HE­ROÍ­NA ME­MO­RA­BLE.

Ultima Hora - Vida - - Zapping -

Sin em­bar­go, con to­dos es­tos fac­to­res en con­tra, to­da­vía hay ac­tri­ces dis­pues­tas a rom­per mol­des y que, ade­más, bri­llan en per­so­na­jes es­cri­tos ori­gi­nal­men­te pa­ra hom­bres.

TO­MAN­DO LAS RIEN­DAS

Las ma­las len­guas de­cían que San­dra Bu­llock se sen­tía frus­tra­da. Des­pués de ga­nar el Os­car en 2010 por Un sue­ño po­si­ble (2010) y re­vi­sar una gran can­ti­dad de guio­nes con al me­nos un per­so­na­je fe­me­nino in­tere­san­te, el úni­co que lla­mó su aten­ción fue el de un bri­llan­te es­tra­te­ga po­lí­ti­co en Ex­per­tos en cri­sis (2015). Pe­ro ha­bía un pro­ble­ma: el pa­pel ha­bía si­do es­cri­to pa­ra un hom­bre, es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra su gran ami­go Geor­ge Cloo­ney —tam­bién pro­duc­tor de la cin­ta—. Fue en­ton­ces cuan­do Bu­llock de­ci­dió con­ven­cer a Geor­ge de ce­der­le el pa­pel, de­jar­lo tal cual es­ta­ba es­cri­to y so­la­men­te cam­biar el nom­bre.

Pe­ro en su afán in­can­sa­ble de de­mos­trar el po­der fe­me­nino en la in­dus­tria del cine, San­dra Bu­llock no es­tá so­la. Tam­bién en 2015, Ju­lia Ro­berts de­mos­tró lo pro­pio en el re­ma­ke nor­te­ame­ri­cano de El se­cre­to de sus ojos. Su per­so­na­je era una com­bi­na­ción de los pa­pe­les in­ter­pre­ta­dos en la ver­sión ar­gen­ti­na ori­gi­nal por los ac­to­res Gui­ller­mo Fran­ce­lla y Pablo Ra­go.

Así co­mo ellas, mu­chas otras es­tre­llas tam­po­co du­da­ron en ani­mar­se a cru­zar la ba­rre­ra del gé­ne­ro con ro­les que desafia­ron no so­lo su ca­pa­ci­dad ac­to­ral, sino tam­bién esa ne­ce­si­dad de igual­dad. Una investigación re­cien­te de la Uni­ver­si­dad del Sur de Ca­li­for­nia mos­tró in­clu­so que de las 100 pe­lí­cu­las más taquilleras en­tre el 2007 y 2014, so­lo el 30% de los pa­pe­les fue in­ter­pre­ta­do por mu­je­res.

Si bien Ju­lia, San­dra y unas cuan­tas más rom­pen mol­des y com­ba­ten los es­te­reo­ti­pos en el cine, no hay que ol­vi­dar a las pio­ne­ras que les alla­na­ron el ca­mino. Una de ellas es Ro­sa­lind Rus­sell, quien fue­ra pro­ta­go­nis­ta de uno de los pri­me­ros cam­bios de los que se tie­ne cons­tan­cia en la co­me­dia Ayuno de amor (1940). En la obra de tea­tro en la que se ba­sa la pe­lí­cu­la, el per­so­na­je que in­ter­pre­tó Ro­sa­lind era un hom­bre. Pe­ro el di­rec­tor del fil­me, Ho­ward Hawks, no es­ta­ba tan con­ven­ci­do con la idea de con­tar con dos pro­ta­go­nis­tas mas­cu­li­nos, por lo que de­ci­dió ha­cer una prue­ba pi­dién­do­le a su se­cre­ta­ria que le­ye­ra las lí­neas del se­gun­do per­so­na­je du­ran­te los cas­tings, des­cu­brien­do que una mu­jer era me­jor pa­ra el rol. El per­so­na­je pa­só de Hil­de­brand a Hildy. El cam­bio, que re­sul­tó his­tó­ri­co, con­vir­tió a Hildy en una de las pri­me­ras mu­je­res con pan­ta­lo­nes de Holly­wood.

Otra que mar­có la ten­den­cia del cam­bio de ro­les fue Gra­ce Jo­nes. En el có­mic so­bre las aventuras de Co­nan el bár­ba­ro, Zu­la era un va­lien­te prín­ci­pe guerrero. Pe­ro en la ver­sión fíl­mi­ca con Ar­nold Sch­war­ze­neg­ger, se cam­bió el gé­ne­ro de ese per­so­na­je. La gue­rre­ra pa­só a ser in­ter­pre­ta­da por Jo­nes, quien se me­tió tan­to en su pa­pel, que du­ran­te la fil­ma­ción man­dó a dos ex­tras al hos­pi­tal.

Tam­bién es­tá el ca­so de Si­gour­ney Wea­ver en Alien (1979). Cuan­do Ri­pley, el per­so­na­je cen­tral del fil­me de Rid­ley Scott, pa­só de ser un hom­bre a una mu­jer, ge­ne­ró una es­pe­cie de sis­mo en el ambiente. Cla­ra­men­te el guión ini­cial in­di­ca­ba que el rol se­ría pa­ra un va­rón, sin em­bar­go, se­gún el di­rec­tor, nun­ca na­die pen­sa­ría que una chi­ca tan lin­da fue­ra a ser la so­bre­vi­vien­te de una in­va­sión ex­tra­te­rres­tre. Sin una go­ta de ma­qui­lla­je, con 1,80 me­tros de es­ta­tu­ra, en­fun­da­da en un tra­je ca­ren­te de gla­mour y con mu­cha ac­ti­tud, Wea­ver to­mó el man­do de la na­ve es­pa­cial Nos­tro­mo y con san­gre fría se en­fren­tó al te­rror. Y en nin­gún mo­men­to ne­ce­si­tó ser res­ca­ta­da por un su­per­hé­roe mas­cu­lino.

Al­go pa­re­ci­do ocu­rrió con Angelina Jolie en Salt (2010). Ori­gi­nal­men­te, Tom Crui­se co­man­da­ría es­ta pe­lí­cu­la de pu­ra ac­ción y es­pio­na­je. Pe­ro cuan­do el ac­tor re­cha­zó el rol de Ed­win Salt, el per­so­na­je se trans­for­mó en Evelyn Salt y ya el res­to es his­to­ria. El pa­pel era per­fec­to pa­ra Angelina, quien con cre­ces lo­gró con-

DE MA­YOR­DO­MO A NI­ÑE­RA. He­len Mi­rren fue la en­car­ga­da de cui­dar a Rus­sell Brand en la pe­lí­cu­la Art­hur. En la ver­sión ori­gi­nal, el rol fue es­cri­to pa­ra John Giel­gud.

Có­mo ol­vi­dar a Si­gour­ney Wea­ver en­fren­tán­do­se a Alien en la cin­ta de Rid­ley Scott.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.