NOC­TÁM­BU­LOS DE OFI­CIO

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

Cuan­do la ma­yo­ría es­tá ce­nan­do o se pre­pa­ra pa­ra dor­mir, un pu­ña­do de tra­ba­ja­do­res se mo­vi­li­za pa­ra arran­car su jor­na­da. Pa­ra ellos, la no­che aún es jo­ven.

de ofi­cio Cuan­do la ma­yo­ría es­tá ce­nan­do, se pre­pa­ra pa­ra dor­mir, busca qué pi­ja­ma po­ner­se y qué la­do de la ca­ma le es más có­mo­do, un pu­ña­do de tra­ba­ja­do­res se mo­vi­li­za pa­ra arran­car su jor­na­da. Pa­ra ellos, la no­che aún es jo­ven.

APREN­DIZ DE LA NO­CHE

Cuan­do cae la no­che en las ca­lles cén­tri­cas de Asun­ción, el bu­lli­cio del día des­apa­re­ce. A me­di­da que avan­zan las ho­ras, el nú­me­ro de per­so­nas deam­bu­lan­do dis­mi­nu­ye y so­lo que­dan abier­tos los res­tau­ran­tes y ba­res. La te­nue luz de un fluo­res­cen­te ilu­mi­na la pa­ra­da de ta­xis de 14 de Ma­yo ca­si Pal­ma. Apar­te de los ta­xis­tas que vie­nen y van, no hay una so­la al­ma. De tan­to en tan­to pa­san per­so­nas, es­pe­cial­men­te jó­ve­nes, con la mi­ra­da per­di­da, su­mi­dos en una es­pe­cie de via­je. Mien­tras tan­to, José Royg (65) aguar­da en su ta­xi la lle­ga­da de al­gún clien­te.

José es in­de­pen­dien­te y pun­tual, su turno em­pie­za a las 21.30, pe­ro siem­pre lle­ga an­tes. Él ha­ce el re­co­rri­do noc­turno y su hi­jo el diurno, por lo que com­par­ten vehícu­lo. Ya pa­sa­ron 15 años des­de que José de­ci­dió tra­ba­jar co­mo ta­xis­ta y lo hi­zo más bien pa­ra sa­lir de su en­cie­rro. Oriun­do de Con­cep­ción, lle­gó con ca­si na­da a la ca­pi­tal. Pri­me­ro co­men­zó a la­var au­tos con su her­mano, lue­go tra­ba­jó un tiem­po en Ra­dio Ñan­du­tí y des­pués ju­gó pa­ra el Club Olim­pia ba­jo la di­rec­ción de Au­re­lio González. “En aque­lla épo­ca no se ga­na­ba co­mo aho­ra”, re­cuer­da rien­do. Des­pués se asen­tó y du­ran­te 23 años man­tu­vo un ta­ller de au­tos.

“En el am­bien­te del fút­bol co­no­cí mu­chos ami­gos. Pe­ro, mien­tras tra­ba­ja­ba en el ta­ller, me em­pe­cé a sen­tir ago­bia­do

José Royg des­cu­brió que tra­ba­jar co­mo ta­xis­ta noc­turno es una for­ma de sa­lir de la ru­ti­na y ga­nar más di­ne­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.