Co­lo­res al pa­so

El de­do gor­do del pie pue­de ser una pie­za fun­da­men­tal pa­ra ha­cer una tren­za. Una tren­za con hi­los, cla­ro. Pe­ro son po­cas las per­so­nas que sa­ben de es­te ar­te. Li­dia Martínez es una de ellas.

Ultima Hora - Vida - - En Pocas Palabras -

S en­ta­da en una ve­re­da de la cén­tri­ca ca­lle Pal­ma, es­ta jo­ven in­dí­ge­na de la par­cia­li­dad ma­ka ha­ce alar­de –sin pro­po­nér­se­lo– de sus co­no­ci­mien­tos an­ces­tra­les. Con hi­los de cua­tro co­lo­res en­gan­cha­dos a su pie, va en­tre­cru­zan­do las fi­bras ca­si sin mi­rar, pe­ro con una pre­ci­sión en­vi­dia­ble.

Ma­no­jo va, ma­no­jo vie­ne, ella te­je con la téc­ni­ca y el rit­mo apren­di­dos de su ma­dre y de su abue­la, e in­di­rec­ta­men­te de sus an­te­pa­sa­dos más le­ja­nos, un co­no­ci­mien­to trans­mi­ti­do de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción des­de ha­ce si­glos.

Y así, mien­tras los vehícu­los pa­san in­ce­san­te­men­te por de­trás de su pues­to de ven­tas –que no es más que una te­la ex­ten­di­da en el pi­so, don­de co­lo­ca or­de­na­da­men­te sus ar­tícu­los–, la mu­jer va dan­do for­ma a vin­chas, pul­se­ras y bol­sos de los más va­ria­dos mo­de­los.

Li­dia lle­ga to­dos los días al cen­tro, des­de las afue­ras de Ma­riano Ro­que Alon­so, don­de ha­bi­tan to­dos los miem­bros de la co­mu­ni­dad ma­ka. Ellos, que an­ti­gua­men­te vi­vían de la ca­za, la pes­ca y la re­co­lec­ción de miel, se vie­ron obli­ga­dos a cam­biar su mo­do de sub­sis­ten­cia por la ar­te­sa­nía, pa­ra po­der so­bre­vi­vir fue­ra de sus há­bi­tats ori­gi­na­rios.

Ma­dre de cin­co hi­jos, la jo­ven no ha­bla mu­cho. Des­con­fia­da, aun así con­ce­de una son­ri­sa tí­mi­da, co­mo tra­tan­do de com­pen­sar sus es­ca­sas ga­nas de co­mu­ni­car­se.

Cer­ca del Pan­teón Na­cio­nal de los Hé­roes, los tran­seún­tes pa­san dis­traí­dos y apu­ra­dos. Al­guno que otro se de­tie­ne a mi­rar los tra­ba­jos de Li­dia, atraí­do por la ori­gi­na­li­dad de sus com­bi­na­cio­nes.

Ella si­gue tren­zan­do, ab­sor­ta en sus pen­sa­mien­tos, en sus ne­ce­si­da­des, en sus hi­los de co­lo­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.