga­ni­za­ción que­ría que la gen­te de­fen­die­ra sus de­re­chos y vi­vie­ra dig­na­men­te. Eso fue lo que al Go­bierno no le gus­tó”, di­ce Eu­se­bio Or­te­lla­do, hi­jo de Sil­vano Or­te­lla­do, quien fue lí­der de las LAC en Mi­sio­nes, y en vís­pe­ras de la Se­ma­na San­ta del 76 mu­rió tor­tu­ra­do fren­te a sus hi­jos.

PER­SE­CU­CIÓN

Pa­ra el Go­bierno y pa­ra quie­nes te­nían in­tere­ses eco­nó­mi­cos, que los cam­pe­si­nos apren­dan a ra­zo­nar y a pen­sar por sí mis­mos era pe­li­gro­so. En­ton­ces co­men­za­ron a per­se­guir­los. “A ellos no les gus­tó que nos des­per­tá­ra­mos, por­que así ya no iban a po­der ex­plo­tar­nos. Si ha­bla­bas, ya te til­da­ban de co­mu­nis­ta, y por eso po­dían lle­var­te pre­so, tor­tu­rar­te y ma­tar­te. To­do lo feo éra­mos no­so­tros. Nos tor­tu­ra­ban, nos pa­sa­ban elec­tri­ci­dad, nos me­tían a la pi­le­ta, pe­ro nadie en­ten­día lo que ellos pre­gun­ta­ban”, re­cuer­da Luis.

Du­ran­te to­da la char­la, la viu­da de Sil­vano Or­te­lla­do, Cris­ti­na Me­za, se li­mi­tó a es­cu­char, pe­ro de re­pen­te fue co­mo si to­ma­ra fuer­za pa­ra ha­blar: “Me lle­va­ron a la co­mi­sa­ría y me me­tie­ron al ca­la­bo­zo. Des­pués me lla­ma­ron y me di­je­ron: ‘Ya mu­rió tu ma­ri­do co­mu­nis­ta’. En ese mo­men­to sen­tí que per­dí mi bra­zo de­re­cho y me caí. Cuan­do me sol­ta­ron y me iba al ce­men­te­rio llo­ran­do, me de­cían que mi ma­ri­do era co­mu­nis­ta. Yo les di­je: ‘Si eso era el co­mu­nis­mo, es­ta­ba bien por­que tra­ba­já­ba­mos jun­tos pa­ra vi­vir mejor. ¿Có­mo pue­de ser que fren­te a su hi­jo le me­tie­ran un ba­la­zo? Has­ta hoy si­go lu­chan­do, aun­que hay días en que no pue­do ha­blar por­que llo­ro… Le doy gra­cias a mi ma­ri­do por­que me­dian­te su lu­cha co­no­cí mis de­re­chos y lu­cha­mos por otras per­so­nas”.

Los apre­sa­mien­tos, tor­tu­ras y eje­cu­cio­nes se hi­cie­ron sis­te­má­ti­cos a par­tir del 76. Des­apa­re­cie­ron fa­mi­lias, mu­chos ni­ños huér­fa­nos que­da­ron a la de­ri­va; so­bre­vi­vie­ron gra­cias a la so­li­da­ri­dad de pa­rien­tes o ve­ci­nos. Aun­que la ma­yo­ría los evi­ta­ba por te­mor a las re­pre­sa­lias. Co­mo si es­to no fue­ra su­fi­cien­te, las es­cue­las no ad­mi­tían a los hi­jos de quie­nes se sa­bía que eran miem­bros de las LAC, or­ga­ni­za­ción que des­apa­re­ció por unos 15 años. Al­gu­nos es­tu­vie­ron pre­sos por dos años o más, y lue­go se los li­be­ró. Ni si­quie­ra se po­día pren­der una ve­la en la tum­ba de los ase­si­na­dos sin que se le­van­ta­ran sos­pe­chas o fue­ran blan­co de la po­li­cía.

UNA ES­PE­RAN­ZA

De eso pa­sa­ron 40 años, que no son su­fi­cien­tes pa­ra ol­vi­dar. Es por es­to que las LAC no pue­den re­su­ci­tar. Sin em­bar­go, aún hay es­pe­ran­za. “Du­ran­te el Go­bierno de Fernando Lu­go pe­di­mos que se abra el Ins­ti­tu­to Téc­ni­co Su­pe­rior en De­re­chos Hu­ma­nos Sil­vano Or­te­lla­do Flo­res. Con­se­gui­mos la ad­mi­nis­tra­ción ge­ne­ral co­mo re­pa­ra­ción a las víc­ti­mas y fa­mi­lia­res”, co­men­ta Agus­tín.

Exis­ten dos preo­cu­pa­cio­nes en el gru­po: la fal­ta de sa­li­da la­bo­ral pa­ra los jó­ve­nes es­tu­dian­tes, y que la edu­ca­ción ac­tual no da res­pues­tas al cam­pe­si­na­do. Desean una edu­ca­ción in­te­gral, y allí cho­can con los for­ma­lis­mos edu­ca­ti­vos.

“Hay mu­cha bu­ro­cra­cia. Si que­re­mos un cam­bio en la ma­lla cu­rri­cu­lar, ellos se nie­gan (Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción). Los ca­te­drá­ti­cos aho­ra sí tie­nen ru­bros, aun­que hay tra­bas de par­te del MEC en la dis­tri­bu­ción, no es equi­ta­ti­va”, cri­ti­ca Cris­ti­na Or­te­lla­do, hi­ja de Eu­se­bio Or­te­lla­do y tam­bién do­cen­te en el ins­ti­tu­to.

A pe­sar de sus pér­di­das, los so­bre­vi­vien­tes si­guen lu­chan­do co­mo pue­den. Es­te ins­ti­tu­to es la se­mi­lla pa­ra ver na­cer de vuel­ta la con­cien­cia del cam­pe­si­na­do, de San­ta Ro­sa al me­nos. Con res­pec­to a los res­pon­sa­bles de la ma­sa­cre, los cam­pe­si­nos ad­mi­ten con re­sig­na­ción que nun­ca fue­ron juz­ga­dos. Los mis­mos po­li­cías que una vez los tor­tu­ra­ron con­ti­nua­ron sus vi­das co­mo si na­da. Que­da un si­len­cio en el am­bien­te. Cris­ti­na, la nie­ta de Sil­vano, tra­ta de in­su­flar áni­mos y di­ce: “Pe­ro exis­te la jus­ti­cia di­vi­na”, y su pa­dre, Eu­se­bio, le res­pon­de: “Ha péa mba’e ja’e chu­pe” (Y, di­gá­mos­lo así).

SIN CAM­BIOS. La re­cien­te mar­cha cam­pe­si­na con­fir­ma que to­do si­gue igual: el cam­pe­si­na­do si­gue al mar­gen de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.