Con pe­los y se­ña­les C

Ultima Hora - Vida - - Editorial -

omu­nis­ta!”, le gri­ta­ron en la ca­lle, con tono acu­sa­dor. Y aun­que él no te­nía na­da que ver con aque­lla ideo­lo­gía, tam­po­co en­ten­día qué ha­bía de ma­lo en sim­pa­ti­zar con ese u otro mo­vi­mien­to so­cial o po­lí­ti­co.

Sin em­bar­go, tu­vo que asi­mi­lar que el so­lo he­cho de de­jar­se cre­cer la bar­ba ya lo con­de­na­ba a ser ca­ta­lo­ga­do co­mo un enemi­go del Go­bierno y, por lo tan­to, lo po­nía en ries­go de ser apre­sa­do en cual­quier mo­men­to. En­ton­ces, muy a su pe­sar, el jo­ven tu­vo que op­tar por ra­su­rar­se.

Es­te ti­po de anéc­do­tas era fre­cuen­te en tiem­pos de la dic­ta­du­ra de Al­fre­do Stroess­ner, cuan­do usar bar­ba era ca­si tan de­lic­ti­vo co­mo por­tar un ar­ma. En ese en­ton­ces, po­cos se atre­vían a desafiar la pa­ra­noia rei­nan­te, que aso­cia­ba a es­te look con el co­mu­nis­mo y al co­mu­nis­mo con una ame­na­za.

Afor­tu­na­da­men­te, hoy aque­llas ideas ya se han es­fu­ma­do de nues­tra sociedad —aun­que pue­de que que­de al­gún re­sa­bio—. Y en­ton­ces, los ve­llos lar­gos en la bar­bi­lla y el bi­go­te ya no son pre­ci­sa­men­te un sím­bo­lo de re­bel­día, o se­ñal vi­si­ble de un es­ti­lo ro­que­ro o hip­pie. Pa­ra los hom­bres, lle­var el ve­llo fa­cial cre­ci­do aho­ra so­lo es cues­tión de pre­fe­ren­cias y, en mu­chos ca­sos, una mo­da, co­mo le con­ta­mos en es­ta edi­ción.

Tu­pi­da, re­ba­ja­da, lar­ga, de can­da­do, re­don­dea­da, con bi­go­te. En su in­fi­ni­ta va­rie­dad de for­mas, mo­de­los y co­lo­res, las bar­bas, en de­fi­ni­ti­va, son una for­ma más de ex­pre­sión del gus­to y la per­so­na­li­dad. Sin res­tric­cio­nes. Y sin afei­ta­do­ra...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.